Barra Esta Semana

Revista Electrónica Bilingüe       Nº 10    Diciembre 1996

Esta semana
La Venezuela de Pdvsa y la Venezuela "oficial"
Gustavo Coronel

A pesar de que soy un pesimista a corto plazo y un optimista a más largo plazo sobre la capacidad de los venezolanos para progresar socialmente, no puedo evitar sentirme entusiasmado por las iniciativas que ha tomado y continúa tomando Pdvsa sobre el negocio petrolero y su papel como motor del desarrollo económico y social venezolano. La apertura petrolera es, para todo efecto práctico, el único Plan de la Nación concreto que ha existido en Venezuela durante los últimos 20 años. Combina, paradójicamente, una progresiva privatización de la industria petrolera con una verdadera nacionalización del negocio. Privatización porque, de manera sistemática, el sector privado nacional e internacional se ha ido incorporando en los últimos cuatro años a las actividades petroquímicas, de mercado interno, de producción, de exploración y hasta de refinación. Nacionalización porque, a través del Fondo de Inversiones Petroleras, recién formado, Pdvsa le ofrece al venezolano común la oportunidad de invertir en negocios petroleros, totalmente apoyados por la gerencia petrolera. Así se comienza a realizar, 20 años después de la estatificación de la industria petrolera, el verdadero espíritu de la nacionalización petrolera, es decir, llevar a todos los venezolanos la posibilidad de compartir los riesgos y los beneficios de esa gran industria. La real democratización de la propiedad petrolera comienza ahora, 20 años después que los gobiernos "democráticos" de Pérez, Herrera Campíns, Lusinchi y, parcialmente ahora, de Caldera, se encargaron de dilapidar más de 200.000 millones de dólares y de sumir al país en el más espantoso atraso. Con el Fondo de Inversiones Petroleras se duplicará el tamaño del mercado de valores en Venezuela en los próximos diez años. En un país de escasa capacidad de ahorro, esta iniciativa de Pdvsa configura una verdadera revolución. Las inversiones que se avizoran en el sector petroquímico y petrolero le darán al ahorrista venezolano una extraordinaria motivación para invertir y para no comprar dólares o guardar el dinero en el colchón. La apertura petrolera está oxigenando a un país que tiene 20 años casi totalmente paralizado, a pesar de los 200.000 millones de dólares recibidos por la explotación petrolera.

La parálisis del país ha sido la obra de la Venezuela "oficial", de los gobiernos que hemos tenido durante la etapa democrática. Basta decir que en esos 20 años no se ha construido en Venezuela (con excepción del metro de Caracas) ninguna carretera, ningún puente, ninguna vía urbana importante, ningún hospital de significación. No se ha educado al pueblo, no se ha mejorado el sistema de salud. El crimen que los 180-200 políticos que han tenido el poder más absoluto durante este período han cometido contra el país es sólo comparable, en mi opinión, a los crímenes de guerra cometidos por los nazis durante la II Guerra Mundial. La diferencia es que aquellos fueron colgados y éstos viven en Miami o entre nosotros, tranquilos, gordos y sonrientes, sin castigo y sin cargos de conciencia, aún pensando que tienen voz y voto en una sociedad destruida por ellos.

En este momento existen en Venezuela tres grandes sectores, cada uno con su organización característica, sus objetivos y estrategias. El sector político, la sociedad civil y Pdvsa. Excluyo de esta definición, por necesidad de simplificar, a la Iglesia, al Ejército y a las universidades del Estado, todos los cuales tienen también sus agendas propias. En este momento, repito, parece claro que Pdvsa y la sociedad civil están hablando el mismo lenguaje renovador y progresista, frente a un sector político (Gobierno y partidos) que luce esencialmente agotado, colapsado, sin propuestas, aferrado a un pasado de privilegios y rituales que ya no existe, un sector político culpable por omisión o comisión del inmenso crimen que se ha cometido contra la sociedad venezolana en los últimos 20 años. La gran tarea que enfrentamos hoy es cómo crear una sociedad venezolana emprendedora, optimista, motivada y solidaria, después del desastre que nos han legado los incompetentes y corruptos políticos venezolanos de las últimas décadas. Creo que la sociedad civil y Pdvsa, trabajando en la misma onda, lo van a lograr. Más aún, creo que cualquier ciudadano con una idea y con deseos de trabajar, ya sea en una pizzería o en una empresa pequeña o grande, puede realizarse o hacer mucho dinero en esta Venezuela de la apertura petrolera. ¡Cómo desearía tener 30 años!


El Universal, martes 19 de noviembre, 1996

Espacio dispoible


Barra Inferior

[Editorial] [Contenido] [Esta Semana] [English] [Política Exterior] [Política Interna] [Economía y Petróleo]
[Siglo XXI] [Sociedad] [Ciencia y Tecnología] [Artes y Placeres]


Copyright Venezuela Analitica