Volver al índice de la revista

l Actualidades

l
Museo Virtual

l
Galería

l Hábitat

l
Excelente

l
Culinaria

l
Visiones

l Moda

l
Para leer

l
Para ver y oir

l
Diseño

l
Links




Home de Venezuela Analitica

Venezuela Analitica Editores


Victor Guedez

Otros Articulos
Ÿ Congreso venezolano de musicología
Ÿ Rafael Barrios
Ÿ El modelo estándar de la materia
Ÿ After Darkness
Ÿ Rolando Peña
Ÿ Friedeman Von Stockhausen
Ÿ Oleos y Penintencias
Ÿ Imágenes del pozo sin fondo
Ÿ Lo que el tiempo se llevó
Ÿ Por el Mundo

La obra de Rafael Barrios es el reflejo de un amplio y secuencial proceso de desarrollo. Su desenvolvimiento no ha conocido abismos ni prolongados parentesis de silencio.

Cada una de sus conquistas se ha convertido en la disposición de una pauta para impulsar un nuevo empeño.

Estas aseveraciones quedan demostradas al observar el muestrario de maquetas que cuidadosamente registran el sendero generativo y polí,tico donde se ha establecido su evolución.

Al margen de cualquier intension pormenorizada, se hace necesario recordar que su proposición actual arranca basicamente desde 1980.
Este año se relaciona con las experiencias de las sillas y objetos dislocados que revelan un agudo sentido intuitivo así como una interesante propectiva investigativa. Despues surgieron los utencilios emergentes que afloraban enigmaticamente ante el asombro del espectador luego su obra estuvo centrada en un claro interés desconstrutivo en donde la descomposición estructural incentivaba un persuasivo concepto gestáltico.

De inmediato sus búsquedas se colocaron en la vía de evaluar y cuestionar el sentido del equilibrio y la esencia del reposo. El conjunto de estas incursiciones lo condujo a una intensa exploración sobre los efectos sensibles de las distorsiones y de las alteraciones formales, hasta alcanzar sus resoluciones actuales que revelan una síntesis global de todas sus inquietudes.

Un breve acercamiento descriptivo nos revela la presencia de piezas que, independientemente de su formato y dimensión, transmiten una imponente monumentalidad. Ellas se sostienen para repotenciar e invadir el espacio. Se afirman y se afincan con la misma naturalidad con la cual se adoptan y se ambientan en sus escenarios. En favor de esas apreciaciones aparece la idea de uno particular apariencia de equilibrio intranquilo en donde el reposo desafío e interrogo. Asímismo, la simulación y la disimulación se cruzan en el mismo compendio de una realidad formal.

El simulacro se hace extraño y no dejo de separarse de un deliberado toque de mordacidad. En este contexto, los percepciones se impactan por la presencia frágil y delicada de las proposiciones que atienden a un ingrávido contrapeso y a una extraño armonía, Surgen así interacciones más que observaciones: el espectador se incorpora con la naturalidad de estar frente o algo accesible y estimulante. Estas interacciones se convierten en activaciones y reactivaciones, sugerencias y ambivalencios, metáforas y metamorfosis, fugacidades y sorpresas, fantasías y plenitudes, en definitivo, el capricho y la excitabilidad pautan una comunicación progresiva y creciente. Esa plétora de sucesos perceptivos y de acontecimientos plásticos, generalmente, se derivan de construcciones planimétricas que admiten pliegues y que simulan módulos progresivos que conquistan una verticalidad de volúmenes equilibrados y de apariencia bifrontal. Pero más allá de lo estrictamente visual se hace presente la idea de fugacidad y disruptividad. Por eso, sus obras afirman algo más allá de los que son en realidad. Alcanzan a ser otra cosa sin dejar de ser los que realmente son, De alguna manero, se siente una evocación de la sentencia de Hegel: "Las cosas cambian para permanecer de otra manera". En efecto, en el caso de Rafael Barrios se hace presente esa idea de llegar a ser una cosa distinto sin dejar de ser lo que se es previamente. Ciertamente, su propósito es ir más allá de la forma a través de la formo misma. Sin duda, la suya es una preocupacion porniveles superlativos. Su planteamiento no quiere afirmar esto o aquello, más bien se decide por demostrar esto y aquello, es más, proclama que esto es aquello.

El asunto no es generar esculturas planimétricas o fomentar volúmenes, más bien incentivo planos volumétricos que, en última instancia, se convierten en volúmenes planimétricos.

Pero, por encima de estos incuestionables logros plásticos, debemos hacer referencia o¡ enfoque estético del  artista. Dicho de manera escueta puede sostenerse que Rafael Barrios logra potenciar la sensibilidad de la geometría y la sutileza de la abstracción. Su obra está vertebrada a través de la tensa y ordenada dinamización de un sistema uniforme, Pero lo curioso es que esto ideo de la seriación y de la modulación, lejos de complacer, desafia al concepto de monotonía. Esto se evidencia porque las inclinaciones, los tonos y sensaciones de cado obra responden a la sorpresa de una alucinación diferente. En efecto, cada pieza en particular asume comportamientos vitales, resonancias generativas y registros intuitivos que se despliegan hasta los más supremas provocaciones.

A través de esta pluralidad de retos y desafíos rompe la monotonía de los aparentemente repetido. Ciertorriente, algunas piezas evitan, otras se proyectan, también existen las que reposan, otras se condensan, en fin, el registro se promueve a través de las vivencias íntimas que fecundan nuevas vivencias, cada vez más secretas, conmovedoras y ambiguas.

La sumatoria de estas apreciaciones puede perfectamente condensarse en la reflexión de Theodor Adorno: " La idea del arte es arrancar más a su quintaesencia  y poder irse de su apariencia, llegar a determinarlo como tal apariencia y negarla como irrealidad. las obras de arte se convierten en tales al producir ese más"

Foto 1 Foto 2 Foto 3 Foto 4 Foto 5 Foto 6 Foto 7 Foto 8

 

 


Este site fue diseñado por Venezuela Analítica Editores. 1999