Caracas, Viernes, 25 de abril de 2014

Sección: Internacionales

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

La ALBA, Ahmadinejad y Paraguay

Germán Gil Rico

Martes, 26 de junio de 2012







   Foto: AFP

En artículos publicados el 17 y 26-07-2007 en estos espacios de Analítica, alertábamos sobre la relación entre la carrera armamentista del gobierno venezolano, el contubernio con Irán y la creación de la ALBA, tapadera de actividades conspirativas contra la democracia suramericana y la obsesión anti-norteamericana. Denunciamos la fase inicial del proyecto, consistente en apoyar la narcoguerrilla, para el momento con numeroso contingente, capacidad logística  y respetable poder de fuego, que azotaba la hermana Colombia, con la intención un conflicto que, eventualmente, podría degenerar en una conflagración extra-continental.

Si bien es cierto que Uribe los paró en seco al bombardear el campamento de las FARC en el lado ecuatoriano de la frontera, dando de baja a Raúl Reyes y ocupando computadoras repletas de información, también lo es que los forajidos gobernantes de la ALBA no cejan en sus afanes por conquistar países que adhirieran al Socialismo del Siglo XXI, exacerbando la simbología patriótica latinoamericana, con el objetivo de crear una especie URSS. Para alcanzar la meta necesitaban un poco más que petrodólares venezolanos y la genialidad mefistofélica de Fidel Castro. Se imponía conformar un bloque de numerosos países con capacidad bélica para enfrentar a USA y sus aliados continentales. ¿Cómo lograrlo? Aliándose con un fanático que produce cohetes de mediano alcance y con capacidad tecnológica para enriquecer uranio en proporciones más elevadas del enriquecido para usos pacíficos.

Ahmadinejad reúne los requisitos y, como “serpientes de la misma pinta cuando se ven se saludan”, coinciden en objetivos. Firman infinidad de convenios comerciales para desarrollo agrícola, industrial, científico, tecnológico que sirven de mampara para ocultar el tráfico de material bélico a gran escala. Aviones teledirigidos (drones) que suponemos para bombardear instalaciones estratégicas en países de la vecindad no alineados con el Socialismo del Siglo XXI y cohetes de mediano alcance que, instalados en los submarinos comprados a países que formaron la URSS, podrían profundizar en territorio norteamericano, si son lanzados desde aguas internacionales o las territoriales de Cuba o Nicaragua. Con lo cual el Comandante Bellaco en Jefe busca meter al país en un berenjenal de inconmensurables proporciones y consecuencias. Todo bajo el paraguas de la Patria soberana.

 Comunistas y sucedáneos sacan a relucir la soberanía cuando beneficia su maniqueísmo. Por ejemplo cuando el Congreso y la Corte Suprema de Justicia de Honduras destituyeron a Zelaya por violar la Constitución, pretendiendo convocar un referendo prohibido en la Carta Magna. Pero cuando cuadros de activistas de la ALBA intervienen en asuntos internos de otros países con abundantes petrodólares, se trata de “solidaridad democrática”.

 

Es cuestión de observar con detenimiento lo ocurrido en Paraguay. Fernando Lugo, ex Presidente de ese país, cuya grisura lo obligó al mutismo frente al chantaje ideológico y la verborragia de los izquierdosos presidentes de los demás países del Mercosur. No sólo es anodino sino patético. Revisemos. Incumple el compromiso de realizar la Reforma Agraria, pero instiga para la invasión de tierras, cierra los ojos ante la inseguridad ciudadana, sospechoso de tener vínculos con el Ejercito del Pueblo Paraguayo (guerrilla financiada por el narcotráfico y los secuestros) nunca remitió al Congreso el protocolo democrático de Unasur y, además, prohijó la realización de un mitin político (social-comunista) en una instalación militar.

Por ese mal desempeño, sin tomar en cuenta su disipada sexualidad que fue engendrando criaturas cuyas madres tuvieron que acudir a la justicia para que reconociera sus “gracias”, le siguieron un juicio político con apego a la Constitución y lo destituyeron. Los alaridos de la ALBA se oyen en Marte y los lamentos por no haberle dado más tiempo para armar su defensa son inaudibles porque la Constitución no establece plazos. Los pararon en seco. Y bien que así lo hicieron. Lo contrario hubiera sido exponer a Paraguay a una confrontación interna, aunque de menor intensidad, lanzada a la opinión mundial por los medios radioeléctricos e impresos financiados y manipulados por el castro-chavecismo.

gergilrico@yahoo.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Víctimas de crímenes de Estado exigen la verdad del conflicto colombiano

Víctimas de crímenes de Estado exigen la verdad del conflicto colombiano

 
Netanyahu exige al presidente palestino que rompa el acuerdo con Hamás

Netanyahu exige al presidente palestino que rompa el acuerdo con Hamás

 
ONU pide pasar a acción en lucha contra violencia sexual en zona de conflicto

ONU pide pasar a acción en lucha contra violencia sexual en zona de conflicto

 


Sociedad


 

Ladrones de niños

 

La muerte de Globovisión

 

El bufón de Fidel

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Germán Gil Rico

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor