Economía

El pensador olvidado de Camurana

La trascendencia histórica de la OPEP, de la cual fue su indiscutible creador, ha quizás eclipsado la significación del venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo como pensador estudioso de la influencia del petróleo en el desarrollo económico y social de Venezuela. Su Pentágono Petrolero, que ha servido de paradigma de las políticas petroleras de los países exportadores durante cuatro décadas, fue en realidad concebido no para aumentar la participación fiscal del hidrocarburo desde una perspectiva puramente rentista, sino para todo lo contrario: para que el ingreso fiscal petrolero se dirigiera a la formación de capital fijo sin intoxicar la economía y para que la economía no-petrolera creciera a tasas mayores que la petrolera, reduciendo así la dependencia del fisco y de la economía en su conjunto de los ingresos provenientes del petróleo.

En su obra Petróleo y Dependencia, publicada en 1967, el Dr. Pérez Alfonzo esgrime la tesis de los límites al crecimiento y al desarrollo. Se nutre de lo que en economía se denomina la Ley de Rendimientos Decrecientes, y tomando los análisis de tratadistas calificados acerca de la influencia de los recursos naturales (o ventajas absolutas) en el desarrollo económico de las naciones, llega a la conclusión de que las economías mono-productoras pueden caer en la tentación de gastar a diestra y siniestra los ingresos producto de la exportación y echarlos al torrente monetario sin tomar en cuenta la capacidad de absorción del aparato productivo.

Se entiende por capacidad de absorción el potencial máximo de una economía para producir bienes y servicios en función de los recursos de capital, tecnología y fuerza de trabajo de que dispone esa economía en un momento determinado. El concepto es prácticamente biológico. El cuerpo humano necesita una determinada cantidad de calorías diarias para mantenerse en óptimas condiciones; si las excede, comienza a engordar hasta perjudicar su salud. El aparato productivo de un país es similar. Un influjo externo de recursos financieros inyectados desordenadamente a la masa monetaria de un país termina por rebasar su capacidad de asimilación, generando inflación, sobre-valuación de la moneda y desempleo, mientras se atrofia la economía no-rentista y se crea una falsa y pasajera ilusión de prosperidad.

Cuando sobrevino la bonanza petrolera de los años 70, el fundador de la OPEP alertó a tiempo y por eso calificó el tristemente célebre V Plan de la Nación (1974-1979) como el Plan de la Destrucción Nacional. Para prueba un botón: El Efecto Venezuela, conocido también como Dutch Desease. Todos los gobiernos de Venezuela han creído que sólo con recursos financieros producto de una bonanza petrolera se puede crecer y desarrollar la economía sin tomar en cuenta su capacidad de absorción. Nunca hubo tanto gasto en salud y jamás los hospitales estuvieron peores, nunca hubo tanto gasto en educación pero no mejora la calidad de la misma.

Pérez Alfonzo constató que no siempre existía co-relación entre el crecimiento del gasto público o del ingreso fiscal petrolero y el crecimiento de la economía venezolana. Inclusive, en períodos de declinación de los precios del petróleo la economía, dentro de ciertos parámetros, crecía más, particularmente la economía no petrolera, cuyo desarrollo tanto angustió al estoico pensador de Camurana 1.

Para este venezolano de excepción, el petróleo era un recurso natural no renovable, y por lo tanto, un bien de capital que sólo debía gastarse en la formación de bienes de capital para la economía productiva, y no para alimentar el gasto público corriente, el cual debe ser financiado con ingresos tributarios ordinarios. En momentos en que Venezuela atraviesa por una nueva bonanza petrolera, la vigencia del pensamiento perezalfoncista es evidente.

1 Camerana fue el nombre de la casa-refugio ecológico en que vivió toda su vida adulta el Dr. Juan Pablo Pérez Alfonzo, su esposa Alicia Castillo y sus hijos, en la urbanización Los Chorros de Caracas, al pié del Parque Nacional El Avila.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar