Caracas, Jueves, 17 de abril de 2014


ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

El comportamiento de la economía en el 2000

Jueves, 9 de marzo de 2000

Contenido:

Introducción
Contexto general

El instrumental de estimación
El escenario petrolero y fiscal

Escenario petrolero
Elementos generales
La demanda y la oferta
Precios y exportaciones petroleras venezolanas

Escenario fiscal

Elementos generales

Ingresos fiscales, gasto y resultado financiero

Estimaciones

Problemas
Débil sostenibilidad en el sector externo y área fiscal
Política de ingreso
Tipo de cambio
Ausencia de Reformas Estructurales y políticas económicas fragmentarias
El sector financiero

I. Introducción

Dadas las definiciones de política económica realizadas por el gobierno en el inicio del año, Analítica Research (AR) ha considerado conveniente presentar un conjunto de estimaciones acerca del posible comportamiento de la economía durante el año 2000 e indicar los problemas que esta podría presentar.

Las estimaciones que a continuación se presentan están basadas en el uso de un instrumental dinámico orientado fundamentalmente a estimar la tasa real de crecimiento de la economía y la inflación, tomando como supuestos exógenos las exportaciones petroleras, algunas características de la política fiscal, básicamente del gasto fiscal, y elementos de las políticas monetaria y cambiaria.

El documento consta de cinco apartes. El primero está orientado a presentar una visión general del contexto y de las políticas económicas que se aplicarían en el año 2000; el segundo a comentar sucintamente algunos aspectos del instrumental utilizados, de manera que pueda existir una aproximación a las limitaciones de las estimaciones; en el tercero se analizan los elementos exógenos utilizados para las estimaciones, especialmente el escenario petrolero y fiscal; el cuarto es una síntesis de los aspectos centrales de las estimaciones y el último se refiere a los potenciales problemas que podría presentar la economía.

II. Contexto general

El contexto de la política económica venezolana para el 2000 estará dominado por dos elementos: una situación muy favorable en el mercado internacional petrolero y la continuación del proceso político iniciado en términos formales en el año 1999. Distintos aspectos específicos del mercado petrolero serán analizados en el tercer aparte y, por tanto, en este punto sólo haremos referencia a la influencia que podría tener este contexto externo favorable en la política económica del presente año.

El año pasado fue aprobada la nueva Constitución de Venezuela, la cual refuerza el carácter estatista y rentista presente en la Constitución de 1961. Desde nuestra perspectiva de análisis, la coyuntura externa favorable posiblemente daría holgura y no induciría a cambios en las concepciones del gobierno. Ello posiblemente repercutirá tanto en el conjunto de leyes claves que deberían ser aprobada por la nueva Asamblea Nacional, como en la política económica concreta del presente año. En 1999 la economía se contrajo, según las estimaciones del BCV, en 7.2%, aumentó en forma muy importante el desempleo y la inflación -20% puntual- aunque fue ligeramente menor a las estimaciones iniciales del gobierno, todavía es significativamente alta. Este desempeño económico negativo aparentemente no ha afectado en forma sustancial el respaldo popular del gobierno, el cual se mantendría alto.

Suponemos, como el escenario más probable, que en el año 2000 se mantendrá la orientación de la estrategia económica, que algunos analistas han calificado de "Cepalismo de los años cincuenta y sesenta", y que a corto plazo se intentará reactivar la economía a través del gasto público, tomando en cuenta el contexto externo petrolero favorable, las características del proceso político y la profunda recesión que experimentó la economía en 1999. En este sentido, este escenario descarta un vuelco importante del gobierno hacia la modernización o aperturismo en el año 2000.

Se supone que a fines de Mayo se realizarán las llamadas mega-elecciones, elecciones para la Asamblea Nacional, gobernaciones y alcaldías. Los términos políticos de las elecciones y los resultados podrían ser, mutatis mutandi, similares a los del proceso constituyente, posiblemente con mayor incidencia de la abstención. La oposición está en proceso de conformación, y aparentemente no tendrá la organicidad ni fuerza necesaria para obtener un cambio del contexto político. Si la oposición no logra un mínimo de acuerdos y una acción política coherente, no se descarta que se profundice la actual hegemonía política por copamiento de los poderes sub-nacionales y de la Asamblea Nacional.

Dada la profunda recesión de 1999 y el shock petrolero positivo del 2000, el escenario supone que el gobierno intentará una reactivación económica basada en el gasto público, básicamente el gasto de carácter fiscal, donde se aplicaría una política expansiva. Esto significa que se concretarían las estimaciones de gasto del presupuesto aprobado, con algunas reestructuraciones por las labores de reconstrucción.

Considerando el posible acuerdo que se tome en la reunión de la OPEP del 27 de marzo y las dificultades que puede tener Venezuela para incrementar su producción en forma significativa a corto plazo, es de esperar que las exportaciones petroleras venezolanas aumenten en volumen en forma moderada.

El problema central de este tipo de política económica estaría en su sostenibilidad a mediano plazo, cuando según los analistas del mercado petrolero, se producirá un descenso de los precios petroleros. Es conveniente recordar que Venezuela tradicionalmente ha manejado de manera desacertada la volatilidad del mercado petrolero.

En 1999 el equipo económico del gobierno mostró fallas tanto en la concepción de la política macroeconómica como en los aspectos técnicos de su instrumentación, con rasgos de poca transparencia y alta discrecionalidad. Suponemos que estas características en alguna forma seguirían presentes en el 2000.

La combinación con un discurso político no modernizante, con las debilidades propias de la política económica y la falta de eficacia técnica del equipo de gobierno, pueden incidir para que el comportamiento económico del presente año sea inferior al que las condiciones del sector petrolero sugieren.

III. El instrumental de estimación

Las estimaciones sobre el comportamiento de la economía están basadas en un modelo dinámico de pronóstico (econométrico), orientado en lo fundamental a estimar el comportamiento del producto y la inflación. El modelo toma como elementos exógenos las exportaciones petroleras y las políticas de gasto público, tanto fiscal como de las empresas públicas, básicamente de PDVSA, y algunos aspectos de la política monetaria. Al estilo de los esquemas Mundell-Fleming, en el mercado de bienes y servicios se da importancia no sólo al consumo e inversión privada, sino también a las exportaciones e importaciones no petroleras. Las importaciones y exportaciones petroleras son exógenas. La ecuación del consumo privado da importancia al efecto multiplicador y al ingreso permanente, y es posible simular algunos efectos de la política impositiva. En la inversión privada está presente el efecto acelerador con ajuste en los costos, la tasa de interés es exógena y el aumento de la inflación incide negativamente sobre la dinámica de inversión (efecto de restricción al uso del efectivo). Las ecuaciones correspondientes a la balanza comercial no petrolera toman en consideración la evolución del tipo de cambio real y, en el caso de las importaciones, la tasa de crecimiento del producto no petrolero.

En la dinámica de precios, el modelo da importancia a la brecha entre el producto desde el lado de la demanda y el producto potencial o de equilibrio, en un esquema de curva de Phillips aumentada por expectativas, con inercia inflacionaria, donde se explicita el efecto de la dinámica cambiaria sobre la inflación. Es decir, el modelo considera explícitamente los determinantes del lado de la oferta, aunque con rezago. Se utiliza la variación de la tasa de déficit interno sobre M2 como proxi de la incidencia monetaria sobre la inflación. El modelo estima la demanda de dinero, pero no tiene un modulo financiero completo.

La data utilizada para realizar las estimaciones de las ecuaciones estructurales son las series históricas del BCV a partir de 1968 hasta 1997. El modelo realiza estimaciones dinámicas y se considera que arroja resultados relativamente adecuados para estimaciones de uno a tres años, es decir, de corto plazo y un mediano plazo cercano.

IV. El escenario petrolero y fiscal

1. Escenario petrolero.

Elementos generales. Como es ampliamente conocido, el mercado petrolero se caracteriza por la incertidumbre y la volatilidad y, por tanto, es difícil realizar estimaciones confiables de este mercado. A pesar de ello, AR supone que en el corto plazo el mercado petrolero es ampliamente favorable para los países productores de crudo y supone precios de la cesta de exportación venezolana altos para el año 2000. Se estima que a lo largo del año, sobre todo a partir del segundo trimestre después de la reunión de la OPEP del 27 de marzo, los precios mostrarán una tendencia no abrupta a la baja, que posiblemente se mantendrá en el año 2001. Si los precios del año 2000 se mantienen en niveles muy altos, aumenta el riesgo de un descenso mayor el 2001.

El mercado internacional del petróleo se caracteriza en el año 2000 por un nivel de demanda superior a las estimaciones de diciembre, restricciones desde la oferta, básicamente la restricción acordada por los países de la OPEP y no-OPEP, un nivel de inventarios muy reducido, por debajo de los reducidos inventarios de 1996 y, en consecuencia, precios del petróleo altos, los más altos en términos nominales desde la guerra del Golfo Pérsico y superiores a las estimaciones realizadas en diciembre por distintos analistas. Los precios del WTI en la segunda semana de Enero llegaron a los US$ 30.0/bl y en febrero el comportamiento ha sido similar.

Estos precios altos reflejan además la incertidumbre en tanto que el aumento de la oferta de la OPEP y de los países no-OPEP que acordaron el recorte de producción, sea menor al previamente estimado. Se supone que el 27 de Marzo en la reunión de la OPEP se acordará un aumento de la producción.

Los escenarios actuales de AR asumen que la oferta OPEP se incrementará en el 2000 en aproximadamente 7%, bien por acuerdos formales de aumento del tope de producción, bien por incumplimiento de las cuotas o una combinación de estos factores. Existe una presión importante de los Estados Unidos para que la OPEP y países no-OPEP aumenten su producción, auque se supone que este país no hará uso de sus reservas estratégicas. Dentro de la OPEP, a pesar de que aparentemente ha aparecido la división tradicional entre los países que buscan precios altos con restricción de la oferta y los partidarios de precios relativamente moderados con aumento del volumen, se supone que se impondrá la corriente que favorece la moderación de los precios. Ya existen señales concretas de Arabia Saudita y Venezuela en este sentido y, de México por parte de los países no-OPEP.

Si el incremento de la oferta OPEP es menor que lo esperado, el precio promedio del WTI podría colocarse en más de US$ 27/bl. Este es un escenario que no hay que descartar.

La demanda y la oferta. La demanda y la oferta. En la tabla 1 se indica las estimaciones de demanda, oferta e inventarios para el 2000.

Tabla 1
Demanda, oferta e inventarios
(Millones de barriles por día)

MMBD 1999 I-00 II-00 III-00 IV-00 2000
Demanda 75.29 78.09 75.28 76.47 78.65 77.12
OECD 45.48 47.21 44.64 45.71 47.85 46.35
PED 29.81 30.88 30.64 30.76 30.80 30.77
Oferta 73.91 74.88 76.58 78.30 78.49 77.06
No OPEP 44.56 45.34 45.50 45.57 45.65 45.52
OPEP Cr.

 

26.52 26.67 28.20 29.75 29.85 28.62
Irak 2.53 2.40 2.60 2.75 2.85 2.65
OPEP LGN 2.83 2.87 2.88 2.58 2.99 2.93
Total OPEP 29.35 29.54 31.08 32.73 32.84 31.54
Var. Inv.

 

-1.38 -3.21 1.3 1.82 -0.16 -0.06

Como puede apreciarse, se espera que la demanda aumente en 2.4% en el 2000, con un comportamiento importante en el crecimiento de la demanda de los países en desarrollo. La oferta crecería en 4.3% y la de la OPEP en 7.5%, algo más dos millones de barriles diarios en lo que se refiere a la oferta de crudo OPEP. Como señalamos anteriormente, si el aumento de la oferta OPEP es menor, el precio promedio del WTI podría ser superior a los US$ 27/bl.

Precios y exportaciones petroleras venezolanas. Con relación al comportamiento de los precios se ha considerado conveniente elaborar dos escenarios, ambos relativamente altos. Un primer escenario supone un precio promedio del WTI de aproximadamente US$ 23-24/bl, lo que implicaría un precio promedio de US$ 20/bl para la cesta de exportación venezolana y un segundo escenario con precios más altos, similar a las estimaciones del mercado de futuros de febrero, el cual supone un precio promedio de US$ 26/bl para el WTI y alrededor de US$ 22.50/bl como precio promedio de la cesta de exportación venezolana. No se ha elaborado un escenario de precios correspondiente a un precio promedio del WTI de más de US$ 27/bl. Sin embargo, los escenarios elaborados implicarían precios del petróleo en términos nominales similares a los de la guerra del Golfo Pérsico y los más altos desde 1985. Las estimaciones de AR realizadas a finales de 1999 suponían un precio promedio para la cesta venezolana en el 2000 de US$ 19.3/bl. Con un escenario de precios muy altos, existiría alta discrecionalidad para la política económica venezolana.

Suponiendo que las exportaciones petroleras en volumen sean similares a las estimadas en el presupuesto, aproximadamente 2.70 millones de bpd, las exportaciones petroleras venezolanas serían, en el primer escenario de precios, de aproximadamente US$ 19.710 millones y de US$ 22.174 millones en el segundo escenario. Es posible que el volumen de exportación sea superior al estimado en el presupuesto, y se coloque alrededor de 2.9 millones de bpd.

Esta última estimación asume que en definitiva el volumen exportado en 1999 fue superior a las estimaciones iniciales, alrededor de 2.8 millones de bpd en vez de la estimación inicial de 2.63 millones de bpd.

En todo caso, la estimación que ha utilizado AR es que las exportaciones petroleras venezolanas pueden ser en el año 2000 superiores a los US$ 21.000 millones, cerca de US$ 7.000 millones más que lo estimado en el presupuesto del 2000, lo cual representaría más del 7% del PIB de 1999.

Con relación al año 2001, AR supone un primer escenario de precio promedio para el WTI de US$ 20/bl y un segundo escenario de aproximadamente US$ 21.60/bl. Ello implicaría que el precio promedio de la cesta de exportación venezolana podría colocarse entre US$ 16.5/bl y US$ 18/bl.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que los altos precios del año 2000 pueden aumentar el riesgo de una baja más pronunciada en el 2001.

Las exportaciones petroleras en términos nominales, suponiendo un escenario con un precio promedio de US$ 20/bl-22.5/bl y un volumen de exportación de 2.7-2.9 millones de bpd en el año 2000 serían de US$ 21.718 millones y, en el 2001, un precio promedio de US$ 17/bl con un aumento de 5% en volumen, de US$ 18.243 millones, US$ 3.474 millones menos. Las exportaciones petroleras reales per cápita fueron de US$ 623 en 1999, pasarían a US$ 898 en el 2000 y en el 2001 serían de US$ 740. Como puede observarse, en el año 2000 existiría un shock positivo importante y los ingresos por exportaciones petroleras reales per cápita se colocarían en la parte alta de la banda de US$ 500-1000 dólares, para luego iniciar un descenso que suponemos no abrupto. A pesar del shock positivo, el ingreso real per cápita es inferior a los niveles de una banda entre más de US$ 1.000-más US$ 2.000 que caracterizó el comportamiento de la segunda mitad de los setenta y primera mitad de los ochenta.

2. Escenario fiscal

Elementos generales. El presupuesto del 2000 aprobado a fines del año pasado supone un gasto acordado de Bs. 18.36 billones. En este presupuesto los ingresos del sector petrolero se estimaron con un precio promedio de la cesta de exportación venezolana de US$ 15.0/bl y un volumen de 2.7 millones de bpd. Dado que el escenario petrolero es diferente al inicialmente estimado, suponemos que existirán cambios en el escenario fiscal. En el escenario fiscal que se presenta a continuación se supone un precio promedio de la cesta de exportación de US$ 21.50, un nivel de exportación de 2.8 millones de bpd y tipo de cambio promedio de Bs.697/US$, el tipo de cambio predeterminado por la autoridad monetaria.

AR supone que el nivel de gasto fiscal nominal podría quedar básicamente sin cambios, ya que el presupuesto aprobado implica un incremento importante con respecto al año 1999. El ingreso no previsto inicialmente del sector petrolero sería fundamentalmente utilizado para compensar los ingresos fiscales no petroleros que están sobre estimados y reducir las necesidades de financiamiento, las cuales son elevadas en el presupuesto aprobado, posiblemente disminuyendo el endeudamiento bruto o los ingresos por privatización. También suponemos que posiblemente exista una reestructuración para colocar más énfasis en el gasto de inversión de construcción para afrontar las consecuencias de la tragedia natural de finales del año pasado. Así mismo, se supone que existirá un endeudamiento neto negativo.

Ingresos fiscales, gasto y resultado financiero.

El gasto fiscal nominal base caja "sobre la línea", suponiendo los niveles de ejecución tradicionales, y los ajustes por gastos diferidos de 1999 y traslados al 2001, podría alcanzar a Bs. 16.15 billones sin incluir el gasto extra-presupuestario, un aumento de aproximadamente 34% respecto al año 1999. Esta tasa de aumento prácticamente duplica la tasa de incremento que tuvo el gasto fiscal entre 1998-99, aproximadamente 17%. Los elementos centrales de los ingresos y gastos fiscales "base caja" de este escenario fiscal, como proporción del PIB, se muestran en la tabla 2.

Tabla 2

Cuentas fiscales % PIB 1998 1999 2000
Ingreso total 16.6 17.0 20.8
Ingreso petrolero 6.3 6.2 10.0
Ingreso no petrolero 10.3 10.8 10.8
ISR

IVA

Aduanas

IDB

otros

2.0 2.1 1.9
4.5 4.3 4.6
1.9 1.9 2.0
0.0 0.8 0.5
1.9 1.8 1.9
Gasto fiscal total 20.9 20.4 22.0

Corriente

15.4 16.1 17.5

Remuneraciones

Bienes y servicios

Intereses

3.4 3.3 3.5
0.8 0.9 1.0
2.3 3.0 3.6

Internos

Externos

0.7 1.4 2.0
1.7 1.6 1.6

Transferencias corrientes

8.8 9.0 9.3

Gasto de capital y préstamos

4.1 2.8 4.1

Activos capital fijo

Transferencias de capital

Resto gastos de capital

0.6 0.2 0.6
2.7 2.2 3.5
0.8 0.4 0.0

Otros gastos

1.3 1.5 0.4
Gasto primario corriente 13.1 13.1 13.9
Gasto primario 18.5 17.4 18.4
Gasto interno 19.2 18.8 20.4
Déficit global -4.3 -3.4 -1.2
Déficit primario -1.9 -0.4 2.4
Déficit interno -8.8 -8.0 -9.6

En este escenario, el gasto fiscal base caja podría alcanzar el 22% del producto, el déficit fiscal se reduce a 1% del producto, una reducción importante, y existiría superávit primario. Los ingresos fiscales del sector petrolero aumentarían en forma sustancial con respecto al presupuesto, casi se duplican en términos nominales al incorporar la parte de recursos del FIEM que se gastarían en el año corriente. Suponemos que estos podrían estar alrededor de 2.800-2.700 millones de dólares Como proporción del producto, el ingreso petrolero pasaría de algo más del 6% en 1999 a ser el 10% en el 2000. El déficit interno aumentaría en forma importante respecto a 1999.

V. Estimaciones

Las estimaciones se resumen en la tabla 3. Como puede observarse, el modelo utilizado por AR estima que el producto podría crecer a una tasa de 3.5%-4%, con un crecimiento del 3.5% en el producto petrolero y de 3.8% en el no petrolero, lo cual es superior a la última estimación del gobierno. El gobierno supone un crecimiento de 2%, similar a la estimación que realizó cuando se presentó el presupuesto, el cual se realizó considerando un precio promedio de la cesta venezolana petrolera de exportación de US$ 15/bl. Si bien la tasa de crecimiento del producto casi duplica a la gubernamental, implica un nivel de actividad real inferior a 1998, ya que el año 1999 el producto cayó en 7.2%. Es conveniente recordar que durante el boom petrolero ocasionado por la guerra del Golfo Pérsico, la economía creció 7% y en 1997 casi 6%. La inflación del año 2000 podría ser de 23%, superior a la estimada por el gobierno.

Tabla 3
Síntesis del comportamiento de la Economía 

Variable (Tasa de variación %)

2000

PIB 3.8
PIBNP 3.82
INFLACIÓN 23.3
GPTN* 36.9
DEFINTN** 32.8
TCN*** 14.63

*Gasto Público Total Nominal
**Déficit Interno
***Tipo de Cambio Nominal

Se supone que las importaciones globales podrían subir en más de 13% con respecto al 99, estimulada por el crecimiento del producto y la sobre-valuación del tipo de cambio real respecto su valor de equilibrio de largo plazo.

La cuenta corriente tendría un amplio superávit, de aproximadamente US$ 7.000 millones. En la cuenta de capitales se agravaría el fenómeno de fuga de capitales que se presentó en 1999, es decir se podría alcanzar los US$ 5.800 millones. Dentro de este contexto, deberían aumentar las reservas internacionales y suponemos que un saldo del stock de reservas de US$ 16.000 millones, podría ser el adecuado. Como se indica en el aparte siguiente, la fuga de capitales expresaría el desequilibrio básico de la economía, la sostenibilidad limitada de la política fiscal y del sector externo por la posibilidad de que a futuro se revierta la tendencia de los precios petroleros.

Estas estimaciones incorporan el conjunto de supuestos que en criterio de AR conforman lo que podría denominarse el escenario base. Si estos supuestos resultan diferentes a la realidad, obviamente el comportamiento de la economía podría ser diferente a las estimaciones. Por ejemplo, es posible que el gobierno decida aumentar las exportaciones petroleras o el gasto fiscal a una tasa diferente a la supuesta por AR, una política cambiaria de mayor anclaje o que la visión de AR sobre el comportamiento del mercado petrolero no sea adecuada. Así mismo es necesario advertir que el instrumental utilizado no incorpora aspectos tales como la influencia del contexto político en la formación de expectativas, la incertidumbre acerca del mercado petrolero ni valora la eficacia del equipo de gobierno.

Todos estos elementos pueden incidir a que los resultados sean distintos a las estimaciones presentadas.

Problemas

Como se indicó anteriormente, los problemas centrales que visualiza AR en el 2000 son básicamente tres. La débil sostenibilidad de la política económica por la alta dependencia que existe con relación a las exportaciones petroleras, el contexto político que parece no ofrecer reglas de juego claras ni los incentivos adecuados y la falta de un programa económico coherente de mediano plazo.

A continuación se presentan algunos comentarios relativos a áreas específicas de la política económica.

Débil sostenibilidad en el sector externo y área fiscal. Un problema macroeconómico central que visualiza AR en el año 2000 es el de la débil sostenibilidad intertemporal del contexto petrolero y de la política económica. Suponemos que la forma como ello se manifestaría en este año es a través de una fuga importante de capitales, es decir en la cuenta de capitales de la balanza de pagos, justamente un problema análogo al presentado en 1999, donde la fuga de capitales se colocó en alrededor de US$ 4.700 millones y suponemos que en el año 2000 podría aumentar en forma importante. Por la misma razón suponemos que no se producirá un aumento realmente importante de la demanda monetaria.

Con relación al mercado petrolero, como se indicó anteriormente, asumimos que se va a producir una declinación relativamente suave del precio, con un escenario en el entorno de US$ 17/bl en el año 2001. Si se supone un incremento en el volumen de exportaciones similar a los utilizados en los escenarios, 5%, las exportaciones petroleras en dólares en términos nominales serían inferiores a las del 2000, alrededor de US$ 3.500 millones, lo que implicaría un aporte fiscal petrolero sustancialmente menor, el cual podría ubicarse en torno a algo más de 6% del PIB y, por supuesto, el superávit de cuenta corriente se reduciría. No se descarta un escenario con ingresos por exportaciones petroleras inferior. En el área fiscal, el déficit interno del año 2000 aumenta en forma importante respecto al año 99, cambiando la tendencia que se había observado en los últimos años. Hipotéticamente ello podría impulsar hacia el alza la inflación, pero posiblemente sea compensado en buena parte por la salida de capitales. Para el año 2001, al reducirse los ingresos fiscales petroleros en forma importante, sería difícil realizar su compensación por ingresos no petroleros, por lo que posiblemente habría que introducir correcciones en la política económica.

Es decir, los agentes económicos visualizarían que la actual coyuntura petrolera de altos precios no se mantendrá en el tiempo sino que se producirá un descenso, y por tanto tendrían preferencia por el ahorro en activos externos al considerar poco sostenible en términos intertemporales la política económica. Es posible que el clima político acentúe la preferencia por activos externos.

Política de ingreso. En las estimaciones fiscales se ha supuesto que los salarios aumentarán en relativa consonancia con los anuncios del gobierno, el cual ha manifestado que el aumento será de 10%. AR considera que pueden existir problemas en cumplir con este objetivo, sobre todo cuando se espera un comportamiento muy favorable en el mercado petrolero. Así mismo, si el aumento salarial en el sector petrolero es similar al inicialmente planteado, más de 100% (en dos años), se considera que será difícil evitar algún efecto de demostración para el resto del sector público y para la política salarial global.

Tipo de cambio. AR supone que el tipo de cambio real está sobrevaluado, es decir distanciado del tipo de cambio real de equilibrio que garantiza el equilibrio externo e interno. El monto de la sobre-valuación se puede calcular por distintos métodos. En términos generales, si el tipo de cambio real de equilibrio se estima tomando en cuenta los elementos fundamentales, entre los cuales está el comportamiento del mercado petrolero (precios y volúmenes de exportación) coyuntural, la apreciación del tipo de cambio en el año 2000 debe disminuir. El problema que tiene este método, es que hace demasiado variable al tipo de cambio real de equilibrio, por la dependencia del precio del petróleo de la coyuntura.

Ausencia de Reformas Estructurales y políticas económicas fragmentarias. El escenario que supone AR tiende a descartar que en el año 2000 se instrumenten reformas estructurales de carácter modernizante, como por ejemplo, relanzamiento de la apertura petrolera, avances importantes en la privatización, impulso a esquemas de seguridad social donde se dé relevancia a los fondos de capitalización individual, liberalización del mercado laboral, o establecimiento de reglas macroeconómicas fiscales (o en otras áreas) claras y transparentes. Sin embargo, no se descarta totalmente que se produzcan avances en el área fiscal. Con relación al sector agrícola, es posible que se opte por esquemas para-proteccionistas, al menos en algunos rubros. Así mismo tampoco se descarta que políticas discrecionales y administrativas se apliquen con relación a algunos sectores industriales o con relación a las condiciones para el financiamiento de los sectores productivos.

El sector financiero. El sistema financiero se encuentra debilitado por la profunda recesión de 1999 y problemas estructurales del sector. Si no se activa la demanda de créditos del sector privado, y al mismo tiempo se presiona para bajar administrativamente las tasas de interés activas, pueden continuar reduciéndose las ya muy bajas tasas de interés pasivas y agravarse el desequilibrio en la condición de paridad de las tasas domésticas con respecto a la tasa internacional, la depreciación cambiaria y el riesgo país.


Nacionales


 
Urosa exhortó a amar

Urosa exhortó a amar " a cualquier persona que necesita ayuda"

 
Giordano llamó a contribuir “al milagro de la paz

Giordano llamó a contribuir “al milagro de la paz"

 
En San Diego habilitarán 13 centros de votación para elección el 25 de mayo

En San Diego habilitarán 13 centros de votación para elección el 25 de mayo

 


Política


 
La sangre de las espinas

La sangre de las espinas

 
La MUD le lavó la cara

La MUD le lavó la cara

 
Democracia electoralista: estratagema contra la libertad individual y el orden espontáneo

Democracia electoralista: estratagema contra la libertad individual y el orden espontáneo

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor