Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Democracia, formas y deformaciones

Alexei Guerra Sotillo

Lunes, 2 de mayo de 2005

Si algo es característico del espacio temporal e histórico que transitamos, es el del enriquecimiento conceptual y de redefinición profunda de la realidad, devenida noticia instantánea y cotidiano acontecer, cambiando así la dimensión omnipresente del sentido de muchos términos, otrora claros en su significado, hoy confusos porque las realidades emergentes se empeñan en modificar su sentido.

Uno de esos términos es la democracia. Si cada cabeza es un mundo, tal cual reza el dicho, los inicios del siglo XXI quizás están demostrando que cada país, cada realidad nacional, regional, local, cada cultura y concepción religiosa, construyen, entienden y ejercitan una idea de democracia con gran cantidad de variantes institucionales, políticas y constitucionales, pero en todas asumida, rechazada o defendida como herramienta política por excelencia para generar no sólo soberanía, paz ciudadana, legal, sino bienestar material y espiritual de un colectivo. Más allá de los particularismos y relativizaciones, sigue siendo el democrático el papel tapiz con el cual los sistemas políticos y los Estados nacionales buscan crear armonía interna y aceptación internacional, u ocultar convenientemente arreglos inter-élites, tiranías o dictaduras meticulosamente maquilladas con ribetes democrático-electorales.

Recientes acontecimientos alimentan la tesis en desarrollo. La elección del nuevo jerarca de la Iglesia Católica, Benedicto XVI, ofreció un claro ejemplo del particular sentido de la democracia en la Iglesia Católica. En ella, el cónclave, reunión selectiva (y elitesca dirán no pocos) de Cardenales, es la herramienta para elegir al sucesor de San Pedro, y si bien no es precisamente masivamente participativa y protagónica, refleja la importancia del consenso, de la sabiduría y de la experiencia como componentes de esa concepción, de esta institución religiosa de tradición milenaria que busca perdurar en el tiempo.

En el mismo terreno religioso pero rozando otros credos y doctrinas de fe, el caso del Medio Oriente, y particularmente el de Irak, evidencia de forma contrastante la dificultad de implantar “artificialmente” una noción de democracia, a contracorriente no sólo de aspectos de la fe musulmana y de las costumbres histórico-culturales, sino de la impronta de décadas del gobierno dictatorial de Saddam Husseim. La presencia estadounidense en suelo iraquí, ha exacerbado la violencia terrorista, sazonada con ingredientes de fanatismo religioso que amenazan la viabilidad de esa naciente democracia.

El parlamentarismo europeo, se prepara para presenciar elecciones de Primer Ministro en Gran Bretaña, con Tony Blair optando a la reelección, así como la reestructuración del gabinete ministerial del Jefe de Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, obligado por los resultados de las elecciones regionales a remozar su gabinete y a efectuar negociaciones políticas que eviten el llamado a elecciones anticipadas. Así, la deliberación y la negociación política con base en agendas públicas de prioridades, definen la conformación de los cargos ministeriales, y de alianzas que deben reflejar no sólo la correlación de liderazgos parlamentarios o de gobierno locales, sino el ambiente político de cada país.

En el ámbito latinoamericano, los sucesos de Ecuador, la salida de Lucio Gutiérrez y la asunción de Palacios, exhiben los resabios de una inestabilidad que se resigna a desaparecer de la agenda institucional de los países de la región, pese a la celeridad con la cual los Poderes Públicos resolvieron el momento de la emergencia. Sin embargo, la resolución definitiva de la situación ecuatoriana, pasa no sólo por el esperado veredicto de la misión de la OEA, sino de la aceptación de la sociedad civil de esa nación a las decisiones de la dirigencia política con respecto a las propuestas para solventar los urgentes problemas de la hermana nación andina.

Aterrizando en suelo patrio, la realidad venezolana exhibe síntomas autocráticos y de evidente control del Poder Ejecutivo en la estructura institucional de los Poderes Públicos Nacionales, junto a la percepción de una aparente “normalidad” y paz social, bajo la cual pareciera mas bien esconderse la aprehensión y el miedo ciudadano ante la criminalización de cualquier voz crítica o disidente.

Las próximas elecciones municipales y a la Asamblea Nacional, en el marco de la incontinencia verbal que araña ya los límites de la perorata de la guerra asimétrica y el “coco” imperialista, son sin duda una prueba de fuego para legitimar el particular concepto de democracia de la (pseudo)revolución chavista. Ojala la incredulidad, la apatía y la desconfianza colectiva hacia la transparencia de la institución del voto y la autonomía del Poder Electoral, no ocasionen que de esa prueba de fuego muchos salgan “chamuscados”.

Lo único cierto es que hoy buena parte del mundo continua edificando, desde cada realidad nacional, su visión de la democracia, como noción y valor fundamental de la política en el siglo que discurre. Cada experiencia seguirá demostrando no sólo la realización y formación de ejercicios democráticos, como herramientas de búsqueda de la paz social, el desarrollo y el bienestar colectivo, sino también las deformaciones que la ambición por el poder, la demagogia, el neopopulismo, la debilidad institucional, la militarización de la Gerencia Pública y la falta de relevos en el liderazgo político ocasionan en una teoría y praxis que aspiran (a veces infructuosamente) a ser democrática.

alexeiguerra@yahoo.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

 
Playas del litoral barloventeño abarrotadas de temporadistas

Playas del litoral barloventeño abarrotadas de temporadistas

 

"La violencia no sirve para vencer ni para convencer"

 


Sociedad


 

Posdiálogo, como lo veo yo

 

Mi Venezuela de ayer y de hoy

 

El 19 de abril de 1810: Los mantuanos caraqueños y la defensa de su Rey Fernando VII

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor