Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Ambiente socio-político venezolano: el problema del rentísmo y posibles salidas

Oswaldo Terán

Miércoles, 17 de octubre de 2001

Es triste ver como se ha venido desenvolviendo el ambiente socio-político en Venezuela en los últimos 43 años. Se observa una actitud de la mayoría de los actores que hacen vida en el país, como por ejemplo, grupos políticos, asociaciones gremiales, entes religiosas, grupos empresariales, y el mismo gobierno, cuyas acciones tienden mas a la búsqueda de beneficios propios e inmediatos para sus miembros, sin importar, muchas veces, si ello genera consecuencias contrarias al beneficio del país.

En los últimos años el gobierno nacional y la oposición se han enfrascado en una lucha política olvidando la economía del país. Por una parte, los líderes del gobierno, aunque aparentemente con buenas intenciones, muestran un sesgo anti-norteamericano que puede generar una imagen negativa del país creando fricciones innecesarias con el primer socio comercial de la nación, mientras se muestran complacientes con comportamientos agitadores como el de los invasores de tierras y edificios, creando incertidumbre en el plano económico. Por otra parte, lo que Ibsen Martínez ha llamado la contra (ya sea sifrina, no sifrina, adeca, o académica), agrupada en su intolerancia y odio visceral al proceso chavista, se ha dedicado a librar una lucha por recuperar privilegios perdidos escondiendo bajo una propaganda infantil y sin argumentos de fondo su desesperación y sus verdaderas intenciones. Estos promueven una imagen de una Venezuela totalmente anarquizada y parece no importarles ni los medios que tengan que usar para sacar a Chávez del poder ni el daño que puedan hacerle a la economía del país.

De la misma manera, vemos como los gremios y sindicatos (por ejemplo, el gremio de los profesores universitarios y el sindicato de los maestros y profesores), miembros de la iglesia católica, y empresarios también se destacan por comportamientos egoístas. Los primeros no dudan en declararse en huelga para presionar por aumentos salariales y/o pago de deudas pendientes aunque están entre los mas favorecidos con los aumentos que el gobierno del presidente Chávez ha ofrecido – sus salarios han sido incrementados en forma real respecto a los salarios disfrutados durante el gobierno del Dr. Caldera. También vemos como miembros de la iglesia católica y Fedecámaras muestran su actitud hostil al gobierno, lo que se explica pero no se justifica en el hecho de que estos actores han perdido privilegios durante el presente gobierno.

La variable principal en este juego socio-económico que mueve a los actores mencionados es la búsqueda del aumento de su participación en la renta petrolera distribuida, en una primera instancia, por el gobierno nacional. El rol de distribuidor de la riqueza petrolera y el carácter populista de los gobiernos de los últimos 43 años ha sido el caldo de cultivo para este comportamiento rentística de los actores de nuestro entorno socio-político. Es importante notar que el populismo se ha extendido y ahora puede apreciarse no solamente a nivel del gobierno central, sino también de los gobiernos regionales, alcaldías, universidades (solo véase, por ejemplo, como se eligen las autoridades y como se hacen las campañas ‘electoreras’ en las universidades publicas mas importantes del país).

Esta descripción, aunque incompleta, muestra como los diferentes actores actúan de una manera egoísta, por lo que no debe extrañarlos el deterioro en los ámbitos social y económico que el país ha sufrido y la situación de crisis que se ha generado. Si queremos una Venezuela mejor para el futuro, una Venezuela mejor para las generaciones futuras, ésta situación debe cambiar Aún mas, el aumento poblacional y los vaivenes del precio del petróleo harán mas aguda la crisis actual y crearán problemas con consecuencias impredecibles a menos que nos organicemos y explotemos fuentes alternativas de riqueza.

Para ello debemos primero entender mejor nuestros ambiente socio-político, diagnosticar los problemas y limitaciones que han obstaculizado los cambios deseables en nuestro ambiente socio-económico, comprender mejor las características del actual estado paternalista y la cultura rentista que se ha generado, definir claramente objetivos en los diferentes ámbitos de la vida nacional y luego elaborar un plan orientado a producir las transformaciones deseadas y orientado a lograr los objetivos definidos. Este plan debe ser concertado, debe contar con la participación, o al menos debe considerar el interés, de los diferentes actores del país, incluyendo aquellos que actualmente tienen poca participación en la vida nacional (por ejemplo, los pequeños productores agrícolas y los pequeños industriales).

Estudios socio-económicos realizados tanto dentro como fuera del país pueden servir para esta tarea de diagnóstico, definición de objetivos y planificación. Son particularmente orientadores los trabajos realizados en el grupo interdisciplinario encabezado por los profesores Carlos Domingo y Giorgio Tonella (Domingo, 2000; Domingo et al., 1999, 1996; ver también: http://cesimo.ing.ula.ve) que elabora modelos de simulación (incluyendo un modelo económico de Venezuela) en la Universidad de Los Andes. También cabe destacar los estudios del grupo de Sistemología Interpretativa de la misma universidad (ver http://www.ing.ula.ve/~sisint), donde se ha estudiado los problemas del desarrollo y del subdesarrollo en Latinoamérica. A nivel internacional encontramos, por ejemplo, estudios realizados en el área de simulación de sistemas sociales, donde se investiga la dinámica organizacional usando metodologías de sistemas e inteligencia artificial. Estos estudios tratan de entender los sistemas socio-económicos obviando las suposiciones poco realistas de la economía tradicional (por ejemplo, las suposiciones de equilibrio y de racionalidad ilimitada de los agentes económicos) y haciendo los modelos económicos mas realistas al permitir agregárseles aspectos sociales. Los modelos de simulación de sistemas socio-económicos están orientados a entender mejor tendencias que emergen en estos sistemas y a analizar los efectos que en estos sistemas tienen diferentes políticas (Moss, 2001a, 2001b; Moss et al. 2000).

Como parte del diagnóstico, varios de esos estudios coinciden en indicar problemas derivados de las actuales características del sistema socio-político como las mencionadas arriba (es decir, derivadas del carácter rentístico de la economía).

En cuanto al tipo de cambio deseado, muchos de estos trabajos apuntan hacia la necesidad de cambiar el comportamiento de los diferentes actores. Por ejemplo, substituyendo los incentivos que han generado el comportamiento actual por aquellos que promuevan valores deseables como la eficiencia, el trabajo, la creatividad, la competitividad, etc. Para ello, es necesario promover corrientes políticas y económicas comprometidas en sacar a Venezuela de su atraso económico, creando una dinámica que lleve la economía nacional hacia el desarrollo deseado donde se promuevan los valores mencionados en vez de la burocracia, el facilismo, y el paternalismo del estado. A nivel del gobierno, metafóricamente, sus líderes deben entender ‘que se debe enseñar al pueblo a pescar en vez de darles el pescado.’

Es necesario promover el desarrollo de las regiones más ‘atrasas’ del país donde las fuentes alternativas de riqueza han estado aletargadas por la falta de incentivos. Como un ejemplo de cómo se ha despreciado el trabajo productivo en el interior del país podemos tomar un pueblo del estado Trujillo, Burbusay. Allí la población vive fundamentalmente de la producción agrícola (higos, hortalizas, duraznos, fresas, entre otros). Ha logrado ser el municipio con la mayor producción de ajos en el país (durante los años 70), luego de fresa (durante los años 80) y tiene una producción de higo que ha disminuido por la falta de mercado. Sin embargo la migración de jóvenes hacia las zonas urbanas del país en busca de trabajo es muy alta (aproximadamente un 80%). El problema fundamental de los pobladores de esta zona es la falta de agua para riego. No hay allí sistema de riego capaz de satisfacer las necesidades de los agricultores, los pocos que existen han sido construidos por los mismos pobladores, dándose una distribución anárquica de la poca agua disponible en el valle, lo que empeora el problema. La solución no es complicada para el gobierno o para la banca pero si para los pobladores del valle. El agua existe en la cuenta del río Bocono, pero a una distancia considerable, lo que hace que el sistema de riego sea de una envergadura que no puede ser costeado por los pobladores del valle pero si por el gobierno nacional o, a través de su gestión, por organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo, a manera de prestamos. Falta de voluntades por parte de los gobiernos y el poco interés en términos políticos que esta región ofrece la convierten en otro ejemplo de la falta de atención que las fuerzas productivas del país reciben.

Como vemos hay mucho que se puede hacer, pero también hace falta mucha voluntad de los actores del país para comprometerse en estos cambios, que si serían una verdadera revolución orientada al beneficio del país. Ojalá algún día aprendamos de las dificultades que pasamos y estemos dispuestos a cambios y sacrificios como aquel al que invita el actual presidente de Brasil, F. H. Cardoso, en una frase citada por Hirschman: ‘Puritan-ethic-imbued, rational, profit-maximising businessman is not really the type that is most needed in the situation of Latin America; what is required, he [es decir, F. H. Cardoso] feels, are entrepreneurs who can identify themselves with the general development aspirations of their society, be it even at the expense of some rationality in their everyday business operations` (Hirschman, 1977, p. 20). En el caso de Venezuela este llamado de cambio y solicitud de sacrificio va dirigido a todos los actores que participan en la vida país.

Referencias:

- Domingo, Carlos (2000), El Rentismo en Deterioro y la Constituyente, Discussion Paper, Foro Profesoral, ULA, Mérida.

- Domingo, Carlos, Tonella Giorgio et al. (1999), Venezuela: Renta Petrolera, Políticas Distribucionistas, Crisis y Posibles Salidas, ULA, Merida.

- Domingo, Carlos, Tonella Giorgio and Vicente Ramírez (1996), Generation of Scenarios for Management of Venezuelan Oil Policies, Inflation, Reserves and Development (simulation model), CESIMO-IEAC. Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela.

- Hirschman, Albert O. (1977), ´A Generalized Linkage Approach to Development, with Special Reference to Staples`, pp. 67-98.

- Moss, Scott (2001a), ‘Policy Analysis from First Principles’, CPM paper (accessible at: http://www.cpm.mmu.ac.uk/cpmreps.html) - Moss, Scott (2001b), ´Competition in Intermediated Markets: Statistical Signatures and Critical Densities`, Centre for Policy Modelling Working Paper CPM-01-79, Manchester, UK.

- Moss, Scott, Bruce Edmonds and Steve Wallis (2000), ´The Power Law and Critical Density in Large Multi-Agent Systems`, Centre for Policy Modelling Working Paper CPM-00-71, Manchester, UK.

Profesor de la Universidad de Los Andes
Estudiante doctoral en el Reino Unido
E-mail: o.teran@mmu.ac.uk

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

 

"Batalla campal" obligó a suspender actividades religiosas en Chacao

 
Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

 


Sociedad


 

Posdiálogo, como lo veo yo

 

Mi Venezuela de ayer y de hoy

 

El 19 de abril de 1810: Los mantuanos caraqueños y la defensa de su Rey Fernando VII

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor