OpiniónOpinión Nacional

Maduro; sin dólares, sin antiimperialismo y sin partida de nacimiento

El chavismo es un fenómeno aluvional hecho posible por la degradación del bipartidismo de AD y COPEI, y mantenido por los dólares del petróleo de la Venezuela monoproductora, y por la polarización en torno al enemigo que tradicionalmente ha servido de excusa al Comunismo mundial, el imperialismo estadounidense y sus presuntos aliados internos, a los que denominan de variadas formas, burgueses, oligarcas, lacayos de la CIA, escuálidos, apátridas, y otros términos con los cuales persiguen descalificar a sus adversarios, despojarlos de sus atributos políticos y humanos, hasta justificar cualquier agresión, incluso su eliminación física (temporal, mediante detenciones y juicios viciados) o definitiva, con el asesinato (a través de funcionarios de cuerpos policiales y militares practicando una Represión brutal, o usando las bandas paramilitares conocidas primero como “círculos bolivarianos”, ahora como colectivos, que son organizados, financiados y armados por el régimen, y están conformados por gente del Lumpen esencialmente. Que no sólo agreden a opositores que manifiestan su rechazo al régimen, sino a la sociedad venezolana en general, cuando delinquen abiertamente, en atracos, secuestros o asesinatos -colaterales, o deliberados, tipo sicariato- aprovechando el clima de negligencia e impunidad que ampara el 96% de los delitos y crímenes cometidos en la Venezuela chavista, sin Instituciones ni Poderes autónomos, donde reina la arbitrariedad que criminaliza el ejercicio de los Derechos Ciudadanos y la disidencia: Terrorismo de Estado.

La antipolítica que presuntamente representaba Chávez en el 98, que se nutrió del descalabro gradual en el funcionamiento de los partidos AD y COPEI, tanto en la actualización ideológica de su militancia, como en las ejecutorias de sus gestiones gubernamentales a partir de 1974, con la triplicación de los ingresos por concepto de exportaciones petroleras a raíz de la guerra en el medio oriente y el aumento del precio del barril (el último presupuesto de Caldera I fue de Bs 14.000 millones, el primer presupuesto de CAP I fue de Bs 42.000 millones), lo que inició una espiral de gastos en rubros que no eran de primera necesidad, un desmesurado aumento en las importaciones y los gastos por concepto de viajes al exterior, con sus consecuencias en crecientes cantidades de dólares dedicados a pagar hospedajes, comidas y adquisiciones de productos superfluos, que fueron convirtiéndose en aquella viciosa rutina que le ganó a los viajeros venezolanos el apodo de “Ta’barato, dame dos” en cualquier destino. La Corrupción, que había sido relativamente escondida y limitada a una élite vinculada a los círculos del poder, durante las dictaduras de Juan Vicente Gómez 1908-1935 y Marcos Pérez Jiménez 1948-1958, reducida a su mínima expresión durante los quinquenios de Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Rafael Caldera I, 1959 a 1974 (no sólo porque el erario público era escaso, sino porque no existían tantos entes, y esa simplicidad facilitaba una efectiva Contraloría de la Administración Pública). A partir de la escasez provocada por el conflicto del medio oriente en 1974 los ingresos por exportaciones petroleras fueron creciendo, y nuestra moneda mantenía una paridad de 4,30 por dólar, lo que hacía del bolívar una de las monedas con mayor poder adquisitivo del planeta, estimulando la vorágine del gasto a escala gubernamental y privada; Lo lucrativo y la apariencia desplazaron a lo ético y lo trascendente. Cesó el debate ideológico, a nivel grupal e individual, y fue creciendo la competencia por tener y mostrar, sin importar el origen del dinero que hacía posible las fachadas. El clientelismo multiplicó las Nóminas en los Ministerios y las Gobernaciones, bajaron los controles y cada vez más personas malversaban.

El período de las vacas gordas terminó, en el último año de Luis Herrera el bolívar sufre la primera de una serie de devaluaciones desde que a comienzos de la gestión de Betancourt fuese devaluado a 4,50 por dólar (luego revaluado a 4,30 en esa misma gestión). El viernes negro, 18 de febrero de 1983, comienza el envilecimiento de nuestra moneda, que de Bs 6 y 7,50 irá progresivamente reduciendo su cotización -según las necesidades de bolívares de cada gobierno- hasta alcanzar en 1999 los Bs 480 por dólar, y en la actualidad cuatro valores que refieren su cotización a tres montos establecidos por el oficialismo, Bs 6.300 11.200 y 50.000 y el inaudito e inalcanzable valor especulativo del mercado negro, que cambia a diario y pasa con creces de los cien bolívares fuertes (debilitaron tanto la moneda, que tuvieron que quitarle tres ceros y llamarla “fuerte” -BsF-, lo que enmascara en las nuevas cifras la vieja realidad).

También los parámetros morales se prostituyeron, con Lusinchi y CAP II se incorporaron las amantes al tren ejecutivo, y los venezolanos tuvieron que soportar que Blanca Ibáñez y Cecilia Matos participaran activamente en la toma de decisiones, creándose en torno a esas dos “queridas” dos grupos que aprovechaban con evidentes ventajas los recursos del país. La crisis política, que paulatinamente carcomía a los partidos (todos sin excepción abandonaron el debate de ideas y propuestas, se dedicaron en mayor o menor medida a posicionarse en el laberinto de los cargos -municipales, estadales, nacionales- desde los cuales cada quien pudiera beneficiarse y favorecer a los miembros de sus toldas o tribus personales, los “ismos” se multiplicaron, y a medida que crecían esos viciados liderazgos individuales, disminuían las militancias de los partidos, que fueron degenerando, algunos hasta desaparecer o quedar reducidos a caricaturas de lo que antes fueron (aunque han reaparecido tras otras siglas y aparentes cambios, doctrinarios y supuestamente éticos). El tiro de gracia a la podredumbre político-partidista lo proporciona la desmedida ambición de Caldera, eterno candidato a la presidencia, capaz de castrar a cuanto delfín amenace su constante carrera hacia Miraflores. La tarde del 4F, apenas sometidos los golpistas liderados por el Charlatán Eterno, cuando era imprescindible reforzar los cimientos de la Democracia, imperfecta pero perfectible, contra la cual se habían alzado en armas los militares que trataron de derrocar a CAP II, Caldera dio rienda suelta a sus ambiciones y a su demagogia, haciendo en el Congreso Nacional una obvia apología del golpe, con el propósito de usufructuar las emocionales simpatías que el Golpista Mayor había logrado con su “por ahora”, transmitido en cadena nacional de radio y TV. A esa inapropiada intervención, justificando el golpe y buscando la empatía de los millones de descontentos con la situación creada por la insuficiente idoneidad de quienes tuvieron a su cargo los gobiernos del 74 a la fecha, 4F 1992, da la espalda al COPEI que él fundó y de cuyas ejecutorias es responsable directo e indirecto, en su condición de presidente del 64 al 69, y dirigente primordial desde la fundación de COPEI hasta que decidió asumirse como populista y buscar su segunda presidencia en hombros de esa masa anónima de insatisfechos, a los que bautizaron “chiripas” por rechazar sus nexos con los partidos tradicionales (de los que habían recibido las limosnas oficiales, el común denominador que permitirá al chiripero mutar con facilidad hacia el chavismo, que resultó mucho más de lo mismo, con fachada revolucionaria).

En ese ambiente de degradación ético-política y económica a la que las torpes gestiones de AD y COPEI condujeron al país, surge la figura del caudillo redentor que ofrece resolver todos los problemas, erradicar la Corrupción y el Sectarismo, y diversificar la Economía, más o menos lo que constituyó el discurso fundamental de todos los políticos previos, con el añadido de que el Supremo Patán se hacía pasar por adalid de la antipolítica, y se presentaba como ajeno a compromisos grupales. Era peor, sus motivaciones inmediatas provenían de una Secta, militar para más señas, y sus propósitos primordiales -mantenidos en secreto- lo ataban a las anacrónicas directrices de la dictadura castrista, que para 1998 ya acumulaba casualmente la misma cantidad de años que Chávez categorizaba como nefasta, los 40 años de la mal definida “cuarta república” a la cual el gran hipócrita atribuía sólo negativos resultados, mientras ocultaba su condición de agente del despotismo fidelista, que lo introdujo en la Escuela Militar a comienzos de los años 70 como un vulgar topo, parte del Plan B paralelo a la fracasada guerrilla contra la Democracia en Venezuela, financiada desde Cuba en los años 60, lucha armada foquista que nunca tuvo respaldo popular, fue derrotada, y se “pacificó” con Caldera I.

Desde el primer día el régimen chavista se ha esforzado por atornillarse en el poder, dejando de lado los compromisos por los cuales obtuvo el respaldo electoral mayoritario en el 98. No ha cumplido ninguno, por el contrario ha agudizado los problemas, aumentó notoriamente la Corrupción y el Sectarismo, profundizando la Exclusión, en beneficio del proselitismo, con tan marcado énfasis en su propósito de consolidar el partido y pensamiento únicos, tan propio del esquema estalinista, que discrimina inclusive a los pequeños partidos del llamado polo patriótico, que acompañan al PSUV, al que esperaba convertir en el gigante que canibalizara a todos los partidos políticos. Pero el pésimo desempeño administrativo del régimen chavista llevó a la supuesta multitudinaria militancia pesuvista al descontento y la apatía, con participación vergonzosamente baja en las recientes elecciones internas, que además adolecieron de una grosera manipulación por parte de la Nomenklatura que controla ese aparataje partidista. Hago la salvedad de que las cifras de inscritos que el PSUV se autoadjudica han sido infladas desde sus inicios, de manera que aunque el desencanto no se hubiera apoderado de grandes conjuntos de genuinos simpatizantes del PSUV, jamás habrían podido inscribir esos siete millones que afirman tener. En la realidad los inscritos no llegan ni a la mitad de esa cifra. Pero como la mayoría de los verdaderos seguidores del PSUV lo son en la medida en que han recibido beneficios tangibles (“ayudas” diversas, cargos en Nóminas aumentadas de forma irresponsable, para dar cabida a los camaradas y con ello asegurar sus votos y los de sus familiares inmediatos, promesas de empleos -obviamente “inorgánicos”, como el dinero que imprimen sin respaldo de Oro o Reservas en dólares, para crear el espejismo del circulante- o de viviendas, renglón en el cual no han cumplido ni sus propias metas, etc), esos respaldos efectivos e incondicionales disminuyen a medida que bajan los ingresos del país, 96% de las exportaciones provienen del petróleo, cuyo precio promedio se ha reducido de más de $100 que logró alcanzar en sus mejores fechas, a poco más de $50 (hay que recordar que nuestros crudos son muy pesados, y además contienen azufre, ambos factores dificultan y encarecen las labores de traslado y refinación, lo que baja su cotización, en comparación con otros crudos, menos pesados y sin azufre, como el marcador Brent, del Mar del Norte. PDVSA ha debido importar crudo liviano, para mezclar con los pesados extraídos de nuestros yacimientos, a fin de reducir sus densidades y hacerlos más apetecibles al mercado mundial). Los chavistas,  además de palpar que disminuye el flujo de dinero y ayudas en general con las que el régimen compraba su respaldo, también sufren el Desabastecimiento, la Inseguridad, y los Pésimos Servicios, tres tumores que afectan a la mayoría de la población venezolana, frente a los cuales de poco o nada vale ser simpatizante del PSUV, igual deben hacer colas para adquirir limitadas cantidades de los productos escasos -cuando aparecen-, igual deben sufrir el robo de sus bienes o sus vidas en un atraco, o las insuficiencias de los servicios hospitalarios, educativos,  de Transporte y Comunicación, o los “apagones” programados, fallas que afectan con insoportable frecuencia a grandes conglomerados de todos los espectros sociales y políticos. Si no pudieron ser mayoría real (electoralmente lo lograban con FRAUDE) cuando por cada barril de petróleo recibían más de 100 dólares, es imposible que mantengan el respaldo de la cuarta parte de los venezolanos con la mitad de aquel ingreso y todos los problemas en preocupante aumento. Para el 2015 se prevé una situación peor que la actual.

Los anteriores párrafos nos reflejan “el legado de Chávez”, saldo negativo que ningún Estadista serio envidiaría, y que ha sido multiplicado por la muy torpe gestión del sucesor que el Patán Mayor designara en diciembre del 2012 (lo que a su vez le impusieran sus amos del castrismo). Incapaz de cambiar el errado rumbo a pesar de que todo a su alrededor le indica que es la única opción para evitar el desastre definitivo, que ocurrirá si mantiene este esquema fósil e insensato, que ya condujo a la quiebra y al colapso a todos los experimentos anteriores de similar contexto: Capitalismo de Estado y Colectivismo social. Pero Maduro no sabe cómo resolver el dilema que enfrenta desde que oficialmente se anunció la muerte del caudillete con doble dosis de Mático: Carismático y Dogmático, es decir atractivo para las masas pero encerrado entre los muros de sus ataduras ideológicas, hipotecado al pasado estalinista y particularmente al mito fidelista, de quien esperaba ser heredero continental. Tuvo Respaldo y Recursos para satisfacer las expectativas por las cuales fue elevado a la presidencia en 1998, pero fue incapaz de trascender los parámetros de la utopía comunistoide, con cuyos manuales de Petete se instruyó de manera famélica en su juventud. Aunque bautizó a su engendro como “socialismo del siglo 21” él sabía que su génesis ideológica y su apoyo real estaban en la dictadura totalitaria, estalinista y militar, de la cual era agente (pasivo desde los años 70, activo desde que salió del clóset en el 2003 y se entregó de lleno en los brazos de Fidel, para que lo rescatara de la derrota segura del Referendum).

Maduro terminó de destruir la economía venezolana, pero ahora no tiene ni la mitad de los dólares que se usaban para importar lo que dejamos de producir, comprar Votos de chavistas y respaldos de países débiles que se ofrecen al mejor postor (algunos de los cuales nos deben  grandes cantidades de dólares, pero no tocan ese tema y ya casi le niegan el saludo). A menos que pudieran ocurrir milagros en época de satélites, celulares, gente alfabetizada y el planeta globalizado, tendría que abrirse el Mar Rojo y resucitar cientos de Lázaros para que en el 2015 el Desabastecimiento, la Inseguridad y los pésimos servicios no recrudecieran, haciendo mayor aun el descontento de los venezolanos, lo que incluye a los pocos que le quedan en su haber al régimen rojo rojito. Maduro acabó la poca credibilidad que le quedaba con la cómica en torno al asesinato de Serra, sus afiebradas acusaciones a Uribe, y a la Oposición, luego de que el CICPC demostrara que se trató de un crimen entre puros malandros endógenos y rojitos. Pero la súper guinda de la Torta de Maduro (que no de plátano), fue esa patética manifestación en contra de los Estados Unidos, el “imperio”, a la que no logró convocar ni tres mil revolucionarios, para repudiar lo que él y su banda cínicamente llaman un ataque a Venezuela, cuando hasta los chavistas de base saben que es un Acuerdo del Congreso de EEUU, que ha sido refrendado por el presidente Barack Obama, señalando Sanciones (prohibición de ingreso a territorio de EEUU, congelación de depósitos en bancos de EEUU) para un grupo de 56 altos funcionarios del régimen que ilegalmente preside Maduro, por su participación en Violaciones a los Derechos Humanos (represión brutal, excesos y torturas). Hay que ser demasiado obtuso para interpretar que esa medida contra 56 violadores de DDHH, agreda a Venezuela, ni siquiera a una porción importante de sus habitantes. No es una medida contra el país, ni contra su Soberanía (como sí lo son las medidas y ejecutorias diseñadas e impuestas por los jefes de Maduro en La Habana, que han perjudicado grandemente a Venezuela, su Soberanía, su Economía, su Convivencia, y a la mayoría de sus habitantes, incluyendo a chavistas que han permanecido ajenos a las decisiones que produjeron Corrupción y pérdidas de patrimonio territorial, económico, legal, histórico y social a toda Venezuela). Maduro no es Venezuela, ni siquiera nació en territorio venezolano, ni ha respetado lo que la Constitución establece para los no nacidos acá. Extrapolando de forma iconoclasta, Bolívar tampoco es Venezuela, ni constituye una agresión al país el criticar o cuestionar algunas de sus acciones o propuestas, sin por ello negar que SB forma parte del grupo de próceres primordiales, que le dieron al naciente país su independencia del imperio español y son fundadores de la República que recibimos todos en herencia, que debemos mantener y mejorar para las futuras generaciones.

Para colmo, encima de la paupérrima asistencia a su mitin antiimperialista, el miércoles 17, día que conmemora el fallecimiento de Simón Bolívar, en Santa Marta, Colombia, 1830, la Historia, que no anda pidiéndole asesoría ni permiso a los mediocres como Maduro y su combo, produce a sus espaldas otro cambio de gran trascendencia, un complicado Acuerdo entre la dictadura militar que somete a la Cuba castrista y la Democracia ejemplar de Estados Unidos, la primera potencia mundial -económica. Militar y políticamente-, a fin de restaurar gradualmente las relaciones entre ambos países, ir suavizando el EMBARGO (nunca ha sido bloqueo) que impuso EEUU a Cuba a raíz de las arbitrarias expropiaciones de sus empresas en 1961, sin haberlas  pagado hasta hoy, otra de las infelices ocurrencias del caprichoso Fidel, que su hermano trata de revertir (las conversaciones tomaron año y medio) para frenar el estancamiento de la isla cárcel y evitar que el obvio e imparable descontento de las nuevas generaciones de cubanos se le rebelen y se lo lleven en los cachos, junto al resto de su Nomenklatura, hoy en el poder en la parasitaria e indigente Cuba. Este acuerdo nos produce un inevitable Dejavú, pues nos traslada a la crisis de los misiles en octubre del 62, cuando John Kennedy por EEUU y Nikita Jrushov por la URSS llegan a un difícil acuerdo, sin que el soviético le consultara siquiera la hora o qué corbata ponerse, a Fidel Castro, mirón de palo entonces como Maduro ahora.

Con Cuba y Estados Unidos poniendo a funcionar sus respectivas embajadas, mejorando sus relaciones no sólo diplomáticas, sino y esencialmente comerciales, aunque los Derechos Humanos siguen sin formar parte explícita del arreglo, sin duda alguna que la implementación de los primeros elementos del Acuerdo producirán gradualmente cambios en la actitud y el comportamiento de los cubanos residentes en la isla, y esos cambios, junto a lo que se sume al Acuerdo inicial a partir de las conversaciones, que por supuesto proseguirán, necesariamente integrarán compromisos que irán debilitando la estructura represiva que hoy rige y se incluirán -en un futuro a mediano plazo- normas conducentes al estricto respeto a los DDHH de los hasta hoy sometidos habitantes de Cuba, hasta dar paulatina entrada al sistema Democrático, que a su vez traerá la Prosperidad que deriva de las Libertades y el Mercado de participación libre y competitiva, no intervenido, regulado y controlado exclusivamente por el Estado.

Maduro, sin dólares, sin su otra indispensable muleta del antiimperialismo, es probable que vea la conveniencia de distanciarse de la presidencia que alcanzó con ilegalidad documental, fraude electoral, manipulación de fallecido mantenido con vida de manera virtual, y tráfico de influencias habaneras, y -ahora sí- saque su genuina Partida de Nacimiento de donde la tiene escondida hace añales, y la muestre urbi et orbi, para escabullirse de esta difícil situación, sin que haya habido Renuncia, ni Golpe Militar, ni levantamiento popular a escala nacional. Con la Partida de Nacimiento y suficientes fotocopias, puede excusarse diciendo que “se le chispoteó” o que “fue sin querer queriendo”, y tomar las de Villadiego de prisa y sin pausa. Le deja este berenjenal encendido a todos los que sí nacimos acá y nos duele Venezuela. Que Cilia lo siga o se largue para otro destino, ya no es de mi conocimiento ni incumbencia. Como tampoco cabe en este escrito especular qué escondites van a escoger los otros responsables por este desastre que llevan 16 años elaborando, pero me atrevo a afirmar que, igual que el 12 de abril del 2002, en Cuba no los van a querer recibir, pues si entonces eran “enemigos” del imperio y Fidel rechazó que le enviaran al Chávez renunciante, ahora que andan de manos tomadas Raúl y Barack, dudo mucho que acepten a esos coleados rojos rojitos, y antiimperialistas de discurso, en la muy conversada Luna de miel del mulato y el octogenario.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Excelente trabajo el del amigo Edgard, pues traza con claridad ese hilo conductor que desde el inicio de nuestra etapa democrática ya llevaba dentro de sí el germen de su decadencia y destrucción. No hubo forma ni manera de poder dar el salto al verdadero desarrollo, salvo un maquillaje de civilidad y modernidad que terminó colocándose de espaldas a los verdaderos objetivos del interés nacional. Con el ex Caudillo se culmina el proceso de decadencia nacional y con el señor Maduro se le da la estocada final a cualquier posibilidad de rectificación en medio de una ausencia de recursos, liderazgos y un destino incierto, como para poder enfrentar el arduo proceso de reconstrucción nacional en un país que inevitablemente ya no será nunca más el mismo pues la misma realidad objetiva nos irá señalando y recordando que el despilfarro, la corrupción y los malos gobiernos nos arrebataron seguramente la última oportunidad de ser un país diferente a los del montón. Quizá ahora, pobres y arruinados, seamos mas humildes y nos tomemos mas en serio el que solo con el trabajo productivo y creador es que se puede hacer un país mas seguro y solidario con la mayoría de los compatriotas que hoy pasan hambre y necesidades dentro del mas completo abandono por parte de esa indigna logia en el poder, que nos ha acabado de sepultar…

    EXCELENTE TRABAJO EDGARD, TE FELICITO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba