Entretenimiento

Entrevista a Consuelo Ginnari por Alberto Asprino

(%=Image(5728071 ,»C»)%)
Imagen
Multiverso

Exposición Individual de Consuelo Ginnari

Del 22 de noviembre al 27 de diciembre de 2009

El círculo, es el elemento protagónico y secuencial del que se vale la artista Consuelo Ginnari para crear “Multiverso”; nombre de su actual exposición individual que fue inaugurada el pasado domingo 22 de Noviembre y que se puede visitar hasta el 27 de diciembre en la Galería Taller Templarios de El Rosal.

Consuelo Ginnari ha dedicado parte de su tiempo a cultivar el espíritu, esto se ve reflejado en su nuevo proyecto expositivo en el que la artista nos propone sus más recientes composiciones dentro de la corriente abstracto geométrica para construir :“Multiverso”; término basado en la física cuántica que alude a la representación de universos paralelos o universos posibles en interacción.

“Mi primer ejercicio fue copiar un universo como los que ya existen, pero al cabo de un tiempo me pareció aburrido por lo que decidí crear mis propios universos” comenta Ginnari acerca de su proceso creativo.

Consuelo es una artista de amplia trayectoria a nivel nacional y con experiencia en otros países. Sus obras forman parte de un significante grupo de colecciones privadas.

Su formación fue no menos relevante pues estudió dibujo con los maestros Juan Vicente Fabianni y Luis Dominguez Salazar e igualmente cursó estudios de dibujo y retrato en Heatherley School of Fine Art, Londres, Inglaterra.

En esta muestra “Muliverso” se refleja el resultado de ese proceso que ha transformado a la artista, cargando su obra cada vez más de un registro simbólico. Al preguntársele sobre los colores que utiliza refiere “Antes era casi monocromática, ahora estoy más conectada con mi niño interior y los colores me reportan esa alegría”

La invitación, más que a una exposición de arte es a dejarse elevar por la ingravidez de las “burbujas” de Consuelo Ginnari.

multiverso

Exposición individual Consuelo Ginnari

Del 22 noviembre al 27 diciembre de 2009

Entrevista a Consuelo Ginnari por Alberto Asprino

Alberto Asprino: Al entrar al taller de Consuelo Ginnari, casi instantáneamente, uno se libera de la compleja dinámica urbana de Caracas. De unos veinticinco metros cuadrados aproximadamente, su área de taller se convierte en una suerte de templo en la cual el silencio es un acompañante fundamental. Las obras y los implementos de trabajo se ordenan para buscar reflejar una intensa disciplina y constancia férrea de trabajo, siendo el orden un valor en su rutina creativa.

AA: ¿Cómo se organiza Consuelo Ginnari para desarrollar su obra? ¿El rito de crear lo haces a partir del espacio emocional o desde la arquitectura que lo circunda?

Consuelo Ginnari: Convivo con mi creación todo el tiempo en mi vida cotidiana, es como si yo viviera dentro de mi obra; la verdad soy una esteta y eso se refleja en todo lo que hago.

AA: ¿Se planifica la obra o fluye espontáneamente?

CG: Tengo un hilo que voy llevando en mi trabajo, una cosa me lleva a la siguiente. Cuando realizo una exposición, trabajo para el espacio y me siento ansiosa que termine para reconectarme libremente con el flujo de las ideas.

AA: ¿ Esa forma de crear en la que entras y sales de un mundo personal para entrar en otro y desde el que buscas proyectarte sensiblemente, te ha distinguido siempre o ha tenido que adaptarse a los cambios naturales, contemporáneos?

CG: En el tiempo he logrado en el acto de crear y el oficio, un estado de relajación como una meditación.

AA: ¿Qué te ha quedado de tu formación plástica recibida? ¿Qué te demarcaron los Maestros Juan Vicente Fabianni y Luis Domínguez Salazar?

CG: Tengo recuerdos inolvidables de mi estadía en las escuelas de arte; descubrir los materiales, los oficios, todo me deslumbraba…Tuve el gusto de estudiar en un instituto para foráneos en Londres, donde hizo estudios el gran Maestro Matisse. Hacíamos veinte horas de dibujo riguroso a la semana.

Fabianni me enseñó la belleza de lo simple en el dibujo y la limpieza en el uso del color; con el Maestro Domínguez aprendí su pasión por el dibujo.

AA: Has pasado por una cantidad de disciplinas técnicas: la cerámica, el dibujo, la pintura, el ensamblaje, lo gráfico, medios mixtos, ¿con cuál de ellas te identificas más?

CG: Me cuesta mucho identificarme con alguna, todas me gustan mucho y necesito cambiar constantemente.

AA: ¿Esa sensación metafísica que se percibe en tu obra reciente es una manera de conectarte con tu propio universo?

CG: La verdad soy una metafísica y habito todo el tiempo en ese mundo.

AA: El círculo es una constante en el presente desarrollo, ¿cómo equilibras su complejidad formal?

CG: Mis círculos se convierten en esferas que flotan y son inmateriales.

AA: ¿Cómo liberas la rigidez de la forma, para poder canalizar el impulso artístico que la conforma?

CG: Veo mis obras actuales como atmósferas existiendo armoniosas sin ninguna rigidez.

AA: El desempeño en la actividad docente por tres décadas, ¿qué le ha brindado a la obra a la hora de demandar y fortalecer su propio espacio?

CG: Mucho, a través de mis alumnos exploré muchas cosas tangibles e intangibles.

AA: Considerando que tu Padre fue crítico de arte y galerista, ¿fué una ventaja tener ese día a día de la realidad del arte en tu propio seno familiar?

CG: Claro, en esa época yo era una adolescente y veía muchas obras importantes allí de la Escuela de Caracas (Reverón, Cabré, López Méndez, entre otros) indagaba en los libros de la pinacoteca de mi padre y el me proveía materiales profesionales para trabajar de los que el pedía para los artistas que representaba.

AA: La historia se repite en tu caso, tu hijo Daniel está dedicado al campo artístico y Gabriela es una entusiasta promotora del arte, ¿qué crees que recibieron de tu parte?

CG: Mucho, ellos crecieron dentro de mi taller haciendo sueños con mis materiales y compartiendo con mis alumnos.

AA: ¿Podría pensarse que tú te renuevas a partir de tener tan cerca ese legado que se va regenerando, creciendo?

CG: Sí, me gusta la gente joven que tiene muchos sueños que alcanzar. Tengo la suerte de tener, de vecinos de taller, a Paulo Castro y Alberto Riera.

AA: En tu trayectoria expositiva se menciona que en 1981 participas en el Salón de Jóvenes Artistas, presentado en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. ¿Recuerdas algunos de tus colegas de ese momento? ¿En qué sientes que ha cambiado hoy ese crear joven?

CG: Recuerdo a Lilia Valbuena y Maria Eugenia Arria que eran compañeras de mi clase en la escuela de arte. Tiempo después releyendo el catálogo me di cuenta que muchos de mis amigos que hice después, participaron allí.

No veo muchos cambios en el crear joven, lo que si aprecio de ellos es que hay muchos nóveles artistas tratando de ser auténticos con su trabajo.

AA: Después de hacer camino al andar, ¿que más esperas del arte?

CG: Del arte espero todo, que me mantenga por el camino de el medio como dicen los budistas, viviendo en el aquí y el ahora flotando plácidamente dentro de mis burbujas.

AA: Desde su propia comunión con el arte, desde esa oración cotidiana que se ha trazado en el tiempo, Consuelo Ginnari no descansa, el paso siguiente de su obra es una incógnita. La libertad con la que es asumida, con toda certeza le seguirá deparando nuevos retos, más caminos, más goce, para seguir construyendo sus propios universos. Su círculo aún no se cierra, sigue expectante.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar