Caracas, Jueves, 24 de abril de 2014

Sección: Estrategias de Inversión - Mercados

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR  |  ENVIAR AL EDITOR

CEDE A 6.473 PUNTOS

El Ibex 35 pierde los 6.500 puntos. Saltan las alarmas


Redacción / Estrategias de Inversión

Viernes, 20 de julio de 2012

  El selectivo español camina, cual funambulista, por la peligrosa barrera de los 6.500 puntos. Pendientes de que el Eurogrupo desbloquee el rescate a los bancos españoles, el Ibex 35 se juega un vital soporte en esta zona.

 
Caídas pronunciadas en nuestro selectivo (cede un 2,40% 6.473 puntos), sólo superadas por las cesiones del MIB italiano (2,27%), que dejan un panorama complicado a nivel técnico pues, "los 6.500 puntos son una zona importante para el Ibex 35. Si los perfora, se abre un escenario dramático hacia 6.000-5.200 puntos", advierte Alejandro Martín, Subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse.  
 
De continuar cayendo, la siguiente zona vital serían loso 6.000 puntos "cuya pérdida implicaría estar hablando de un rescate de la economía española", afirma Daniel Pingarrón Salazar, estratega de mercados de IG Markets.  
 
No obstante, Martín recuerda que "en esta zona hay mucho interés comprador y, mientras se mantenga, podemos pensar en ver los 6.900 y 7.200 a corto plazo. Por lo que, puede ser momento de buscar posiciones compradoras con stop ceñido mientras se mantenga por encima, eso sí, solo para el corto plazo, pues el mercado no ha hecho suelo, por lo que no es momento de tomar posiciones compradoras a medio plazo".  
A imagen del selectivo, los grandes bancos están jugándose también sus soportes, los 4,45 euros en Santander y los 4,80 en el caso de BBVA. "De aguantarlos, podríamos buscar posiciones alcistas en el corto. En cambio, a largo plazo no tocaría los bancos", dice Martín.  
 
El otro gran valor del Ibex 35, Telefónica, cojea de la misma pata. Se juega el "soporte de los 9,63 euros -sin perderlos, de momento- tiene por arriba una resistencia en 10,1", indican desde Renta 4.  
 
A destacar la altísima volatilidad que está experimentando Bankia. De subir más de un 9% en la apertura, ha pasado ha caer en torno al 4 % y ahora vuelve a ser de las escasas acciones que se revalorizan, un 2,61%. Miguel Méndez, director de Big Deal Capital, ve en el valor oportunidades especulativas a largo plazo: "podríamos adoptar posiciones largas a medio-largo plazo, ya que estos rescates se han producido en bancos grandes de EEUU y el Estado suele liquidar su participación pasados unos años con grandes ganancias, por lo que podríamos ver una recuperación en Bankia hasta los 1,50-2-2,5 euros en un plazo de 3 y 5 años".  
 
Repsol es el segundo valor que más sube, un 1,54%. La petrolera está haciendo los deberes para convencer a las agencias de rating, por lo que estaría ultimando otorgar un mandato a un banco de inversión para la venta de sus activos de GNL en Canadá, Perú y Trinidad y Tobago. Aún así, técnicamente, "está muy lateral entre 11,15-13,70 euros. Lo único que podemos hacer es buscar el corto cuando llegue a 13,70 y el largo cuando baje a soporte", indican desde Hanseatic Brokerhouse.  
 
En cambio, en la parte baja, Acciona se desangra un 4,22% descontando el impacto negativo que traerá en sus cuentas la aprobación hoy de la reforma eléctrica y que supondrá un gravamen en las cuentas de la compañía.  
De telón de fondo, la videoconferencia que ya ha comenzado entre los ministros de Finanzas de la zona del euro -Eurogrupo-, en la que aprobarán definitivamente la ayuda de hasta 100.000 millones de euros para que España pueda sanear la banca. El desbloqueo de este rescate conllevará que a finales de mes los bancos del país tengan a su disposición 30.000 millones de euros para recapitalizarse. Los inversores permanecerán atentos a si finalmente, entre las condiciones de la ayuda se incluye la posibilidad de utilizar parte de este rescate para comprar deuda soberana española directamente, lo que aliviaría los mercados mientras el BCE no se muestre dispuesto a hacerlo directamente.  
 
Además, los accionistas y titulares de deuda subordinada y capital híbrido, como las preferentes, podrían tener que asumir pérdidas. Sólo se salvarían de este reparto de la carga depositantes y tenedores de bonos sénior.  




blog comments powered by Disqus


 
Sobre Autor