Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

¿Olimpíadas en Venezuela?

Antonio José Monagas

Martes, 7 de agosto de 2012

Sin embargo ante la interrogante de entrada, distintas explicaciones sirven para poner de manifiesto las abiertas contradicciones de un oficialismo sañudo que mientras se jacta de financiar la participación de un grupo importante de abnegados deportistas en los Juegos Olímpicos Londres 2012







   Foto: Google

Aunque la pregunta luzca irónica, no hay contrariedad en su planteamiento. Más aún, existe una respuesta obvia que, sin duda, habrá de desatar más desagrado hacia un gobierno que, de manera desconsiderada, ha realizado lo mínimo en materia de gestión después de catorce años en el poder. Desgraciadamente así ha sucedido, a pesar de los copiosos ingresos recibidos por una administración pública cuya incompetencia devino en la más feroz corrupción que haya registrado la historia política venezolana.

Sin embargo ante la interrogante de entrada, distintas explicaciones sirven para poner de manifiesto las abiertas contradicciones de un oficialismo sañudo que mientras se jacta de financiar la participación de un grupo importante de abnegados deportistas en los Juegos Olímpicos Londres 2012, por otro lado intenta valerse de los más ocultos chanchullos para imponer sus criterios sin importarle la norma establecida constitucional y legalmente.

La actual gestión gubernamental, truculenta y autoritaria, no ha podido saldar las deudas a las cuales hizo referencia en 1998 como razón para avalar la dimensión de los compromisos adquiridos. Propuestas como la de depurar al país de males que vinieron desfigurando la democracia, trastornando la administración nacional o deformando objetivos de desarrollo económico y social, nunca fueron concretados. Por el contrario, la vida pública del Estado venezolano se enrareció al extremo que después de dos períodos presidenciales todo se envolató. El país se convirtió en una espantosa tremolina donde impera “la ley del más rojo”.

Entonces, ¿tiene sentido siquiera pensar en que Venezuela, con la maquinación que promueve y distingue la acción gubernamental que ha hecho de los triunfos deportivos absurda propaganda política, podría ser sede de unos Juegos Olímpicos? Habrá que recordar las sucesivas argucias preparadas por el Poder Legislativo oficialista para validar sus pretensiones con el propósito de arrebatarle a todo actor político contrario el mayor espacio que mejor convenga a sus intereses. Y si estas realidades se comparan con la probidad con la cual la organización de unos Juegos Olímpicos pone en ejecución las distintas competencias acompañadas de relaciones signadas por el respeto y la tolerancia, habida cuenta de lo que entraña su razón de ser en el contexto de un mundo plural, no es difícil inferir la imposibilidad real de que Venezuela, tal como está dibujada en el devenir político-cultural, pueda ofrecerse para ser centro de unos Juegos cuya realización requiere moral. Precisamente lo que carece esta Venezuela en manos de una opulencia política desquiciada por el afán de poder y de enriquecerse sin esfuerzo alguno.

Cómo imaginar que Venezuela pueda llevar a cabo la realización de unos Juegos Olímpicos, cuando en medio de un proceso electoral para escoger un nuevo presidente de la República, el propio CNE viola el correspondiente reglamento. O si no, reajusta la ley electoral a plena conveniencia del oficialismo. O porque el alto gobierno complica todo mediante el arrebato de propiedades con cualquier excusa que lo libere de culpa para así continuar arrogándose facultades para proceder sin empacho, despótica e inconstitucionalmente contra quien mejor le parezca por el mero hecho de contrariarlo. Cómo imaginar que Venezuela pueda acometer unos Juegos Olímpicos, cuando sus funcionarios de alto rango actúan con la prepotencia y torpeza que suele caracterizar a una horda de bravucones en una exhibición de fatuidades. Así que en medio de tan contrapuestas realidades, ¿sería lógico pensar en unas olimpíadas en Venezuela?

VENTANA DE PAPEL

¿DEPORTE SOCIALISTA?

Pensar en la práctica deportiva a la usanza revolucionaria, es desmerecer del esfuerzo que realizan muchos por demostrar condiciones físicas y espirituales que el buen deporte persigue y logra. Pero ¿cómo entender al deporte socialista? Pues tan timado como el mismo gobierno central ha sabido hacerlo en perjuicio del desarrollo del país. Es decir, si alguna competencia estuviese dándose y, casualmente, el equipo contrario comenzara a aventajar al equipo del socialismo criollo, se ordenaría, primeramente, suspender el encuentro. Seguidamente, el régimen instaría las necesarias reformas de las normas que rigen la disciplina en juego con el ánimo de revertir los resultados y de esa manera ganar, incluso de antemano, la justa deportiva.

Sin embargo en el marco de la pretendida revolución, los eventos serían objeto de las más inverosímiles discusiones en el seno del PSUV pues así adecuarían hasta la logística a fin de favorecer al equipo revolucionario por encima del otro. La desigualdad, la injusticia y el abuso serían los criterios sobre los cuales se elaborarían y tomarían las decisiones que signaría tan particular práctica deportiva. Los competidores serían exaltados no por sus capacidades y condiciones, sino por la medida de la sumisión o cuán arrodillados lleguen a estar. Puro deporte socialista.

¿LA GORRA DEL PECADO?

Este Consejo Nacional Electoral se pasó de la raya. Ahora le dio por cuestionar el uso de la gorra del candidato Enrique Carriles con la ridícula excusa de que infringe la ley electoral por aquello del uso de los colores de la bandera. Pero cuando el candidato-presidente utiliza la chaqueta tricolor, sólo recibe aplausos. Sólo faltaría que la tosquedad de quienes tomaron tan estrafalaria decisión, la asuman contra aquella multitudinaria población que, en apoyo al candidato opositor, seguirá usándola. La situación se le engorronaría a las autoridades policiales. Más de la cuenta al sobrepasar su capacidad para solventar problemas que todavía no alcaza a resolver como el de la inseguridad que tiene al país en ascuas.

Por qué entonces no se sancionan los abiertos y repetidos abusos del gobierno cuando, ufanándose del poder, exceden lo permitido por ley cayendo así en un plano de irreverencias que no es advertido a los fines de penar las arbitrariedades cometidas a través de su sistema nacional de medios públicos. La justicia tuerta que pone en práctica la autoridad gobiernera del CNE, busca con tan injusta medida golpear la imagen de Carriles. Aunque sin comprender que todo cuanto emprenda el gobierno central, a través del aludido Poder Electoral, contra el candidato de la oposición democrática actúa como un bumerang. O sea, se devuelve pero no para reutilizarlo como arma, sino para aplastarlos (con los votos el próximo 7-O) en su propia cueva. Tanta alharaca por una gorra, pero ninguna por los desafueros gubernamentales. Tanto por una gorra o acaso es ¿la gorra del pecado?.

REVOLCÁNDOSE EN SU TUMBA

Cuanto han usado a Bolívar en beneficio personal, con fines proselitistas o intereses vulgarmente politiqueros. Desde el siglo XIX, el nombre de El Libertador ha servido para manipular incautos. Pero también, para inflar una historia sobre una narrativa exagerada que viola verdades elocuentes y demostradas a través de los tiempos. En particular, por el trabajo de quienes retrataron en lienzo y en momentos de vida, a Bolívar de cuerpo entero. Sin embargo, el candidato del oficialismo, basándose en su arrogancia y egocentrismo, quiere ahora parecerse al Padre de la Patria. Tanto, que de ahí viene la risible frase: “candidato de la patria”. Aunque más fachosa luce lo de “corazón de mi patria”.

Pero en el fondo de tan cuestionada situación, lo que ha intentado con el nuevo rostro de Bolívar es que sus facciones tiendan a semejar las suyas. Es decir, las de Chávez. Aun cuando se ha dicho a nivel de algunas opiniones, que ahora quiere expropiarse el rostro de El Libertador. O porque el nuevo rostro se confeccionó a imagen y semejanza de Chávez lo que deja ver detrás de todo ello, que mucho de lo pretendido sólo llaga a mera chabacanería. O como diría alguien, que lo que falta es que al gobierno le dé por saber “qué tipo de palillos usó Bolívar después de cada comida para limpiarse los dientes”. Pues a todas estas, no se ha podido demostrar, tal como ha sido empeño de Chávez, si Bolívar fue envenenado por la oligarquía colombiana.

El problema se resume en una palabra: cambiar la historia para adecuarla al manejo de una revolución que de revolucionaria no tiene nada. Todo esto refleja el grave problema que origina cuando la historia y la política confunden sus horizontes. En este momento, seguramente Bolívar estará revolcándose en su tumba.

@ajmonagas

amonagas@cantv.net

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

 

"Batalla campal" obligó a suspender actividades religiosas en Chacao

 
Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

 


Sociedad


 

Posdiálogo, como lo veo yo

 

Mi Venezuela de ayer y de hoy

 

El 19 de abril de 1810: Los mantuanos caraqueños y la defensa de su Rey Fernando VII

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor