Caracas, Jueves, 17 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Barrio Adentro y la reforma del sistema de salud ¿Política social o clientelismo?

Gustavo Enrique Alcántara Moreno

Lunes, 27 de noviembre de 2006

La salud es uno de los bienes más preciados en las sociedades modernas, precisamente por el declive del Estado de Bienestar en nuestras sociedades latinoamericanas, tradicionalmente mal gobernadas.

En efecto, en Venezuela, la salud es un derecho social derivado del derecho a la vida, siendo una obligación del Estado garantizarla para sus ciudadanos. Para lograr dicho cometido es necesario formular políticas públicas al respecto y, en el caso de Venezuela, en donde existe más de un tercio de la población viviendo en pobreza relativa y otros tantos en pobreza extrema. La salud como política social es una medida perentoria que se presenta ineficaz en predios clientelares revolucionarios.

En este contexto nació en el año 2003 la Misión Barrio Adentro, como una política social de salud, cuyo objetivo es el de asistir particularmente a los estratos sociales más desposeídos. Sin embargo, Barrio Adentro fue concebido en un clima previo al referéndum revocatorio de agosto de 2004, situación que ha conllevado una deformación en la aplicación de tan fundamental programa.

Hay que advertir como es lógico que cualquier Gobierno legitime su gestión mediante políticas sociales, eso es lo que espera el ciudadano de él. Pero, no puede olvidarse el estancamiento y en muchos sentidos el fracaso de la aplicación del Sistema de Atención Integral en Salud, que fue el intento del efímero y ya extinto Ministerio de Salud y Desarrollo Social, por reformar el sistema de salud venezolano a partir del año 1999.

Por lo tanto, el actual Gobierno ya ensayó un nuevo modelo de salud pero, para desgracia del pueblo, erró, corrompió, malversó, maniató y sobre todo, burló.

Barrio Adentro es una política social con un trasfondo clientelar, pues no se trata de una verdadera política de Estado, con visión a largo plazo, sino que a lo sumo es una política de desgobierno (en virtud de su clara manipulación a los desposeídos). Prueba de ello es el carácter paralelo de esta Misión con respecto al Ministerio de Salud, en su clara violación a todo precepto institucional y normativo, al cual no le rinde cuentas, porque responde a niveles de autoridad distintas.

En efecto, desvirtúa el proceso descentralizador y desconcentrador que se venía aplicando en el sector salud desde 1994 en ocho estados del país, con resultados positivos en el mejoramiento de la situación de salud de la población, independientemente de sus errores. Este desgobierno amplió la centralización en virtud de una persona. El “líder”… En este sentido, Barrio Adentro en sus fases I, II y III ni siquiera es un intento de reforma, sino una mayor disgregación, complejización y descoordinación del sistema de salud existente. En efecto, la mal llamada Misión, responde a la clientela, pro-Chavista. Más no, a las verdaderas necesidades del bienestar general. Porque si algo debe quedar claro, es que las políticas públicas de salud se realizan y proyectan para todos, no para un grupúsculo de súbditos incondicionales al régimen.

Existe una suerte de competencia entre la mencionada Misión y el Ministerio de Salud en cuanto a los resultados de eficiencia y eficacia expresados en indicadores de prestación de servicios, en un intento del Gobierno Nacional (desgobierno nacional) por separar las tradicionales estructuras estatales de salud, por otras nuevas y “revolucionarias”, como si el fracaso de las primeras fuera ajeno a la responsabilidad del Ejecutivo. Lo cierto del caso es que el Gobierno Nacional compite consigo mismo, intentando asociar al sistema de salud tradicional con las viejas élites políticas, cuando no consigue legitimar sus acciones ante grupos de presión y de interés, como por ejemplo la Federación Médica Venezolana.

Se trata entonces de un asunto de poder que pone en evidencia la precaria capacidad de negociación de la clase política de la “revolución bonita”.

Además, Barrio Adentro no es un programa con tendencia a institucionalizarse e integrarse, mediante una norma jurídica expresa de proyección para el futuro dentro del sistema nacional de salud. Existe la clara intromisión en esta Misión, como todas las demás, de ser controlada directamente por el Presidente de la República, de manera que cuando una persona recibe alguna atención, esta le tiene que agradecer al primer mandatario, porque fue él y no el Estado quien le proporcionó asistencia para restituir su salud. Por ello su clara vocación populista clientelar.

Asimismo, resulta evidente en el Estado venezolano, en los términos planteados por el teórico Alemán Max Weber, el fuerte componente de autoridad carismática que se impone sobre la autoridad legal-racional. En esta última, la política social y los servicios públicos son un cometido del Estado, formulado por el Gobierno pero aplicado racionalmente por la burocracia moderna, conformada por funcionarios públicos actuando de manera institucional en base a normas y reglamentos. Pero como predomina el carisma, se crea entonces un nexo entre el dirigente y el ciudadano común, quien percibe la política social como un favor, una caridad otorgada por el líder magnánimo de la revolución, sentando las bases para el autoritarismo y el populismo en pleno siglo XXI.

La relación clientelar se concreta cuando el ciudadano se siente en la obligación de restituir el favor dispensado a través de su lealtad, materializada en apoyo para las elecciones. Queda en evidencia pues el carácter electoral de la Misión Barrio Adentro, con el peligro de que se sustituyan los derechos ciudadanos por los favores clientelares, abriendo la posibilidad intolerante de excluir de la asignación de bienes y servicios públicos a quienes no retribuyan con su voto el favor gentilmente dispensado.

Politólogo, Abogado, Magíster en Ciencia Política, Curso Medio de Salud Pública, Profesor de las Cátedras de Sociología Médica y Socioantropología del Departamento de Ciencias de la Conducta, Universidad de los Andes.

galcantara@ula.ve

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Alcaldías de Chacao y Sucre realizan ruta de los siete templos este viernes

Alcaldías de Chacao y Sucre realizan ruta de los siete templos este viernes

 
Capriles dice que hará

Capriles dice que hará "lo necesario" para liberar a los "presos políticos"

 
Fallece el escritor colombiano Gabriel García Márquez

Fallece el escritor colombiano Gabriel García Márquez

 


Sociedad


 

El Nazareno

 

La hora de El Vaticano

 

Contaminar, un crimen contra la humanidad

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor