Caracas, Miércoles, 16 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Dragones en el Iesa

Ibsen Martínez

Domingo, 27 de marzo de 2011

Para nosotros, el régimen de Chávez se corresponde perfectamente con la imagen de un dragón"







   Foto: Google
Los mitólogos, humanistas, paleontólogos y criptozoólogos que tienen por objeto de estudio a los dragones están de acuerdo en que, pese a algunas variantes, los dragones comparten características que los diferencian de otras especies, ya sean reales o imaginarias.

Son los dragones criaturas de tamaño formidable que a menudo despliegan poderes sobrenaturales. Su piel recuerda, en su áspera dureza, a la de los reptiles. Arrojan lenguas de fuego contra sus enemigos. Algunos, como las aves o los murciélagos, están dotados de alas, o pueden, al menos, deslizarse como lo hacen las serpientes. Protegen ciertos tesoros, al tiempo que destruyen otros y aun gozan de los más preciados frutos de la tierra, a veces de las más bellas vírgenes de la comarca.

Para nosotros, el régimen de Chávez se corresponde perfectamente con la imagen de un dragón".

Así se expresan Javier Corrales y Michael Penfold en las reflexiones finales de Un dragón en los trópicos (Dragon in the Tropics, Brookings Institution, Washington, 2011), que fue presentado, hace pocas semanas, en el contexto de la celebración del cuadragésimo quinto aniversario del Iesa.

El símil de un dragón se aviene más con un cuento de hadas que con un libro de ciencia política y económica; sin embargo, al cerrar el libro, la metáfora cobra múltiples, luminosos significados. Los autores advierten que las mitologías admiten dragones benévolos y dragones maléficos. "En muchos aspectos -señalan-, el régimen de Chávez no es ni lo uno ni lo otro, sino una combinación de ambos: un régimen híbrido que ha adaptado muy latinoamericanas tradiciones".

El subtítulo del libro -" Hugo Chávez y la economía política de la revolución en Venezuela"- señala en dirección a un abordaje del "caso Chávez" que ofrece lo que muchos lectores no han podido hallar en la casi centena de libros que, durante la última década, se han escrito sobre Venezuela y el inquietante curso dictatorial que ha tomado su democracia.

La premisa mayor del libro es la de que nos hallamos en lo que la literatura especializada llama un "régimen híbrido", sistema político en el que, recurriendo a palabras de los autores, "los mecanismos que determinan el acceso a la gestión estatal combinan prácticas a un tiempo democráticas y autocráticas".

Muchas consecuencias inesperadas para el país, tanto como para el lector, derivan de esta caracterización, muy alejada de la de "dictadura pura y dura".

No arruinaré en un párrafo o dos lo que a los autores les toma bien contadas 195 páginas de comprensiva y, sobre todo, clarísima y amigable exposición de sus conclusiones. Me referiré solamente a una de ellas. Y es al amasijo de precondiciones que Corrales y Penfold llaman "la maldición de los recursos institucionales", que han hecho posible el tránsito hacia el ejemplar régimen híbrido que padecemos.

Esta noción -la maldición de los recursos institucionales-, paráfrasis política de un concepto originalmente económico, alude a una insuficiencia de las instituciones que precede históricamente al chavismo.

Tengo para mí que el logro de mayor alcance que ostenta este libro es el de haber logrado poner en relación pertinentemente discursiva, y dando muestras de una gran creatividad interpretativa, la noción de régimen híbrido con la de petroestado. En esa intersección se cifra la singularidad del neopopulismo venezolano, con todas sus crueles paradojas.

La de que el precio pagado por el autoritario régimen "petropopulista" para asegurar su competitividad electoral haya sido afectar negativamente, de modo que hasta ahora luce irreversible, la actividad petrolera no es la menor de esas paradojas. Ni que ello haya ocurrido en el curso del boom de precios más abultado y duradero de toda nuestra historia contemporánea. A partir de esas constataciones, este libro nos lleva a confrontar hechos y tendencias que, ciertamente, no halagarán a los optimistas.

Entre los hechos más tercamente irreductibles está el que los regímenes híbridos estén claramente mejor dotados que los democráticos para "surfear" por sobre el ciclo de booms y de sequías de precios. Y lo son de un modo que condena al infierno de la puerilidad la frase "deja que bajen los precios para que vean". Esto último dicho siempre como si, en el futuro previsible, los precios del crudo puedan entrar globalmente en baja.

He aquí el "tema de nuestro tiempo", abordado brillantemente por Corrales y Penfold: la economía política de un régimen híbrido, marcadamente estatizante y militarista, instaurado sobre un petroestado secularmente populista.

Los autores de Dragón en el trópico (que pronto tendrá editor en nuestra lengua) logran con creces lo que se propusieron: mostrar el mecanismo económico y político que explica la para muchos exasperante -e inexplicable- "insumergibilidad" del chavismo. Y ofrecen, a quien quiera actuar en política, un sereno y aleccionador ejemplo de cómo debemos pensar al más formidable y proteico adversario de las libertades públicas e individuales que haya enfrentado la sociedad venezolana en el último siglo. Ibsen Martínez

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Smolansky: VP no se sentará a dialogar mientras haya alcaldes presos

Smolansky: VP no se sentará a dialogar mientras haya alcaldes presos

 
Ricardo Sánchez: El diálogo debe concretarse en soluciones

Ricardo Sánchez: El diálogo debe concretarse en soluciones

 
Gobierno y oposición acuerdan junta médica para evaluar a Iván Simonovis

Gobierno y oposición acuerdan junta médica para evaluar a Iván Simonovis

 


Sociedad


 

Papi Becerra, adiós

 

Nuevos modelos del negocio periodístico

 

El Vaticano como tercero indispensable

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor