Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

La cultura al poder

Antonio Sánchez García

Lunes, 13 de agosto de 2012







   Foto: Google

A Diana López y Tulio Hernández

El acto escenificado este sábado 11 por la gente de la cultura que acompaña y respalda la candidatura de Henrique Capriles Radonsky reafirma una vez más la excelencia que caracteriza esta auténtica cruzada por el reencuentro nacional y la paz que lleva adelante nuestro joven candidato. En la Torre Polar se dieron cita este sábado 11 de agosto grandes actores y dramaturgos, historiadores y novelistas, cantantes y poetas, pintores, músicos, editores, escultores –usamos el genérico, que se sobrentiende que allí brillaron grandes mujeres de las que el país y en particular el mundo cultural pueden sentirse más que orgullosos.

Cabe afirmar sin lugar a dudas ni malentendidos, que a Henrique Capriles lo respalda lo mejor, lo más destacado y lo más brillante del arte, del espectáculo, de la literatura, el cine, el pensamiento y ese riquísimo entramado de talento, profesionalismo y laboriosidad que caracteriza a quienes han sostenido la nobleza de su quehacer a contramano del acecho, la persecución, el desprecio y el desinterés de un gobierno caracterizado por el brutal despliegue de su barbarie. Sin consideración, penas ni cortapisas.

Pasará a la memoria histórica del país la reiteración de una norma, ya estatuida en ley de nuestra atribulada historia, a saber, que las llamadas revoluciones, con escasísimas excepciones, no han provocado en el país más que ruina y desolación, el envilecimiento general y el retroceso en todas las ramas del quehacer artístico y cultural. La cultura a contracorriente que ha brillado en estos 14 años es producto del gigantesco esfuerzo personal de sus protagonistas. Ha existido no sólo al margen, sino a pesar del Estado. Si sus distintos aspectos no cumplían una función estrictamente apologética y propagandística, si no cumplían el papel de destacar el relieve de quien nos desgobierna, podían darse por desterradas. Lo han sido.

Sobran las pruebas: desde el abandono de nuestros museos al acecho a nuestras universidades y del cierre de medios al bloqueo de nuestras grandes figuras escénicas. Que un grupito de gerifaltes del quehacer cultural, encumbrados a la fama en democracia y hoy obsecuentes bufones del autócrata para humillación del género que practican – poetas y dramaturgos o cineastas dispuestos a venderse al mejor resentimiento – hayan copado la escena del oficialismo cultural no esconde la miseria de la cultura oficial. Y que hospitales y escuelas se hallen asimismo por los suelos, no sirve de mayor consuelo.

Pero al señalarlo pasamos por alto un elemento de infinita mayor gravedad: la cultura de un pueblo no se cubre ni puede ser identificada exclusivamente con sus realizaciones artísticas, académicas, intelectuales. La cultura de un pueblo se expresa en la grandeza del tejido social mismo, en las normas de convivencia universalmente aceptadas, en el valor de la vida internalizada en sus ciudadanos, en el lenguaje de las élites y los hábitos cotidianos de sus gentes.

¿Quién puede negar que el país ha perdido su singladura moral, su densidad ética, su respeto por los altos valores de la civilización para verse gobernado en cambio por quienes hacen de la vulgaridad, el atropello, la chabacanería, la traición, la grosería y el deshonor la norma dominante del lenguaje y el comportamiento oficial en un país en el que, como dice la canción, “la vida no vale nada”?

De allí la inmensa, la trascendente importancia del respaldo a nuestra cruzada democrática por parte de quienes han escogido contra viento y marea el arte, el entretenimiento, el pensamiento y la cultura en general como su existencial expresión de vida. Nos reafirman en nuestra confianza en el futuro y nos dan motivos de optimismo en este maravilloso esfuerzo por recuperar la grandeza perdida de un pueblo que merece un mejor destino.

sanchezgarciacaracas@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

 
CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

 
UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

 


Política


 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 
Diálogo en retroceso

Diálogo en retroceso

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Antonio Sánchez García

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor