Caracas, Viernes, 18 de abril de 2014

Sección: Editorial

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

La Venezuela que queremos

Viernes, 3 de agosto de 2012

Es indispensable pensar y vencer el temor al cambio y darle la oportunidad a una nueva generación de venezolanos para que reconstruya un país en el que quepamos todos

La reacción unánime de todos los venezolanos  fue de entusiasmo con el triunfo de Rubén Limardo en Londres quién le brindó al país la segunda medalla de oro olímpico. La Venezuela de ese día no fue ni chavista ni opositora, simplemente fue como cuando juega la Vinotinto: un solo pueblo, una sola nación.  Si eso puede ocurrir en el campo de los deportes, ¿qué impide que esos mismos venezolanos puedan enfrentar juntos el futuro?.

El pasado reciente ha sido un intento de dividir a los venezolanos con base en una falsa lectura de la historia patria, en el afán de imponer una ideología trasnochada que nada tiene que ver con nuestra realidad económica y social y un intento de exacerbar sentimientos de un racismo que dejó de existir hace mucho en nuestra tierra.

Venezuela es y ha sido una tierra de mestizaje y de hospitalidad para los que vinieron de otros países, por eso nuestra mezcla está hecha de blancos peninsulares, indios aborígenes, negros provenientes de África y luego por europeos de distintos orígenes en los que prevalecieron en el siglo XX los portugueses, españoles e italianos. Más tarde la emigración mas importante provino de los países andinos. Por eso el venezolano de hoy es una mezcla de razas y de cultura que lo hace en cierto sentido bastante abierto para conocer la realidad de mundos ajenos.

Lamentablemente en el siglo XXI una porción significativa de nuestros ciudadanos ha optado por emigrar a otros países porque no encuentran en la Venezuela actual ni la seguridad ni las oportunidades de empleo que les permita asegurar un futuro adecuado para ellos y su familia. El lenguaje de odio, de resentimiento y de división debe ser desterrado del léxico de los venezolanos y remplazado por un lenguaje positivo, afirmativo e inclusivo que le abra las puertas a los que se fueron y les de a los que se quedaron un país seguro y en paz con nuevas oportunidades de empleos dignos para todos.

Por eso es indispensable pensar y vencer el temor al cambio y darle la oportunidad a una nueva generación de venezolanos para que reconstruya un país en el que quepamos todos.


Política


 
¿Se mantendrá el diálogo?

¿Se mantendrá el diálogo?

 
El

El "auto suicidio" del PSUV

 
El derecho de defensa en convulsionados tiempos

El derecho de defensa en convulsionados tiempos

 


Sociedad


 

El Nazareno

 

La hora de El Vaticano

 

Contaminar, un crimen contra la humanidad

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor