Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Bitblioteca

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR


Con la lengua

El uso de las mayúsculas I

El Nacional, 15 de abril de 2001
El uso de las mayúsculas II

Con frecuencia me consultan sobre el uso de las letras mayúsculas. Parece algo muy sencillo, y creo que desde que en la escuela básica se enseña a los niños a escribir, se va aprendiendo cómo y cuándo emplear las mayúsculas. Sin embargo, las muchas consultas al respecto parecen indicar que no es así. Voy, pues, a señalar cuáles son las normas usuales en este caso, según lo señala la Real Academia Española en su Ortografía de la lengua española (Real Academia Española/Editorial Espasa-Calpe. Madrid; 1999).

1. Aun cuando la mayúscula se usa generalmente al comienzo de palabras, a veces se quiere destacar una palabra o frase entera, y entonces se escriben con mayúsculas todas sus letras. Esto es común al escribir títulos de libros y nombres de autores, casi siempre en las portadas y portadillas: RÓMULO GALLEGOS DOÑA BÁRBARA En cambio, cuando se trata de simples menciones, sólo llevan mayúsculas las iniciales: «La novela más conocida de Rómulo Gallegos es Doña Bárbara».

Igualmente suelen escribirse con todas sus letras mayúsculas las siglas y los acrónimos (palabras formadas con las iniciales de otras palabras): UNESCO, UCV, CELARG, OTI, PDVSA.

También la numeración romana: I, V, X, L, C, M, siglo XVI, CARLOS V, FELIPE II, JUAN XXIII. Tomo II, Volumen VI.

Se acostumbra emplear las mayúsculas en algunas palabras de textos judiciales y administrativos, como decretos, sentencias, escritos, certificaciones, etc.: DECRETA, RESUELVE, ACUERDA, EXPONE, SOLICITA.

2. Como letra inicial de palabras deben ir con mayúsculas: A) La primera palabra de todo escrito y la que vaya después de punto y seguido o de punto y aparte: «Mañana me voy de viaje. Visitaré varios países».

    B) La palabra que sigue a los puntos suspensivos, cuando con ellos se cierra un enunciado: «No sé cómo se llama... Mejor dicho, lo sabía, pero lo olvidé».

    C) La palabra que sigue a un signo de cierre de interrogación o de interjección: «¿Conseguiste el libro que te llevé? Lo dejé en la mesa del comedor». «¡Es el colmo! Hace tres días que no te bañas». En este caso no se usa mayúscula si después del signo de interrogación o de interjección va una coma, un punto o un punto y coma: «¿Conseguiste el libro que te llevé?; lo dejé en la mesa del comedor». «¡Es el colmo!, hace tres días que no te bañas!».

    D) También se inicia con mayúscula lo que sigue a los dos puntos en las fórmulas de encabezamiento de una carta o de un documento jurídico-administrativo: «Estimado señor: Me es muy grato...», o «Tengo el honor...». (En este caso el párrafo que sigue a los dos puntos suele comenzar en la siguiente línea).

    E) Así mismo, va con mayúscula la palabra que sigue a los dos puntos, cuando es reproducción textual de algo dicho o escrito por uno mismo o por otra persona: «Le pregunté por su padre y me contestó: Murió el mes pasado. Yo le dije: ¡Cuánto lo siento!».

3. Todos los nombres propios, de personas, animales o cosas inanimadas, incluyendo apellidos y denominaciones geográficas, se escriben con inicial mayúscula: Pedro, María, Leopoldo, Velásquez, Martínez, Rocinante, Babieca, Caracas, Venezuela, Francia, Sierra Maestra, Orinoco, Amazonas...

Cuando un artículo forma parte del nombre propio geográfico ambas palabras deben comenzar con mayúsculas: El Tocuyo, El Amparo, Los Teques, El Salvador, La Habana, Las Palmas. Pero cuando se acostumbra acompañar el nombre geográfico con un artículo que no forma parte de la denominación oficial del lugar de que se trate, sólo lleva mayúscula el nombre y no el artículo: el Perú, el Uruguay, el Paraguay, la China, el Japón, el Brasil, la Patagonia, la India.

Si el nombre geográfico es compuesto llevan inicial mayúscula los sustantivos y demás palabras que lo forman, pero no los elementos de enlace (preposiciones, conjunciones...): San Cristóbal, San Antonio de los Altos, Altagracia de Orituco, Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz, Río de Janeiro.

Cuando el nombre geográfico va acompañado de un sustantivo común de identificación geográfica o político-territorial, éste debe ir con mayúscula inicial: República de México, Reino de España, Estado Lara, Península de Paraguaná, Río Orinoco, Lago de Maracaibo, Provincia de Madrid.

Irán también con inicial mayúscula los nombres, en singular o en plural, de las dinastías derivadas de un apellido: los Borbones, los Capetos, los Estuardo.

4. Van con mayúscula inicial los nombres de las constelaciones, las estrellas, los planetas y satélites, cuando se los menciona como tales, y no como simple referencia: «Hoy el Sol está muy bravo»; «El clima de la Tierra está cada vez más loco»; «El único satélite de la Tierra es la Luna»; «A la Vía Láctea se la conoce también como El Camino de Santiago»; «En diciembre Venus brilla más que nunca».

En cambio, irán con minúscula cuando se usan como meras referencias: «Debemos tomar sol con prudencia»; «Las noches de luna llena son muy hermosas»; «La tierra está muy mojada»; «Cuando el avión tocó tierra los pasajeros aplaudieron»; «Ella ama mucho a su tierra».


Alexis Márquez en La BitBlioteca

blog comments powered by Disqus

 

Juegos Gratis


Empire
  Fórmula Racer
 
       
Galaxy
  Mina de Diamantes