Caracas, Jueves, 17 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Cambios políticos en Venezuela

Antonio Suels

Lunes, 21 de abril de 2003

“No se necesita una investigación muy profunda para llegar a la conclusión de que algo anda mal en la sociedad venezolana… el observador queda inmediatamente impresionado por el tono predominante de violencia e inseguridad.” Así comienza Jorge Ahumada el capitulo I, Hipótesis para el Diagnóstico de una Situación de Cambio Social. El Caso de Venezuela, en Exploraciones en Análisis y en Síntesis, editado por Frank Bonilla y José A. Silva Michelena. Investigación dirigida por el Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela (CENDES) y el Centro de Estudios Internacionales del Instituto Tecnológico de Massachussets, resultados que fueron publicados en noviembre de 1967.

La investigación es un intento por explicar las razones que condujeron a la desintegración de una sociedad tradicional (proceso que comenzó en la primera mitad del siglo XX) y elaborar algunas guías para definir una política eficiente de desarrollo económico y social minimizando el costo social del proceso. A pesar de que el modelo no se pretendía utilizar como instrumento de predicción permitía hacer algunas observaciones sobre el futuro.

Dentro de los síntomas de desintegración me llamó la atención lo que el autor denomina la “disociación de poder” entendida como la existencia de más de un ápice de poder claramente diferenciado (poder económico, político, cultural, militar), yo agregaría el poder sindical. La estabilidad del sistema requiere la existencia de consenso entre los que controlan el poder sobre los asuntos fundamentales que confronta la sociedad, como por ejemplo, el criterio para seleccionar los individuos que ocupan posición de poder, las restricciones sobre el ejercicio del poder y las prioridades. Las sociedades modernas se caracterizan por disociación de poder con consenso, las sociedades en transición por disociación sin consenso. Sostiene el autor que “Venezuela aparenta ser un ejemplo claro de esta última situación.”

Añade el autor que la transición se ve afectada, además de la disociación de poder, por otras dos variables: el dualismo cultural (coexistencia de varios modelos de orientación de valores) y el dualismo social (coexistencia y/o funcionamiento de estructuras institucionales tradicionales y modernas). “Una transición exitosa dependerá, sin embargo, de dos cosas: primero, de la organización de una coalición alrededor de un programa de acción eficiente …”, no alrededor de una personalidad, “… y segundo, de una profesionalización mucho mayor del ejército.”, cuya misión de defensa y conservación del territorio debería alinearse, en mi opinión, con una visión compartida del país que queremos, visión que hasta ahora ni siquiera ha sido delineada.

El capítulo termina señalando que “Además de ser factible, el programa debe ser eficiente, o sea, que ha de estar constituido por un conjunto de instrumentos que lleven a la reducción de los conflictos existentes… y conduzcan a la creación de fuerzas integrativas…” El grado de conflictividad lejos de haberse reducido ha aumentado. “Esto requiere, obviamente, un conocimiento detallado de la naturaleza e intensidad de los conflictos, así como de las actitudes, valores y aspiraciones de los líderes y de las masas. El estudio de estos problemas puede indicar que no existe la posibilidad de formar coaliciones alrededor de un programa eficiente. En este caso las tendencias desintegradoras de la sociedad venezolana empeorarán y el país puede enfrentarse con intentos frecuentes de reconcentración del poder por medio de la fuerza.” ¿En qué difiere esta predicción de lo que estamos actualmente viviendo?

Es curioso observar que aun en poblaciones de organismos unicelulares los individuos se organizan y cooperan para sobrevivir, y obviamente que esto mismo se da en organizaciones de mayor complejidad, organizaciones inteligentes que aprenden de sus experiencias; también las hay que no aprenden y desaparecen. ¿Es acaso el afán de lucro insaciable, el ansia de poder ilimitado, el protagonismo generalizado, la desactualización de quienes pretenden liderizar la sociedad venezolana, la ausencia de una visión compartida de país, el inmediatismo... lo que nos están echando la partida para atrás? Me temo que la sociedad venezolana concebida como “organización de organizaciones”, en casi medio siglo de “Democracia” transcurrido, haciendo más de lo mismo, se sitúa dentro de éstas últimas.

suels713@cantv.net

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
170 mil personas se han movilizado por el terminal Big Low Center de Valencia

170 mil personas se han movilizado por el terminal Big Low Center de Valencia

 
Mueren 2 personas en un accidente de tránsito en Machiques, Zulia

Mueren 2 personas en un accidente de tránsito en Machiques, Zulia

 
El Papa nombra obispo auxiliar de Caracas a José Trinidad Fernández Angulo

El Papa nombra obispo auxiliar de Caracas a José Trinidad Fernández Angulo

 


Sociedad


 

El Nazareno

 

La hora de El Vaticano

 

Contaminar, un crimen contra la humanidad

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor