Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Enfoque Económico

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Informe

Los precios del petróleo

Analitica Research

Jueves, 14 de septiembre de 2000

Introducción

Los precios del petróleo se comportan en buena medida como cualquier commodity, con oscilaciones amplias tanto en tiempos de restricción en la oferta o exceso de demanda, como en los períodos de sobre-oferta. Sin embargo el petróleo tiene algunas peculiaridades. Es el commodity más transado en el mercado internacional, una fuente energética de primera importancia con baja elasticidad-precio en la demanda en algunos de sus derivados, por ejemplo la gasolina. Al mismo tiempo los recursos naturales están relativamente concentrados en un número relativamente pequeño de países. Ello genera tendencias hacia la cartelización y la búsqueda de ganancias extraordinarias o rentas monopólicas. A esto se agrega la inestabilidad política y conflictos que han rodeado a países exportadores claves, básicamente los países del Medio Oriente. Toda esta situación puede hacer que los ciclos de los precios del petróleo sean más amplios y que se puedan extender por varios años.

Es difícil estimar el comportamiento de los precios del petróleo, y por lo general los analistas son cautos con relación a las estimaciones que realizan. Actualmente existe un alza importante en los precios del petróleo y se ha profundizado la situación de incertidumbre con relación al precio futuro. Es posible que los precios no desciendan hacia el fin del año. Tomando en cuenta el último acuerdo del 10/9/2000 de la OPEP, un incremento formal de 800.000 barriles diarios adicionales, y los rezagos para su efecto real, se podría suponer que los precios del petróleo se mantendrán altos el 2000 y tendrán un descenso suave a lo largo 2001.

Los precios del petróleo (1)

En la etapa posterior a la Segunda Guerra Mundial, el precio promedio del petróleo importado a los EEUU, ha tenido un promedio de US$ 19.27 por barril en dólares constantes de 1996. A través del mismo período la mediana para el precio del crudo fue US$ 15.27 por barril en dólares de 1996. Esto quiere decir que sólo cincuenta por ciento de las veces desde 1947 hasta 1997 los precios del crudo han excedido este precio.

Gráfico 1


Así mismo, en ese período los precios en términos constantes sólo han excedido los US$ 22.00 por barril como respuesta a guerras o conflictos políticos en el Medio Oriente. El precio promedio del presente año en términos constantes, sin este tipo de eventos, puede ser de más de US$ 25.00 por barril. El Gráfico 1 muestra los precios del petróleo en dólares de 1996 desde a947 a 1998. El gráfico 2 muestra una serie más larga, desde 1865 a 1994, también en dólares de 1996.

Gráfico 2


El período posterior a la Segunda Guerra Mundial

En términos nominales, el precio del crudo estuvo en el rango de US$ 2.50 a US$ 3.00 por barril desde 1948 hasta el final de los sesenta. El precio del crudo se elevó de US$ 2.50 dólares el barril en 1948 a aproximadamente US$ 3.00 el barril en 1957.

En términos de dólares constantes de 1996 emerge una historia completamente diferente. En dólares constantes de 1996, los precios del crudo fluctuaron entre US$ 14.00-US$ 16.00 dólares por barril para el mismo período.

De 1958 a 1970 los precios del crudo fueron estables a un nivel aproximado de US$ 3.00 por barril en términos nominales, pero en términos reales el precio del petróleo declinó desde un nivel superior a los US$ 15.00 por barril a menos de US$ 12.00 por barril. Es decir, en el período democrático de Venezuela, desde 1958 hasta el fin del primer gobierno de Caldera, los precios del petróleo en términos reales sufrieron una declinación suave.

La OPEP se formó en 1960 con cinco miembros fundadores, Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela. Para el final de 1971 otras seis naciones se habían unido: Qatar, Indonesia, Libia, Emiratos Árabes Unidos, Argelia y Nigeria.

A través del período de post-guerra hasta 1972, los países exportadores de petróleo tuvieron un incremento de la demanda y al mismo tiempo una declinación de 40% en el poder de compra del barril de petróleo.

Los problemas del Medio Oriente y la oferta

La guerra del Yom Kippur y el embargo árabe

En 1972 el precio del crudo en términos nominales era aproximadamente US$ 3.00 por barril y para finales de 1974 el precio del petróleo se había cuadruplicado a US$ 12.00 por barril. La guerra de Yom Kippur comenzó con un ataque de Egipto y Siria a Israel en octubre de 1973. Los EEUU y las potencias occidentales dieron un fuerte respaldo a Israel. Ello influyó en el embargo que impusieron los países árabes exportadores de petróleo. Estos países redujeron su producción en 5 millones de barriles por día, y las otras naciones incrementaron su producción en un millón de barriles diarios. La pérdida neta de 4 millones de barriles diarios se extendió hasta marzo de 1974.

De 1974 a 1978 los precios nominales del crudo se incrementaron a una tasa moderada desde US$ 12.00 por barril a US$ 14.00 por barril. El precio en términos reales permaneció constante.

Crisis en Irán e Irak

Los acontecimientos de Irán e Irak (la caída del Shah, la toma de los rehenes y la guerra Irán-Irak) indujeron a otra ronda de incremento de precios en 1979 y 1980. La revolución en Irán condujo a una pérdida de aproximadamente entre 2 a 2.5 millones de barriles diarios entre noviembre de 1978 y junio de 1979. En 1980 la producción de Irak cayó 2.7 millones de barriles diarios y la de Irán en aproximadamente en 600.000 barriles diarios durante la guerra Irak-Irán. La combinación de estos dos eventos resultó en un crecimiento de más del doble en los precios del crudo, de aproximadamente US$ 14.00 en 1978 a US$ 35.00 por barril en 1981. En la década, los precios se multiplicaron por doce, de US$ 3.00 a US$ 35.00.

El desarrollo de otras áreas petroleras

El incremento significativo de los precios, los conflictos y la fragilidad política del Medio Oriente, propiciaron el rápido desarrollo de otras áreas petroleras, como el Mar del Norte, Alaska y el Golfo de México, y en consecuencia se redujo la participación de la OPEP en el mercado petrolero.

El intento de control de precios por la OPEP

La OPEP no ha sido muy efectiva como cartel. Durante el rápido incremento de precios de 1979-80, el ministro de Arabia Saudita, A. Yamani, repetidamente advirtió a los miembros de la OPEP que los altos precios del petróleo podían conducir a mediano plazo a una reducción de la demanda. El aumento de la eficiencia energética, específicamente con relación al petróleo, y la recesión mundial condujeron a la caída de los precios del petróleo. Pasada la recesión, los efectos de la mayor eficiencia energética permanecieron.

De 1982 a 1985 la OPEP intentó controlar la oferta estableciendo cuotas lo suficientemente bajas para estabilizar los precios. Este intento tropezó con el incumplimiento de las cuotas de los países miembros. Arabia Saudita, el exportador fundamental de petróleo, actuó por un período, como moderador de la oferta intentando frenar la caída de los precios.

En 1985, la política de Arabia Saudita cambió. Ligaron sus precios al mercado spot de petróleo crudo y en los comienzos de 1986 incrementaron su producción de 2 millones de barriles diarios a 5 millones de barriles diarios. Los precios del petróleo se desplomaron a menos de US$ 10.00 por barril para mediados de ese año.

En diciembre de 1986 la OPEP intentó un acuerdo con el objetivo de un precio de aproximadamente US$ 18.00 dólares por barril. En enero de 1987 ese acuerdo se deshizo y los precios se mantuvieron débiles. El precio del crudo se reanimó en 1990 con la salida de aproximadamente 5 millones de barriles diarios asociada a la invasión de Kuwait por parte de Irak, que fueron remplazados, con rezagos, básicamente por Arabia Saudita. Después de la guerra, los precios declinaron. En 1994 los precios del crudo en términos constantes tuvieron su nivel más bajo desde 1973.

El período posterior a 1994

1997

En 1995 el ciclo de precios sufrió una reversión moderada. El fuerte crecimiento de la economía norteamericana y de Asia incrementó la demanda de crudo y estimuló un incremento de precios hasta bien entrado 1997. La recuperación de los precios llegó a su fin con el impacto de la crisis financiera de Asia, la cual fue subestimada tanto por la OPEP como por las agencias internacionales. En diciembre la OPEP incrementó su producción en diez por ciento, pero la economía asiática había detenido su crecimiento y un número importante de países asiáticos se encontraban en situación crítica.

1998 y 1999

Los precios de 1997-98 fueron los peores, ajustados por la inflación, desde 1973. En 1998 los precios del petróleo tuvieron una declinación importante, de aproximadamente US$ 17.00 nominales por barril en diciembre de 1997 a alrededor de US$ 10.00 por barril en diciembre de 1998, impulsada por la reducción de la demanda que provocó la crisis asiática. A lo largo de 1999, el precio tuvo una recuperación importante, por los recortes sucesivos de la oferta que instrumentó la OPEP y países no-OPEP, especialmente México y Noruega, y la superación de la crisis asiática. El precio se recuperó y en enero del 2000 superó en términos nominales los precios de enero de 1997, al colocarse aproximadamente en US$ 25.00 por barril. En términos reales el precio de enero de 1999 es similar al precio de enero de 1997. Desde 1995, la demanda se ha mantenido fuerte a excepción de 1998.

La banda OPEP

Actualmente la OPEP está intentando controlar el precio sobre la base de una banda de precios, la cual ha tenido respaldo genérico por los miembros de la organización. Al mismo tiempo, la OPEP aspira convencer a otros productores no-OPEP de las bondades de buscar la estabilidad de los precios.

Supuestamente, la banda operaría de la siguiente manera: Si los precios del petróleo OPEP se mantienen por más de 20 días por encima de los US$ 28.00 por barril, la OPEP incrementaría su producción en 500.000 barriles diarios, y si desciende de US$ 22.00 por barril, se produce un ajuste equivalente en la oferta en sentido inverso. Está por verse la eficacia que pueda tener esta intención.

En primer lugar, hay que tomar en cuenta factores estructurales, en el sentido del posible incremento de la oferta fuera de la OPEP a mediano plazo y el comportamiento de la demanda mundial, cuya tasa de crecimiento puede reducirse si se mantienen altos los precios. En segundo lugar habría que evaluar el potencial cumplimiento de los miembros de la OPEP al ajuste coordinado de volúmenes que requería el mecanismo, lo cual pudiese estar en conflictos con la necesidad de ingresos petroleros de algunos de sus miembros o los objetivos de países individuales.

En tercer lugar, parece existir rezagos (y otros problemas) entre las posibles decisiones de producción de la OPEP y el suministro efectivo al mercado, lo cual podría dificultar evaluar la relación producción-precios. Por último, habría que considerar cual es la tendencia del precio del petróleo a largo plazo, hacia el futuro. Sí la experiencia histórica de largo plazo se toma como guía, existiría un regreso a la media en los precios del crudo, y suponiendo un precio promedio de US$ 19.00 por barril para el crudo en términos constantes de 1996, la banda actualmente estaría sobre ese promedio. De todas maneras se conoce poco acerca del mecanismo para realizar una evaluación. Hasta el presente es más una intención que un mecanismo operativo.

El 2000 y las perspectivas

Durante los primeros ocho meses del año 2000 los precios del crudo tuvieron en promedio un precio más alto que el de la mayoría de las estimaciones realizadas en 1999, incluyendo las estimaciones de la International Energy Agency (IEA) y la Energy Information Administration (EIA). El precio promedio ha sido aproximadamente US$ 26.00+ por barril hasta julio, y el ritmo alcista que comenzó al inicio de 1999 se ha mantenido, con pequeñas inflexiones en abril y julio. La OPEP en marzo (la llamada resolución de los nueve, excluyendo a Irán e Irak, donde los nueve países llegaron a un acuerdo de producción de 21.1 millones de barriles diarios) decidió un aumento formal de 1.7 millones barriles diarios, aunque el aumento real fue menor por el incumplimiento que existía de las cuotas. En junio la OPEP decidió otro aumento formal de aproximadamente 700.000 barriles por día, según el cual el total de la producción de los diez países, excluyendo sólo a Irak, llegaría a 24.5 millones de barriles diarios. La oferta efectiva de la OPEP ha sido superior.

Hasta el momento, la razón fundamental del incremento de los precios ha sido el incremento de la demanda impulsada por la muy rápida recuperación de las economías asiáticas, más fuerte de la previsto, un ritmo de crecimiento de los EEUU también más rápido de lo previsto, donde el esperado soft landing todavía no se ha materializado; y un desempeño positivo de las economías europeas. Al mismo tiempo, la oferta no-OPEP se ha incrementado a una tasa inferior que la de la OPEP.

Es posible que los precios del crudo no tengan modificaciones hacia la baja en lo que resta del año, a pesar de la decisión de la OPEP el 10 de septiembre en Viena, un aumento de producción formal en 800.000 barriles diarios adicionales, superior en 300.000 barriles diarios a lo que indicaba el mecanismo de la banda. El aumento efectivo será menor, ya que los países de la OPEP estaban produciendo por encima de los limites establecidos en junio y sólo Arabia Saudita y Kuwait, y en menor medida Emiratos Árabes Unidos, tienen capacidad para incrementar la producción de manera significativa.

Arabia Saudita, el único exportador con capacidad ociosa instalada realmente importante anunció en julio que procedería a un aumento unilateral de 500.000 barriles por día para reducir las presiones al alza de los precios. Sin embargo, según distintas informaciones, el aumento efectivo habría sido de 250.000 barriles diarios.

Si se toma en cuenta el efecto del invierno, los posibles problemas de cuellos de botella y rezagos temporales en la oferta, es difícil suponer que los precios del crudo tengan hacia finales de año bajas muy significativas. Según las informaciones de las agencias especializadas, los mercados petroleros de corto plazo se mantienen sensibles a los indicadores de oferta de corto plazo, básicamente el nivel de inventarios de EEUU, los cuales se mantienen bajos. Un escenario es que los precios se mantengan en niveles altos hasta el fin de año y luego se inicie una declinación suave.

Si los precios nominales del crudo importado de los EEUU tienen un promedio de US$ 28.00 por barril en el 2000, ello implicaría un precio en términos de dólares de 1996 aproximadamente de US$ 25.45 por barril, los precios más altos desde 1990 y de 9 dólares más en términos reales que en 1999. Con respecto a los precios de finales de 1998, cuando el precio era de algo más de US$ 10.00 por barril, en los dos últimos años, diciembre 1998 a diciembre 2000, los precios del crudo se triplicarían.

En este escenario, el precio promedio de la cesta de exportación venezolana en el 2000 puede ser superior a los US$ 26.00 por barril, algo más de 10 dólares que en 1999. Ello implicaría ingresos por exportaciones petroleras de Venezuela en él 2000 superiores a los 26 mil millones de dólares, más de 10.000 millones de dólares que en 1999. Un aumento de más de 60% en dólares constantes y de más del 10% del PIB.

Las estimaciones de precios de las agencias internacionales en agosto suponían un escenario de precios más bajos. Según la estimación (agosto 2000) de la Energy Information Administration (EIA), la oferta mundial en el 2000 (aproximadamente 76.6 millones de barriles por día) superaría la demanda (75.8 millones de barriles por día) conduciendo a revertir la tendencia del descenso de los inventarios en los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) que ha prevalecido desde mediados de 1999. De esta oferta, la de la OPEP sería aproximadamente 30.9 millones de barriles diarios. La estimación de base que hacía la EIA, es que los precios del crudo podrían declinar entre 4-5 dólares por barril en el 2001 a partir de un nivel aproximado de US$ 25.00 por barril en diciembre del 2000 para el crudo importado a los EEUU. Sí esta última información fuese correcta, la cesta de exportación venezolana pudiese estar en el 2001 en aproximadamente US$ 22.00-21.00 por barril.

En su informe de agosto la EIA suponía que la demanda mundial compatible con ese escenario de precios podría crecer alrededor de 2 millones de barriles diarios, mayor al crecimiento del 2000, el cual habría sido de 1.3 millones de barriles diarios. Ello estaría soportado por un crecimiento sostenido de la economía mundial. El crecimiento de la oferta sería también de aproximadamente 2 millones de barriles diarios, para pasar a 78.5 millones de barriles diarios, sobrepasando la oferta a la demanda. De esta oferta, la OPEP supliría 32.1 millones de barriles diarios, en comparación con los 30.9 millones que sería la oferta de la OPEP en el 2000.

Según la estimación de agosto de la International Energy Agency (IEA)(2), la demanda de crudo en el 2000 se incrementaría en 1.2 millones de barriles por día respecto a 1999, un crecimiento menor al que estimaron en agosto de 1999. La oferta, se incrementaría en aproximadamente 1.6 millones de barriles diarios. Para el 2001 supone un incremento de la demanda en 1.9 de una base de 75.8 millones de barriles diarios. El incremento de la oferta sería de 1.9 o 2.0 millones de barriles diarios. En su estimación de precios, la IEA es más cauta, pero indica una tendencia similar de declinación suave de los precios en el 2001.

Según el mercado de futuros (Nymex) del 7/09/2000, el descenso de los precios sería suave, pero parte de un nivel superior. Desde de US$ 33.10 por barril para el WTI en diciembre del 2000, a US$ 27.38 por barril en diciembre del 2001, lo cual indicaría que los mercados de futuros (para esta fecha) perciben precios altos con una declinación suave a lo largo del 2001. Durante el 2000 el mercado de futuros ha mantenido la apreciación según la cual existirá un descenso suave del precio en el 2001, pero ha elevado el nivel del cual parte el descenso.

En su informe de inicios de septiembre, la EIA cambia al alza sus estimaciones y supone que los precios del crudo importado a los EEUU permanecerán superiores a US$ 28.00 (aproximadamente US$ 30.00 para el WTI) por barril por lo que resta del año, declinando en forma suave en el 2001 hasta un promedio algo inferior a los US$ 24.00 por barril, un estimado superior en dos dólares al de agosto. En este escenario el precio de la canasta de exportación venezolana en el 2001 podría ser de US$ 23.00 por barril, alrededor dos dólares más que en el escenario de agosto. El informe supone que la decisión de incremento formal de producción de la OPEP de septiembre sólo alcanzaría 500.000 barriles diarios.

En resumen, se tiende a suponer, asumiendo los incrementos de la demanda y en la oferta señalados, que los precios del petróleo se mantendrán altos lo que resta del año, y que luego se produciría un descenso suave en el 2001, aunque obviamente existe una incertidumbre importante con relación al nivel. Con relación a la cesta de exportación venezolana, la información (excluyendo la del mercado de futuros) sugiere un precio promedio en un rango de US$ 21.00-23.00 por barril para el 2001. Si se toma como guía la información del mercado de futuros, el precio sería más alto.

El precio del crudo y su efecto mundial

A pesar de que los precios del crudo durante el 1999 y el 2000 se han triplicado, el efecto de este incremento en las economías desarrolladas ha sido, hasta ahora, menor que en otras ocasiones. Es decir, este incremento no ha producido un shock de oferta comparable, cuando fue un factor importante en la estanflación de los ochenta. Este año la economía de los EEUU ha mantenido un alto ritmo de crecimiento, 5.3% en el segundo trimestre, y las economías asiáticas o europeas, hasta el momento, mantienen un desempeño entre excelente y positivo.

Ello tiene distintas razones. En primer lugar, el incremento de precios en términos reales no es tan violento, especialmente si se lo compara con el incremento producido por la guerra Irak-Irán, y fundamentalmente, las economías de los países desarrollados, especialmente los EEUU, se han tornado más eficientes en el consumo energético, específicamente del petróleo. Como resultado, el consumo de crudo como proporción del producto es menor y por tanto el potencial shock desde el lado de la oferta es más reducido que en el pasado. En Europa el incremento del precio del petróleo ha tenido más efecto que en los EEUU, entre otras razones, por la depreciación del Euro.

En los países subdesarrollados, con excepciones como Argentina, la situación es diferente y se mantienen más sensibles a los aumentos de precios del petróleo. A pesar del aumento en la eficiencia energética de los países más desarrollados, si los precios del petróleo no muestran a lo largo del 2001 una tendencia a la declinación, ello podría afectar el ritmo de crecimiento y la demanda de crudo hacia el futuro.

En términos globales, se supone que a pesar del aumento de precios en el 2000, si la oferta tiene el comportamiento previsto, no tendría porque descender en forma importante el ritmo de crecimiento económico respecto a las estimaciones iniciales.

El comportamiento del precio de la cesta de exportación venezolana

La cesta de exportación venezolana es un combinado de crudo y productos, cuyo precio ha tendido a ser de US$ 3.00-US$ 2.50 por barril menos que el WTI. Si analiza la serie temporal del precio de esta canasta en términos nominales se obtiene una visión muy diferente a la serie en términos reales, al igual que el comportamiento del precio del crudo importado de los EEUU.

En el Gráfico 3 se presenta el precio de la canasta de exportación venezolana en dólares corrientes y en dólares constantes de 1996 a partir de 1950 hasta 1999. El análisis de la serie en términos nominales puede conducir a una interpretación errónea ya que pareciera que esta presenta una volatilidad extrema y períodos con valores medios bastante diferenciados. Por ejemplo, el promedio desde 1950 hasta 1973 sería de algo más de US$ 2.00 por barril, entre 1974 y 1978 aproximadamente US$ 11.00 por barril, entre 1979 y 1995 US$ aproximadamente US$ 25.00 por barril, y alrededor de US$ 15.00 para los años más recientes.

Gráfico 3


La serie en términos reales presenta un panorama diferente. El precio de la canasta de los años anteriores a 1974 a precios de 1996 no parece tan bajo con respecto a los mas recientes y pareciera haber un solo shock, en 1974, que comienza a revertirse a partir de 1986.

En estadística se dispone de instrumentos analíticos para determinar si una serie es estacionaria o no, vale decir si tiene definidos su promedio y varianza. No obstante, es probable que la conclusión varíe dependiendo del número de años considerados en el análisis. Es claro que al estudiar el comportamiento de la serie de precios del petróleo implícitamente se analiza los factores que afectan la oferta y la demanda, aspectos tecnológicos e institucionales, los cuales pueden cambiar y de hecho han cambiado a lo largo de la historia petrolera. Ello conduce a seleccionar el período 1950-1999 para el análisis de la serie de precios de la cesta de exportación venezolana en dólares constantes de 1996.

El análisis rápido de la serie indica que ella puede considerarse como raíz unitaria. En el Cuadro 1 se presenta el valor del test de Dickey-Fuller aumentado, el coeficiente autorregresivo, la media de largo plazo y el tiempo estimado que tarda el precio del petróleo venezolano en corregir la mitad de una perturbación (duración media).

Cuadro 1


Nota: la ecuación utilizada (omitiendo los rezagos de las diferencias de la variable dependiente) es:
.


La media de largo plazo viene dada por:

y la duración media (n) de una perturbación se obtiene de la siguiente expresión:

.



La media de largo plazo, US$20.30 por barril, es bastante similar al promedio simple de precios del petróleo del período considerado, US$ 19.40 por barril. Es interesante destacar que a precios del año 2000, esta media de largo plazo se aproxima al piso de la banda que se está promoviendo en el seno de la OPEP. El período requerido para corregir la mitad de un shock es de seis años, por lo que, en ausencia de nuevas perturbaciones y suponiendo un comportamiento similar al histórico, el precio de la canasta venezolana debería reducirse gradualmente.

Como se indicó anteriormente, el precio de la cesta de exportación venezolana en el 2000 podría estar alrededor de US$ 26.00 nominales, y en el 2001 en el rango de US$ 21.00-US$ 23.00, si las estimaciones anteriormente señaladas de las agencias internacionales son correctas. Ello indicaría un potencial regreso a la media de largo plazo (en terminos constantes) más rápido que el sugiere el análisis estadístico. No hay que olvidar que las sugerencias que se extraen del análisis estadístico de una serie temporal de precios no tienen porque ser iguales a estimaciones que se realizan tomando en cuenta los elementos que influyen en la determinación de los precios en el mercado, tanto económicos como institucionales.

En el Gráfico 4 se presenta los ingresos de exportaciones petroleras per capita de Venezuela en dólares de 1996. El ingreso del año 2000 es un estimado, suponiendo un precio promedio nominal de US$ 26.00 por barril para este año. Como puede observarse, los ingresos en términos reales sufrieron un shock positivo muy importante en 1974, cuando los ingresos en términos reales superan los US$ 2.500 dólares per capita. Los ingresos se mantienen relativamente altos, con variaciones, hasta 1985. Luego sufre una caída muy importante en 1986, y se mantiene oscilando entre el rango de US$ 500-US$ 1.000 per capita, en promedio significativamente inferiores a los del año 1968. En el 2000 se superaría levemente los US$ 1.000, retornando al ingreso de 1968.

Gráfico 4


ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 
El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

 
Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

 


Política


 
Indeseado show de diálogo

Indeseado show de diálogo

 
Carta al general Miguel Rodríguez Torres

Carta al general Miguel Rodríguez Torres

 
Después del encuentro de Miraflores

Después del encuentro de Miraflores

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor