Barra Economía

Revista Electrónica Bilingüe       Nº 10    Diciembre 1996

Titular Economía y Petróleo
Patriotas vs Realistas
En PDVSA se libra
La Segunda Guerra de Independencia
Ramón Rangel Mantilla

En su primera gira a New York como ministro, Teodoro Petkoff recibió del influyente ex Chairman del U.S Federal Reserve Board, Paul Volcker, una advertencia sobre el intento de modernizar la economía y finanzas venezolanas. Según Volcker, el principal obstáculo a que se enfrentaba Petkoff era la tendencia de sus conciudadanos a creerse ricos. La influencia del petróleo en nuestra psique es tan grande que los cínicos latinoamericanos nos definen como "panameños que se creen argentinos…"

La santa ignorancia

El oro negro entre nosotros es un tótem al que cada quien le juega un kino sin molestarse en comprender como funciona. De los países petroleros Venezuela es donde mas escasean expertos en el tema.

Quizás por eso, los gerentes petroleros consideran que el mundo se divide entre ellos y los demás; la definición de quienes son "ellos" dejaría boquiabierto a mas de ejecutivo del Ministerio de energía y Minas.

El carácter rentista de nuestra sociedad es tan agudo que ha llevado a los petroleros a considerar a la opinión pública -y muy en particular la opinión política- como un coro griego al que solo se puede alimentar de información destilada en las refinerías de "comunicación corporativa".

Esa conducta no solo refleja dos culturas antítecas; deriva de la distorsión a que someten a la industria sus "enemigos" profesionales -gentes que han hecho de la denuncia de PDVSA una lucrativa carrera- "expertos", de cuando en cuando, financiados por la industria o el Ministerio de Energía y Minas.

Como el PRI de México, PDVSA debe dar gracias al altísimo por esos enemigos. Gentes que juran que el Presidente de PDVSA es miembro nato del comité ejecutivo del imperalismo que se reúne tres veces al año en New York para comer niños y focas crudas.

Hay razones culturales y procedimientos que conspiran contra el conocimiento de esa fortuna llamada petróleo. Nuestra santa ignorancia sobre el tema, retroalimenta a la industria creando una conciencia de caja negra. Los políticos, juran que PDVSA es una vaca que se ordeña o una llave de paso que se abre y cierra a los vaivenes del mercado mundial.

No hay en el Congreso, Contraloría o los medios, personal capaz de entender y mucho menos analizar la compleja masa de información que genera una empresa como PDVSA con actividades en las cuatro esquinas del planeta.

Las acusaciones de manirrotismo que se hacen a PDVSA revelan en qué medida quienes así opinan, desconocen la naturaleza de nuestra industria, su imperativo de reinvertir para mantener producción y lo insólito de sus resultados vis-a-vis el resto de las empresas petroleras del mundo.

Desde Pérez Alfonso, la élite nacional carece -dentro del sistema- un solo analista objetivo, insospechable de agendas distintas al interés nacional, que estudie con seriedad al petróleo y sus repercusiones en la sociedad.

Cuando se comparan las ganancias de CITGO y demás inversiones foráneas con rendimientos financieros, se olvida incluir el precio que Venezuela percibe del carácter estratégico de esas facilidades en una industria que al momento de a nacionalización se quedó sin lista de clientes y sin estrategias comerciales de la noche a la mañana.

Para muestra, solo basta un botón: En los ochenta cuando se formaba la masa crítica de lo que hoy es PDVSA, los "expertos" condenaron desde el congreso la internacionalización. Los "técnicos" políticos aspiraban que la nación se lanzara de un avión en vuelo sin paracaídas para satisfacer sus pruirtos ideológicos.

Basta ver el atraso y pobreza intelectual de los remitidos contra PDVSA, lo descabellado de las tesis que promueven de cuando en cuando la UCV ó los "Seminarios" que realizan los dirigentes políticos, para entender la condescendencia de la industria petrolera por sus alter egos en la sociedad civil.

Si algo mide la acelerada decadencia nacional es la incapacidad de una sociedad mas rica, informada y cosmopolita de reproducir los Pérez Alfonso, Pérez Guerrero y Mayobre que el mundo petrolero respetaba.

Cultura Petrolera: ventajas y desventajas

Otra acusación infundada es la poca eficiencia lograda por los petroleros cuando los han llamado a otras áreas de la administración pública. En tal política hay la pretensión de creer que le mero voluntarismo es capaz de suplantar la ausencia de metas corporativas de eficiencia y honestidad.

Si Ud.. Inscribe meretrices en un convento es probable que terminen rezando, pero si usted mete unas pocas monjas en un burdel es poco probable que se celebren Te deum. Los petróleos no son magos, pero tampoco vesánicos -como cree Pulido Mora-.

Los puristas de la industria petrolera comentan a sottvoce en los pasillos de la industria que la meritocracia "llega hasta Nomina Mayor…"olvidando que no son los hombres de la industria sino la claridad de metas y objetivos corporativos los que le permiten a PDVSA actuar con eficiencia.

Con el correr del tiempo, la condición de caja negra ha comenzado a afectar incluso sus procedimientos. En la contratación de personal la tendencia a apelar a la familia mas inmediata llevó a un gerente a comentar el carácter cuasi hereditario de algunas filiales. Los familiares de gerentes que aspiran ingresar a la industria nadie se atreve a rechazarlos, porque ese pecado pudiera perjudicar la carrera del entrevistador. hay filiales donde los familiares son casi la mitad de la nómina.

Las compañías de "ingeniería de consulta", destino final del petrolero retirado -Infectar, Jactase, Otepi, Vepica y Tecnoconsult- concentran los contratos de filiales de PDVSA, creando fricciones con otras firmas que aducen su igual excelencia técnica.

En PDVSA también se han cometido errores pero la mayoría de los mismos, salvo el petroquímico, está presente la interferencia política en sus decisiones.

Hace unos años la reunión anual del poderoso grupo Santa Lucía se dedicó a analizar un elefante blanco: Pequiven Proyectos como el PARC (Proyecto de Ampliación de la Refinería de Cardón) terminaron costando mas de tres veces sus estimados originales originales gracias a las directrices financieras dictadas por Gustavo Roosen como Presidente de PDVSA.

Duélale a quien le duela, PDVSA es una genuina joya corporativa "made in Venezuela". Las demás compañías petroleras mueren de envidia al comparar sus resultados con los de nuestra industria. Corpoven produce hoy a menor costo que cuando era MOBIL, la dimensión mundial de PDVSA no y tiene parangón en empresas de todo el mundo. La gerencia petrolera es el único sitio en el país donde a niveles medio y medio-alto impera el profesionalismo y el análisis objetivo de los hechos.

PDVSA es la segunda empresa petrolera del mundo en todas las variables imaginables de eficiencia. Los criollos pueden darle lecciones a Shell, Exxon, Chevron y Mobil de como optimar beneficios en una corporación.

Patriotas y Realistas: La apertura petrolera

La apertura petrolera fue la bomba que desató la primera divergencia interna seria en la visión que PDVSA tiene del país. Un hacha de guerra corporativa desenterrada donde lo callada no la hace menos sangrienta. La apertura es hija de Luis Guisti, antiguo gerente de la Refinería de Cardón, llamado a la Coordinación de Planificación Estratégica desde donde comenzó a aprender cómo era el resto de Venezuela.

Junto a la gente del grupo planificador Guisti advirtió la naturaleza de la crisis que se nos venía encima, la debilidad corporativa de PDVSA y los cambios drásticos del mercado energético mundial. El mundo conservaba cada día mas energía mientras la antigua ventaja geográfica se volteaba al virar el dinamismo económico hacia el pacífico, internamente el modelo rentista colapsaba cuando el estado estaba mas colmado de compromisos.

Previeron -correctamente que por esa vía sería imposible garantizar los recursos necesarios para mantener el potencial de producción y que le camino de endeudamientos eran irrealizables política y económicamente hablando.

PDVSA tenía que crecer y hacer crecer junto a ella, a un vasto sector de la economía que permitiera un plan de inversiones petroleras. Un estado estancado sería mucho más voraz en momentos en que la industria necesitaba con urgencia reducir la pesada carga fiscal. El crecimiento de la industria lo dictaba el realismo de oportunidades que no volverían.

Del único lugar que podían venir inversiones era del exterior. El gas fue el campo escogido para testear las aguas. El Cristóbal Colon, que nunca fue algo mas que una hipótesis, sirvió de conejillo de indias para desarrollar las nuevas relaciones entre la gerencia petrolera y la dirigencia del país.

El potencial de producción venezolano declinaba 20% anual; o se reinvertía a esa velocidad y añadían nuevas reservas ó en cinco años el país no tendría petróleo en explotación. Los pozos zulianos tienen casi un siglo de edad. Esos yacimientos requieren una tasa de reinversión de casi un 75% de los ingresos petroleros para mantener los niveles de producción de hace cuatro años.

La decisión política de aceptar cuotas en la Opep, obligaron a PDVSA a cerrar pozos que tienen una productividad entre 100 y 300 veces mayor que los pozos marginales de USA (pozos que ahora se ofrecen como "marginales" a perforadores internacionales) para concentrarse en pozos superrentales y disminuir costos en un ambiente de menor cuota de producción.

De dónde saldría los recursos necesarios para realzar la economía petrolera en un mundo de mayores limitaciones? El ahorro interno no es capaz de financiar a una corporación como PDVSA por dos razones: ausencia de capital doméstico y el impacto inflacionario que ello produciría.

El sólo esfuerzo interno de PDVSA de 1996-2006 es de US$ 40 mil millones. No hay en el mundo banco capaz de prestar esas sumas, mucho menos a una corporación del tercer mundo, el riesgo-país es una barrera inmodificable incluso para PDVSA. El único camino que quedaba era o la generación interna -que significaba reducir el aporte fiscal- ó apelar a la inversión extranjera y mercado de capitales, no hay otras opciones y en eso estamos.

Esto no lo inventaron los petroleros ni estamos en presencia de una conspiración para tener por la puerta de atrás a las ex-concesionarias. Lo que hoy enfrenta PDVSA es las consecuencias del fracaso en desarrollar -con dineros del petróleo- fuentes alternas de generación de divisas y crecimiento económico.

El Cuarto Viaje de Cristóbal Colón

Si el Ejecutivo, Partidos, Congreso y Corte Suprema aprobaban un esquema de apertura par ala explotación de los depósitos de gas en la costa de Paria se sentaría un precedente que haría posible un proceso donde luego vendrían la Faja del Orinoco, los campos marginales. las Areas nuevas y finalmente, la colocación de acciones de PDVSA.

Pese a que ya vamos por la fase IV del plan, este nunca fue la expresión maquiavélica que quieren hacer ver los enemigos acérrimos de PDVSA, es la única salida posible -repito para la industria petrolera venezolana-.

Abrir la industria plantea cambios corporativos revolucionarios para un mundo tan ordenado como el petrolero. Los nuevos actores traerán tecnologías nuevas que reducen costos -lo que ha permitido alargar la vida de los campos del Mar del Norte e incluir crudos pesados que compiten con los nuestros-, atraer al personal mejor formado de PDVSA con salarios seis y diez veces mayores, desarrollar relaciones con el mundo político en términos menos paranoicos que la industria etc.

La disciplina -base de la industria- se relajaría porque los gerentes petroleros tendrían otras alternativas. Reducirá su valor las alianzas que se forman desde los inicios de la carrera petrolera en los campos, y los contralores tendrían otras maneras de medir su desempeño.

Un imponderable muy importante es que el exceso de regulaciones en la industria, el resentimiento y la demagogia con que el país trata a los petroleros, se haría invisible si estos trabajan para Chevron que para PDVSA.

El cambio no tiene muchos fanáticos. En PDVSA la apertura significó también la división en dos bloques: patriotas, que propugnan continuar la innovación y e ir a una corporación energética global y realista que se oponen a abrir la industria, recelan el regreso de las antiguas concesionarias y consideran herejía emitir acciones -así sean preferidas y sin derecho a voto-. Pese a que el jefe patriota -Guisti- detenta la presidencia de PDVSA, la fuerza de los realistas no es despreciable. Atrincherados en posiciones de poder en toda la industria, los patriotas son capaces de doblar cualquier política.

La apertura en áreas nuevas, exitosa -pero no muy concurrida- es en parte un compromiso con los realistas, que prefirieron tener de socios a modestas empresas internacionales que a los powerhouses de Exxon o Shell. Una cosa es lidiar con BP, CONOCO, AMOCO y ARCO que necesitan petróleo, y otra, con gentes quince años eran los jefes de los entonces junior management de la hoy PDVSA.

Otro campo donde se libra batalla es en la inversión refinadora doméstica, donde unos argumentan que es más barato comprar una refinería afuera -sin poner un centavo- y tener un pie en un mercado rico de construir mastodontes como la Nueva Refinería de Oriente (NRO) a un costo de siete u ocho mil millones de dólares. La tendencia de PDVSA (correcta desde el punto de vista gerencial) de jerarquizar sus inversiones por Tasas Internas de Retorno por actividad siempre condenará las refinerías internas, la petroquímica y el carbón en ese orden frente a las inversiones en crudo convencional y nuevo.

Los argumentos van y vienen con méritos en ambos lados, pero los patriotas tienen una visión proactiva del país que pasa por un cambio en la mentalidad petrolera.

PDVSA: Tecnología Gerencial Venezolana

Paradójicamente, La clave del éxito de PDVSA es su negativa a imitar la cultura gerencial americana. En PDVSA mandan gentes vinculadas a la producción, formados en los campos. EN USA los MBA jamas se han ensuciado las manos, su insistencia en beneficios a corto plazo ha enterrado a la manufactura americana impidiendo que sus fábricas implementen la innovación que surge por sus propios laboratorios y universidades. Wall Street es culpable de más de un cadáver corporativo.

Yuppies de finanzas miden y controlan a la gente de producción, sin tener que molestarse en probar sus puntos. El resultado es la muerte de la productividad e innovación por un conservadurismo gerencial que estanca ideas y nuevos productos.

Cambios en gustos y mercados otorgan ventajas a competidores que hace dos décadas no soñaban igualar a los americanos: un caso de estudio es lo que pasó con la industria automotriz desde que los Whizz Kids de McNamara tomaron el control de Ford Motor Co.

Esa es una de las áreas grises en el futuro de PDVSA. Si la industria petrolera no apuesta al desarrollo de país, la contradicción generada por una situación de enclave teminará por afectar sus resultados. No es pequeño el dilema.

Su otro problema, es la formación de una generación de relevo dentro de la industria, que dé continuidad al esfuerzo de dos décadas. El deterioro de a educación y la drástica reducción de oportunidades de formación en el exterior, unido, paradojicamente, a la muy baja remuneración de los primeros diez años de la carrera petrolera, han reducido la calidad del pool de gentes a reclutar.

La tentación de acudir a la familia tiene peligros parecidos a lo que acabaron con los partidos políticos. La cultura petrolera no congenia con la "gente bien"; PDVSA es una cultura de gentes orgullosas de forjarse a si misma. La industria es el único horizonte de movilidad de sus integrantes, algo muy distinto a las alternativas que manejan los muchachos privilegiados del país, pero a su vez los mejor educados.

Con Luis Guisti se retirará de la industria la ultima generación formada por las concesionarias, entrará al liderazgo gente sólo ha trabajado en PDVSA. A las generaciones precedentes les tocó aislar a PDVSA del país, impedir que se convirtiera en CORIMON, el INOS o el Seguro Social, a la generación que viene, le toca algo mas difícil: convertir al resto del país en PDVSA.

Espacio Disponible
Barra Inferior

[Editorial] [Contenido] [Esta Semana] [English] [Política Exterior] [Política Interna] [Economía y Petróleo]
[Siglo XXI] [Sociedad] [Ciencia y Tecnología] [Artes y Placeres]


Copyright Venezuela Analitica