bienvenidos a analítica semanal, por favor active sus imágenes y configuere su pantalla a 800 x 600 pixeles
Visite nuestro archivo   Escriben Nuestros Lectores Entre a Banco Mercantil


lo mejor de la semana

lo mejor de la prensa nacional

El trabajo como hecho social

Carlos Sainz Múñoz

LOS SUBSISTEMAS DE SEGURIDAD SOCIAL

Los lineamientos fundamentales de la Ley Marco de Seguridad Social Integral, concertada por la Tripartita y presentada al Congreso de la República el 20 de mayo de 1997, todavía no han podido aprobarse por diferencias conceptuales, instrumentales, etc. Esta Ley, de naturaleza principista y de rango cuasiconstitucional (artículo 163 de la Constitución Nacional), fija las bases del nuevo sistema de seguridad social obligatorio que deberá ser acatado por las leyes especiales que desarrollen la materialización mediante la creación de los organismos, y las leyes especiales de los subsistemas. Igualmente, garantiza que la organización, dirección y funcionamiento será de carácter tripartito: patronos, trabajadores y Ejecutivo.

ESTRUCTURA DE LOS SUBSISTEMAS

Según nuestro constitucionalismo social (artículo 94), la Ley Orgánica del Trabajo (título VIII), la Ley del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y el Convenio 102 de la Organización Internacional del Trabajo sobre las normas mínimas de la seguridad social (ratificado en 1952), el Sistema de Seguridad Social Integral debe basarse en políticas de prestaciones sociales, pensiones y otras compensaciones; empleo y seguro de paro forzoso; prestaciones en dinero (reposo por enfermedad y accidentes de trabajo), prestación de asistencia médica integral, salud, recreación y programas asistenciales. El proyecto de ley marco propone establecer la responsabilidad del sistema de SSI a la creación y funcionamiento autónomo de seis subsistemas: Pensiones, Salud, Paro Forzoso, Formación Profesional, Vivienda y Recreación (artículo 15). Aunque autónomos, estos deben actuar coordinadamente. La observación hecha al proyecto es que se considera excesivo el número de subsistemas y se ha sugerido que sean reducidos a tres, para evitar la proliferación burocrática que elevaría los costos y podría generar el mismo vicio del actual IVSS, que se pretende sustituir por ser inmanejable (no por hecho imputable a la ley, sino por falta de una gerencia eficaz y una administración transparente).

SUBSISTEMA DE PENSIONES

Este, a nuestro modo de ver, es uno de importancia esencial y del cual depende el éxito del nuevo SSI, cuyo objeto es la cobertura de las contingencias de invalidez, vejez, muerte, asistencia funeraria, nupcialidad y sobrevivencia. Tiene dos regímenes:

- El Fondo de Solidaridad Intergeneracional: de carácter obligatorio, otorgará una pensión acorde con el número y monto de los aportes hechos y será contributivo (de trabajadores y patronos, y excepcionalmente del Estado, igual el IVSS). Garantiza una pensión mínima vital, uniforme para quienes sus cotizaciones al régimen no llegaren al acumulado suficiente para obtenerla. Su administración y supervisión estará en manos de un ente autónomo adscrito al Ministerio de Hacienda (con personalidad y patrimonio propio).

- Régimen de Capitalización Individual: su objeto es otorgar pensiones según los aportes individuales del trabajador -a mayor cotización mayor beneficio- y el producto de las inversiones que lleguen a generar, a través de instituciones privadas (administradoras de fondos de pensiones a la usanza y semejanza del arquetipo chileno (el trabajador debe cotizar, en adición, al de Solidaridad Generacional).

ADMINISTRADORA DE FONDOS DE PENSIONES

Según el proyecto, se encargarán de administrar los fondos de capitalización individual de cada trabajador (para acceder a este régimen especial debe cotizar con más intensidad y es adicional al de Solidaridad Generacional de la pensión mínima vital). Pueden ser públicas, mixtas o privadas y tendrán personalidad jurídica y patrimonio propio. Se inspiran en el modelo chileno, que a toda costa se trata de promocionar, vender y aplicar en una realidad muy distinta como la venezolana. En su país de origen, este modelo empieza a agotarse y dar síntomas de fatiga financiera (este sistema fue creado bajo un régimen dictatorial de no muy grata recordación para toda Latinoamérica). Estas administradoras serán creadas para ese único fin y los fondos seguirán siendo de los afiliados (trabajadores); su patrimonio es independiente del de las administradoras. Tendrá una superintendencia de pensiones como ente fiscalizador, adscrita a Min-Hacienda. Muchas discusiones ha generado en el Congreso la normativa de estas administradoras, la cual deberá establecerse afortunadamente no por vía reglamentaria (Ejecutivo), como lo plantea el proyecto, sino por la de una ley especial (sabia decisión).

REFERENCIA VALIDA DE NUESTROS JUBILADOS

Si algo debe mover a reflexión, ponderación y espíritu de justicia social e inspirar a nuestros legisladores (especialmente a los congresistas obreros) es la situación actual de más de 321.000 jubilados del IVSS, hombres y mujeres que durante más de 30 años trabajaron con dignidad y cotizaron semana tras semana, mes tras mes, año tras año, parte de su salario, al igual que sus patronos, para obtener lo que la Constitución, la Ley del Seguro Social, la LOT y el Convenio 102 de la OIT les garantizaba, y hasta hace menos de dos años tenían pensiones de 15.000 bolívares. Después de su justa lucha lograron que se las subieran a 50.000 bolívares y están reclamando que se les homologue su derecho legal a 75.000 bolívares (salario mínimo), que representa menos de 50% de la cesta básica alimentaria.

Al nuevo sistema se le han hecho algunas críticas de neoliberal, mercantilista, pero sobre todo que va a ser muy oneroso para los trabajadores y patronos (cotizaciones de más de 30% del sueldo, ya que los seis subsistemas son contributivos). Tenemos fe en que nuestros legisladores tendrán en cuenta lo anterior, ya que el nuevo Sistema de Seguridad Social Integral es una deuda que tienen con todos los trabajadores del país, que ya pagaron por él en forma adelantada con la reforma de la LOT y la eliminación de la retroactividad de las prestaciones. No dudamos que esta vez el Congreso al legislar implementará un régimen de seguridad social comprometido con la justicia social y la capacidad financiera de las empresas (especialmente las pequeñas). El desarrollo económico del país se basa en su sistema de seguridad social.


El Nacional on-line, 3 de octubre de 1997


entre en la bitblioteca      espacio disponible

 




 

volver al inicio o volver al tope