Barra de Navegación

0 usted está en analítica mensual entre en artes y placeres

 

Boletín Legal ¿quiénes somos?----sponsors----e-mail----volver al tope

Octubre / 1 9 9 7 / N° 20

Resumen histórico de la vivienda venezolana

Fruto Vivas

En la naturaleza mucho antes que el hombre apareciera miles de insectos y de pájaros habían ya fabricado viviendas con asombrosas maestría.

Entre los habitáculos realizados por los animales nombraremos algunos como el nido de barro del hornero, un pájaro de Sur América, hace una bola hueca de barro en forma de caracol iniciando las solares de barro, usando un material que ha cobijado al hombre desde hace milenios. Otros pájaros hacen sus nidos en bolsas de paja colgantes como el arrendajo y el connoto, y otros prefieren los arboles y hacen sus nidos dentro de ellos como él pájaro carpintero. Infinidad de insectos abejas, avispas, hormigas y comegenes, son capaces de construir verdaderas maravillas de edificios que sorprenderían a Ingenieros y Arquitectos.

Entendiendo por vivienda la necesidad que tiene el hombre para cobijarse y protegerse del frío, del calor, de la lluvia, del viento y aún de los terremotos o las inundaciones. Pero fundamentalmente para crear y consolidar la familia, el núcleo básico que justifica la vivienda.

Es importante diferenciar claramente lo que es vivienda y lo que es casa; la vivienda es el contenido, la casa es el continente, es como un recipiente que es la casa y la vivienda es lo que está dentro del recipiente.

La casa es el objeto material la vivienda es la gente, la vida misma, es lo que la gente atesora y lo guarda en su casa.

Son sus costumbres, en fin su cultura, en la vivienda se incluye el aire que respiramos, la comida las flores, los huertos, las aves domesticas, los atardeceres, los días de lluvia, las alegrías y las tristezas.

Es el espacio de la luz; lo más sublime de la familia que es el amor. El amor de los padres, el de los hijos, el calor que hace posible la vida en el hogar y la productividad: el quehacer domestico cocinar los alimentos, coser la ropa, hacer el pan, o cualquier otra actividad que permita la subsistencia.

El hombre, en sus comienzos, a hacerse sedentario tuvo la necesidad de hacer una casa estable, salir de los arboles haciendo viviendas temporarias.

Al descubrir la agricultura y descubrir los animales aparecen los grupos gregarios o tribus que construyen viviendas a partir de los materiales que lo rodean, árboles, barro, piedra y aún de hielo como los esquimales en el polo norte, dándonos grandes lecciones donde construyen absolutamente con lo necesario, llegando a soluciones de altísima eficiencia como: las casas de los Chipallas en Perú, los Mayas en México, las culturas africanas en barro o las cesas flotantes de Río Guavas en Ecuador.

Viviendas de las culturas primigenias venezolanas

Aun después de la barbarie producida en el inicio de la conquista Española de Venezuela. Algunas comunidades aborígenes lograron sobrevivir al holocausto y hoy podemos conocer sus viviendas, diseminadas en todo el territorio virgen que aún queda en Venezuela.

Comenzaremos por las viviendas de la Amazonia Venezolana ubicadas en el Estado Amazonas en las cabeceras del Orinoco y que coexisten con sus vecinos amazónicos Brasileños.

En gran Shabono de los Yanomamis es una vivienda colectiva de unos cincuenta metros de circunferencia, formada por un techo de palma y varas de una sola agua hacia afuera en forma de circulo. Dentro del cual cada grupo familiar fija un territorio alrededor del fuego.

Con una gran plaza o patio central y toda la vida la vida comunitaria en derredor. Con una sola puerta y llena de espinas envenenada en su periferia para que nadie pueda pasar.

La vivienda Ye`Kwana aún más sofisticada esta conformada por un cono de palma y varas apoyadas en un muro de barro y palma con una sola puerta y un diámetro de treinta metros que aloja a un grupo de familias. Esta vivienda cumple con normas ancestrales de las culturas Amazónicas constituyendo un gran observatorio astronómico. Pues tiene doce columnas como los meses del año, y ellos a través de un rayo de luz que penetra por el punto más alto del cono de palma pueden hacer predicciones del tiempo, con el sol y con las estrellas, particularmente con la cruz del Sur, y al igual que los tiawanacus de Bolivia, poder apreciar los movimientos, de dicha constelación hasta un tiempo de 27.000 años que conforma el giro completo de la cruz del sur en el firmamento. (Carlos Milla Villena - Génesis de la cultura Andina)

La vivienda Piaroa:

Formada por una Churuata, nombre dado por los Piaroas del alto Orinoco, formada por una estructura circular en forma de pera gigante hecha de palma y varas muy delgadas formando un gran paraguas que llega hasta el suelo.

Esta vivienda es una de las viviendas más optamizadas construidas por los aborígenes Píaroas.

La vivienda Pemona:

Formada por una Churuata similar a la Piaroa con un poste central pero de forma cónica que no llega hasta el suelo.

La vivienda Warao del Delta del Orinoco:

Es una vivienda de palmas y varas de mangle de dos y cuatro aguas. Es palafitica, sin paredes totalmente abiertas, pero con detalle singular y es que el piso está hecho de madera balza y caña, flota en el río de tal manera permitan que siempre el piso este a nivel del agua.

La vivienda Wahiba:

En los llanos de Apure y del Guariabe Colombiano se encuentra extendida la etnia Wahiba que construye la vivienda de palma y bambú con un diseño de planta rectangular con grandes aleros. Está formada por cuatro aguas con entrada de aire en la cumbrera. Dentro del triángulo que forma el techo lleva un entre piso que permite que la casa tenga dos pisos, permitiendo dar a la vivienda un uso en dos tiempos del año.

Cuando vienen las lluvias el llano se inunda y los Wahibos, viven en el segundo piso, cuando llega el verano bajan y hacen su vida en la planta baja, es decir la casa en tiempo de lluvia es un palafito.

Acostumbran a cerrar tres lados con palma en la dirección contraria la viento para tener abrigo.

La vivienda Paraujana:

Los Paraujanos habitan la península de la Goajira tanto Venezolana como Colombiana construyendo la Nación Goajira.

Tiene varios tipos de vivienda

En las desembocaduras de los ríos y en los manglares de toda la costa Goajira se forman lagunas a manera de remansos donde los paraujanos construyen sus palafitos de vara de mangle y techos de palma con paredes de enea o junco propio de la zona, formando comunidades en agrupaciones bien ordenadas conectadas por canoas y balsas. Este tipo de vivienda tienen una gran importancia para la historia venezolana. Porque Alonso de Ojeda el conquistador español al entrar al Lago de Maracaibo y ver las pequeñas ciudades palafitas las comparó con Venecia en Italia llamándolas Venezuela que quiere decir pequeña Venecia.

Los Paraujanos que habitan la zona desértica, llanos de cujíes tumbados por el viento y duna de área construyen casa temporarias cubriendo los árboles recortados por el viento con una lona que se cubre de arena y debajo protegido al viento guindan sus hamacas creando lo que llamamos las casas de viento.

Otra variante de casas temporarias es la casa solar de techo movible hecha con gran ingenio. Consiste en un techo de vara y palma apoyado en dos horquetas y con un tirante que permite mover el techo para que nunca entre el sol.

La casa Motilona:

Esta se encuentra ubicada en la Sierra de Perijá en los límites con Colombia. Los motilones construyen sus viviendas como una gran casa colectiva, de forma alargada con techos de varas y palma que llegan hasta el suelo.

Todas estas etnias están en peligro de extinción ya sea por la llegada por de misiones religiosas extranjeras que les modifica sus habitas Españolas de alta calidad entre las cuales destacaremos la hermosisima casa del siglo pasado llamada Las Virtudes que conforman el modelo más completo y que al analizar sus elementos. Nos vamos a encontrar con plantas de viviendas típicas del Zahara Español de muros de barro con patios interior formando pequeños oasis, sin ventanas pero con el techo totalmente barro, siempre plano ya que no llueve casi nunca.

Estas viviendas van a adquirir la tipología Españolas del Sur de España y el Norte de Africa, con muros encalados blancos sin ventanas exteriores y correctamente orientados con el viento predominante.

Mostraremos modelos con muros blancos y techos de teja así como poblados construidos casi toda durante la época de la colonia y que han pervivido en el tiempo, reconstruidos hoy, conservando sus características, ciudades como Coro y La Vela nos muestran innumerables mansiones señoriales del 1600 aún en pie construidos de adobe y tapia, Con grandes patios con arcadas cerrada con celosías de madera y que felizmente conforman uno de los patrimonios, más valiosos de la arquitectura colonial Venezolana convertidas ya en patrimonio de la humanidad por la Unesco, institución internacional que protege en el mundo, todas las grandes obras de valor patrimonial.

Destacaremos muy en especial La Casa de las Ventanas de Hierro, La Casa de los Arcaya llamada el Balcón de los Arcaya, y la casa donde funciona el actual Museo de Arte Moderno de Coro así como algunas mansiones de La Vela.

Toda esta arquitectura esta construida con muros de tapia pisada, adobes y bahareque, y las viviendas más humildes de torta y cardón con barro crudo sin pintar.

La gran riqueza del territorio venezolano permitió la creación de grandes haciendas en la zona agrícola del llano y la montaña con centrales azucareros, de trigo, de café, cacao, plátano, dejándonos verdaderas joyas de la arquitectura colonial en hermosas casas de hacienda construidas en tapia pisada, adobes y afechos de teja sobre vigas de madera con pisos de ladrillo cocido, muchas de estas mansiones han sido reconstruidas, convertidas algunas en museos o viviendas particular tales como la hacienda La Victoria en Santa Cruz de Mora Estado Mérida, actual Museo del Café, la hacienda de la familia Carrero en Paramillo San Cristóbal, convertida en Museo Histórico del Táchira antiguas haciendas de café.

-Hacienda San Mateo, residencia del Libertador en el Estado Aragua, actual Museo del Azúcar.

- Misión El Carmen en San Felipe Estado Yaracuy, convertido en Centro Ecológico de la Flora Tropical. (Reconstrucción)

-Hacienda Yagore en el Tocuyo Estado Lara.

-Hacienda La Isla dentro de la ciudad de Mérida hoy convertida en parque residencial.

-Casa de Hacienda Lecumberry en Cua, Estado Miranda.

-Quedan muchas más convertidas en clubes, muchas muy intervenidas pero llenas de una calidad ambiental envidiables, si los comparamos con las actuales viviendas.

En las áreas urbanas:

La arquitectura colonial Venezolana sigue el mismo discurso de América Latina, Quito, Bogotá o México. Pero en Venezuela son más modestia ya que los grandes centros del imperio colonial español estuvieron en Venezuela.

Las grandes obras de Arquitectura Patrimonial urbana de la era colonial se van a caracterizar por ser grandes mansiones que en algunos casos ocupaban una manzana siguiendo el diseño heredado de los Arabes de casas muy altas con dos grandes salones hacia la calle ventanales con asientos con romanillas y celosías según el clima. Dentro de las normas de las leyes de indias.

El patio con un gran claustro de amplios corredores como los antiguos conventos. Estaban sembrados de flores aromáticas. Granados y limoneros. A fin de compensar los malos olores del patio del fondo donde estaban los huertos, los animales domésticos y las habitaciones de los esclavos, así como las caballerizas el aljibe y la alberca del agua potable casi siempre recogida de la lluvia.

Entre los dos patios estaba ubicado el comedor. La cocina separados por romanilla, calados, de influencia morisca y a veces con vidrios de colores.

El acceso a la vivienda estaba marcado por un gran portal con escudo de armas de la familia lleno de arabescos y motivos barrocos. Este portal tenía piso de piedra y su gran altura permitía entrar a caballo además de pase los carruajes que entraron a Venezuela a mediados del siglo pasado.

La calidad bioclimatica de estas grandes mansiones la determinaba la succión que producía el viento en los patios reponiendo el aire para producir una frescura que la diferencia de las edificaciones contemporáneas.

Los muros encalados de tapia o adobe, siendo materiales de excelente comportamiento, permiten mantener fríos los muros en su interior al igual que toda la arquitectura del Norte de Africa y del Sur de España.

El proceso violento del desarrollo de la Venezuela petrolera, la necesidad de adecuar la ciudad de los nuevos medios de transporte destruyó primero, todos los portales sombreados. Que al igual que la Casa Árabe tenía un altísimo valor Tropical; y finalmente la plusvalía creciente de la tierra, destruyó centrales de joyas Arquitectónicas. De las cuales apenas quedan algunas y lo demás en las memorias de los cronistas e Historiadores, Mostrándonos el triste espectáculo de hoy del amasajo de rascacielos importados ancestrales e incorporan a nuestros modos de vida, o por los mineros ya que en la zona amazónica estas comunidades están asentadas sobre las gigantescas reservas mineras de oro, diamantes, hierro, aluminio y metales radioactivos de alto valor estratégico.

La vivienda colonial venezolana

Durante la ocupación de Venezuela por los conquistadores Españoles, Nos fueron impuestos modelos culturales traídos de Europa destruyendo las culturas existentes, que tenían más de veinte mil años de desarrollo de los cuales tan sólo nos quedan las etnias diseminadas en los territorios vírgenes de la gran selva tropical Amazónica, las grandes llanuras agrestes y la sierra de Perijá en sus áreas vírgenes.

El mestizaje que va a producirse rápidamente entre aborígenes y españoles va permitir crear modelos de vivienda amalgados que tomen algunos elementos de las cultural ancestrales y es así como en los estado Apure y Barinas aparecen la casa de bahareque con corredores españoles y patios pero con techos Wahibos, primero de palma y luego de teja.

Las casas actuales de Pedraza en Barinas y Guasgualito en Apure acusan estas características del techo wahibo con grandes aleros horizontales que dejan pasar el aire al interior.

Del mismo modo en la vivienda de la costa del estado Falcón y en especial de la Península de Paraguaná las casa de cardón y torta de barro y paja típicas de los aborígenes se mezclan con las viviendas.

Inicio-------Volver al tope