Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Chávez: el futuro es sin ti

Enrique Pereira

Viernes, 10 de agosto de 2012

Ya veo la foto del futuro, luego que el presidente saliente le entregue el mando a Capriles







   Foto: Google

 

Lo de ayer sobrepasó todos los límites de lo creíble. Convertiste un minúsculo evento –la inauguración de un abasto- en un acto de gobierno con cadena de televisión incluida. Abusaste de la mentira contando cuentos de pescado, de topochos y de la soberanía alimentaria, para terminar como siempre hablando de tus contendores políticos. Al tiempo que tú hablas sobre nuestra capacidad para ser una potencia alimentaria, treinta y un barcos llenos de comida hacen cola en la rada de Puerto Cabello. Estamos cansados de soportar las mentiras más inverosímiles, contadas sin interlocución alguna, de la boca de un presidente que habla más de lo que gobierna. En este país se come lo que se importa. Al carajo la revolución alimentaria.

La clase media que no te dará los votos que necesitas, está sumada al verdadero pueblo que ya encontró un camino diferente a tus mentiras. El futuro es sin ti.

Para cuando entregues el gobierno, comenzaremos a construir un nuevo país, con una nueva visión de cómo manejar las cosas. Ese futuro sin ti, incluye un plan de soporte a la propiedad, el financiamiento y la ayuda a las actividades del agro y la ganadería, que nos permita dejar de importar lo que comemos. Nunca supiste como lograrlo, por eso el futuro es sin ti.

Cuando entregues el gobierno tendremos que desalojar a las personas que ocuparon la torre Confinanzas –en pleno corazón de la ciudad de Caracas- pues tu gobierno permitió que se generara una ciudad-barrio vertical sin ley alguna, sin respeto a la vida y a la dignidad del pueblo que dices amar. En esa torre la única ley que existe es la de los pranes que controlan ese hábitat. En esa torre no gobierna Chávez. El futuro de esa torre será otro, por supuesto sin ti.

Cuando entregues el gobierno dejaremos de comprar armas y municiones para dedicar ese dinero a reconstruir las industrias de Guayana, las fabricas de cemento, las de acero de construcción y todas las que destruiste durante tu mandato. Te vamos a enseñar a gobernar un país para producir armonía, progreso y paz entre sus ciudadanos. Dejaremos atrás esta sarta de incongruencias que maneja tu extraña manera de concebir una revolución. La revolución la haremos sin ti, pues ya no eres parte de nuestro futuro.

El país que queremos los venezolanos no se escribe en comunismo, del que permite que sus jefes disfruten de buena vida, mientras hablan sin cesar de amor al pueblo. El país que queremos los venezolanos nos debe conducir a que las próximas generaciones entiendan que la violencia no es el camino, como tampoco la deshonestidad y el facilismo. Reinterpretar a Venezuela, para que se convierta en una potencia Latinoamericana, haciendo uso de sus recursos para producir bienestar a su pueblo, no se puede lograr mientras tu gastado pensamiento siga produciendo más de lo mismo: promesas y mentiras

Para cuando te des cuenta, las banderas del progreso ondearan en esta patria unida y entonces, sólo entonces, entenderás que el futuro era sin ti.

                                                                         

vienegrande@yahoo.es

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

 

"Batalla campal" obligó a suspender actividades religiosas en Chacao

 
Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

 


Sociedad


 

Posdiálogo, como lo veo yo

 

Mi Venezuela de ayer y de hoy

 

El 19 de abril de 1810: Los mantuanos caraqueños y la defensa de su Rey Fernando VII

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor