Caracas, Miércoles, 16 de abril de 2014

Sección: Cultura

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Jesús Soto (1923-2005)

Eduardo Casanova Sucre

Domingo, 9 de diciembre de 2012







   Foto: Google

Cuando fui por primera vez al Museo Lousiana, el más importante centro de arte moderno del norte de Europa, ubicado en el pequeño pueblo de Humlebæk, entre Copenhague y Elsinore (Helsingør), en Dinamarca, una de las cosas que más me llamó la atención fue el toparme con una obra de Jesús Soto, como parte de la colección permanente del museos y colocada en un sitio muy destacado. Eso fue a comienzos de 1968. Con el paso del tiempo me acostumbré a ver sus trabajos, tal como los de Carlos Cruz Diez, en lugares de verdadera importancia en el mundo entero, y lo más importante: no están en donde están porque un gobierno venezolano haya pagado para que los pongan allí, sino porque conocedores de arte de todo el mundo las han buscado.

Jesús Rafael Soto nació el 5 de junio de 1923 en Ciudad Bolívar. Sus padres fueron Luis Rafael García Parra y Emma Soto. En 1935 empezó a estudiar guitarra en su ciudad natal, en la que vivió hasta 1842, cuando el gobierno regional del Estado Bolívar le concedió una beca para que estudiara en Caracas. Previamente había sido cartelista de los tres cines de Ciudad Bolívar, en lo que fue su aproximación al estudio de artes plásticas. En la Escuela de Artes Plásticas se relacionó con grandes artistas como Alejandro Otero y Carlos Cruz-Diez. Fueon sus maestros Rafael Ramón González, Juan Vicente Fabbiani, Marcos Castillo y Antonio Edmundo Monsanto, entre otros. Allí descubrió el trabajo de Georges Braque y se orientó hacia el arte moderno. Sus primeras obras (bodegones, retratos y paisajes) reflejan influencias de Marcos Castillo, Henri Matisse, Paul Cézanne y Pablo Picasso. Desde 1943 sus trabajos se exhibieron en exposiciones colectivas en Caracas, y en 1949 fue su primera exposición individual en el Taller Libre de Arte, en Caracas. Al terminar sus estudios, en 1947, fue designado Director de la Escuela de Artes de Maracaibo, en donde estuvo tres años hasta que una beca del gobierno nacional lo llevó a París a seguir estudios superiores. En Maracaibo había estudiado la obra del artista ruso Kasimir Malevich, que tuvo una importante influencia en sus investigaciones sobre la luz en las artes plásticas y su acercamiento al cinetismo, del que fue uno de los principales cultores. En París, para mantenerse, ejerció varios oficios, entre ellos, con mucho éito, el de músico popular. Al poco tiempo empezó a darse a conocer como un creador original, cuya obra iba a la vanguardia de la de sus contemporáneos. Entre 1951 y 1968 participó en las exposiciones colectivas del Salón des Rëalitës Nouvelles, en París. También en París fue una exposición individual que afirmó su presencia en Europa, en la Galerie Denis Ren, en 1956. En 1957 participó en la Bienal Internacional de Sâo Paulo, en Brasil. En 1958 sus trabajos estuvieron en la Biennale di Venezia, en la International Exhibition de Bruselas, Bélgica y en el 1er. Festival de Arte de Vanguarda, Citë Radieuse Le Corbusier, Marsella, Francia. En 1959 volvió a participar en la Bienal de Sâo Paulo, Brasil, y hubo una exposición suya, individual, en la Galerie Iris Clert, en París. En 1960 participó en la 50 Jahre Entwicklung, Helmbaus, Zúrich, Suiza. Y en 1961 sus obras estuvieron en Bewogen beweging, Stedelijk Museum, Ámsterdam, en el Moderna Museet, de Estocolmo, en el Louisiana Museum, en Humlebaek, Dinamarca y en el Zero, DÆsseldorf, Alemania. Un año después, en 1962, participó en la Biennale di Venezia, y en Nul, Stedelijk Museum, Ámsterdam. En 1963 volvió a participar en la Bienal de Sâo Paulo, y en 1964 estuvo otra en la Biennale di Venezia. Ese mismo año hubo otra exposición individual suta en la Galerie MÆller, de Stuttgart, Alemania. En fue uno de los artistas más destacados en la exposición llamada Anthology of Kinetik Sculpture and Perceptual Art, Signals, en Londres, Inglaterra; y también estuvo en la exposición Lumiêre, Mouvement et Optique, Palais des Beaux-Arts, de Bruselas, y en la Licht und Bewegung, Kunsthalle, de Berna, así como en Baden-Baden/DÆsseldorf, Alemania.

Ha sido, sin duda, uno de los artistas venezolanos más exitosos y reconocidos de todos los tiempos. Sus “Penetrables”, esculturas diseñadas para que en su interior las personas pueden caminar e interactuar, son obras originalísimas que lo individualizan del resto de los artistas del mundo.

Uno de sus trabajos está en el el techo del salón principal del Teatro Teresa Carreño en Caracas, y existe otro en el interior de la estación Chacaito del Metro de Caracas, que va desde el interior hasta el exterior de la estación y puede apreciarse desde la superficie en la Plaza Brión de Chacaíto. En la Autopista del Este, en Caracas, puede verse otra de sus obras, tal como en “El Cerrito” o Villa Planchart, en Caracas. En 1973 fue inaugurado en Ciudad Bolívar, en su honor, el “Museo Jesús Soto.”

Murió en París, en pleno invierno, el 14 de enero de 2005.


Videos


 
Maurice Béjart <i> Ballet por la vida </i>

Maurice Béjart Ballet por la vida

 
<i>Slimtime</i> Tiempo adelgazante

Slimtime Tiempo adelgazante

 
<i>Encuadre</i> entrevista con el fotógrafo Luis Brito

Encuadre entrevista con el fotógrafo Luis Brito

 


Entretenimiento


 
Andrew Garfield: Cuando interpreto a Spider-Man soy puro instinto

Andrew Garfield: Cuando interpreto a Spider-Man soy puro instinto

 
Antonio Banderas:

Antonio Banderas: "Ha llegado el momento en mi vida de interpretar a Picasso"

 
Metro-Goldwyn-Mayer cumple 90 años con nostalgia de su glorioso pasado

Metro-Goldwyn-Mayer cumple 90 años con nostalgia de su glorioso pasado

 

blog comments powered by Disqus