Opinión Internacional

“Poderoso caballero es don Dinero”

1) Se está denunciando la politización en tiempos de desastre. ¿Qué opina?

Con honestidad histórica, nunca antes hubo en Bolivia el grado de politización, demagogia y populismo a costa del dolor de la gente afectada por desastres naturales, como ahora. Lo que está haciendo el régimen de este Estado plurificciones es una falta al respeto y a la decencia que merecen los afectados, cuya angustia por la pérdida de sus bienes, pocos o muchos, se ha convertido en materia prima de la siempre millonaria propaganda política de Evo Morales y compañía.

Más aún en época de campaña electoral, que demuestra una ausencia de ética en la información y comunicación gubernamental, con una avalancha ensordecedora. Como hacer gala de la imagen del Vice, por ejemplo, cargando bolsas de alimentos o vituallas con una sonrisa de oreja a oreja. Con un agravante que no merece disculpa alguna: en lugar de comprar aviones estelares para el autócrata Morales y otros no tan lujosos para sus acólitos; y también comprar satélites y teleférico; e impulsar el circuito del Dakar con pompa digna de Césares; y poner toda la carne al asador para la reunión del Grupo 77+China, que alimentan su propaganda política, ya podía el régimen haber pensado en paliar o solucionar el problema en las zonas donde las lluvias y los ríos que desbordan anualmente, hacen estragos. Es decir, dotar a Defensa Civil de equipos humanos y técnicos adecuados y una flota de helicópteros para tal fin, en lugar de pedirlos prestados o alquilados a la Argentina u otro país.

2) ¿Acaso no fue siempre así?

Desastres naturales han habido siempre, cierto, pero nunca fueron objeto de la ausencia de ética política comunicacional como ahora. La comparación entre este gobierno y los anteriores tienen otra dimensión, no solo la ausencia de ética. Y esa dimensión es que en 8 de des-gobierno del MAS, Bolivia tuvo ingresos iguales a los acumulados en más de 20 años por los anteriores. Solo un dato: entre los años ’85 al 2003, Bolivia vendió el millar de pies cúbicos de gas, primero a Argentina y luego a Brasil entre 0.90 y 2.30 dólares. De 2005 a la actualidad ese precio ha oscilado entre $us. 10 y 14. Y no es solo gracias al incremento de precios de ese recurso energético, por la demanda de China, India y otros países, sino también a la Ley de Hidrocarburos de 2003, que tuvo que promulgar Hormando Vaca Diez (+) como presidente del Senado (2003), mientras Morales, siendo diputado se negó a apoyar la medida desde el Parlamento. Gracias a esa Ley, Bolivia incrementó sus ingresos por una muy buena negociación-adecuación de las tasas impositivas con las empresas transnacionales.

En resumen, la renta petrolera que podía haber sentado las bases para un crecimiento con desarrollo, ha sido despilfarrada “en rumbosidades”, como ya dijo Don Hernando Sanabria, sobre los ciclos de la goma. Con Morales, Bolivia ha sido víctima de una sucesión de políticas económicas populistas que han sacrificado el largo plazo en aras al corto plazo, desde hace 8 años. El resultado es el país hoy desguarnecido en circunstancias penosas y críticas para tanta gente, que vive hace semanas con el agua a la cintura, cosechas inundadas, ganado perdido, caminos intransitables, puentes arrasados, zonas incomunicadas y los problemas de salud y epidemias a la vuelta de la esquina.

3) ¿Como observa este fenómeno frente al discurso del pasado 22 de enero, cuando el Presidente pintó un país de fantasías y ahora todo el territorio, las obras y las inversiones se caen a pedazos?

Aquel discurso de casi cinco horas del jefe del régimen en el IV aniversario de su Estado Plurinacional, fue otra de las tantas ficciones con las que atiborra al país. Desprestigió a líderes políticos anteriores a él y a los partidos de oposición, pero desplegó populismo a rabiar cuando prometió regalar Bs. 1000 a los futuros bachilleres, muchos de ellos también futuros electores en octubre de este año. Pero no ofreció promover industrias productivas con empleo también productivo, salarios justos y estables, para sacar a gran parte de la población económica activa (PEA) de la informalidad que se traga cerca de 80% de esa fuerza laboral. En cambio, si prometió incursionar en la era de la energía nuclear, cuando hoy por hoy, las zonas de desastre no tienen luz, ni velas, ni agua potable, ni alimentos, ni remedios: no tienen nada. En ese discurso Evo Morales habló del país de las maravillas, como el de Alicia, es decir, pura ficción, mientras, como Ud. dice, el país se cae a pedazos, como la administración de justicia, subordinada al poder político, por darle otro ejemplo.

4) Como quiera que sea, ha ganado elecciones…

A punta de violaciones al Estado de Derecho, claro que sí. El régimen no da puntada sin hilván y todo sirve para hacer campaña: ganaron las elecciones nacionales de 2005 con el lema el “proceso de cambio” y el “socialismo del siglo XXI” arropados por el extinto Hugo Chávez, como parte de un proyecto continental y cabeza de playa de la revolución socialista bendecida desde Las Antillas. Luego fue “el cambió ya llegó” en 2009, y hoy cabe preguntarse: ¿cuál cambio? Si ahora Morales y los suyos quieren que nada cambie, como la mayoría de los que se autocalifican de izquierdistas, una vez que llegan al poder: cambiar para que nada cambie, al mejor estilo gattopardista. Por eso apuestan a la re-reelección, violando la Constitución que ellos mismos aprobaron con tres muertos en La Calancha, en noviembre de 2007. Para ser objetiva, sí lograron un cambio: darle cara mestiza e indígena a algunas reparticiones del Estado, a costa de la meritocracia. Así se impusieron los ineptos, como en toda práctica demagogo-populista, comprando conciencias, cooptando dirigentes y malgastando los dineros del erario nacional.

5) Pero, ¿Ud. cree que el binomio Morales-García Linera volvería a ganar en octubre?

Mire, las encuestas que los dan como ganadores merecen ser puestas a cuenta de inventario porque no sabemos quién las hace. O mejor dicho, quién las paga. Y aun es prematuro aventurarse. Asumo que aunque hay desencanto por tantos desaciertos, siempre tendrá razón lo dicho por Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645) hace tantos siglos, “Poderoso caballero es don Dinero”. Además hay que considerar la otra punta de la escena electoral: ¿cómo está ubicada la oposición política en el imaginario colectivo de la sociedad boliviana, al parecer todavía muy dispersa, frente al poder oficialista?

El capital circulante y la demanda agregada que hay actualmente en Bolivia, lo cual juega a favor de Morales y los suyos, no proviene solo de los ingresos por commodities: buena parte tiene orígenes nada lícitos, como los ilegales cultivos de hoja de coca, materia prima de la cocaína, el narcotráfico, el contrabando y el lavado de dinero, que parecen no tener límites, con un presidente del Estado, que es también presidente del poderos sindicato de cocaleros en Cochabamba.

6) En los hechos esta elección de octubre 2014 es la tercera de Evo Morales candidato a la presidencia…

En efecto, y ya es evidente lo que algunos autores llaman el “reeleccionismo mágico latinoamericano”, parafraseando a los escritores del boom de la literatura en los años ’60-‘70. Es decir, los presidentes que optan para su reproducción en el poder, ya sea con reformas constitucionales nada santas como en Nicaragua, o con “maniobras envolventes”, menos santas, como en Bolivia, según confesión del Vicepresidente.

En otras palabras, aquí “envolvieron” a la oposición política y le hicieron creer que si se adelantaban las elecciones nacionales un año antes de que terminara el primer mandato de Morales, en principio 2006-2010, ese sería respetado como un primer período. Hubo elección en 2009, pero ya con nueva Constitución Política del Estado (CPE) y un Estado Plurinacional, que parece salido de un “realismo mágico maligno”.

Toda la historia anterior a la nueva Constitución ha sido borrada, como la categoría de República de Bolivia. Hoy es este Estado Pluri, gobernado por una dictadura revestida de democracia, que ha reducido el voto, a mero instrumento electorero. Es un Estado que rinde culto a la persona del autócrata Evo Morales, quien hace gala de ausencia de compromisos éticos, políticos y humanos, que niega la diversidad y la pluralidad política, y que apuesta al clientelismo populista, despilfarrando los dineros del tiempo de “las vacas gordas” sin rendir cuentas.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar