Caracas, Lunes, 21 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Respuestas fáciles a preguntas difíciles

Américo Gollo Chávez

Sábado, 14 de julio de 2012







   Foto: Google

                                                                                                    A  Héctor J. por sus aportes                                                                 

            En estos últimos tiempos se me ha hecho un conjunto de preguntas, donde se cumple la clásica sentencia de que una buena pregunta bien formulada  es más sabia que una buena respuesta. Demos esto por hecho, solo se ha de recordar que así ha sido el  origen y nacimiento de la ciencia,  la filosofía  toda y también  todo el arte. Cada una de estas formas de conocimiento, de creación,  tiene sus propias maneras de ser, de hacerse. Hoy responderé  dos de las interrogantes. No se parte de cero, y el cero ya es mucho,  hay siempre una base  que necesitamos completar, que se ha ido conformado en la casa, el hogar, la escuela, la tele, en fin, los amigos, la familia y la cultura, pero que necesitamos ampliar. Es la consciencia de que  necesitamos mayor información  para satisfacer las inquietudes y una buena respuesta es aquella que satisface o induce o prepara el camino para resolver el problema que se plantea  en cada pregunta, para  reducirnos el desconocimiento,  para mejorar la información. Para reducir la ignorancia.

            Para responder quiero que se tenga presente que me enaltece y honran las preguntas, pero ha de saberse que mis respuestas no necesariamente son la verdad, ni tal vez verdad,  pero sí  quiero que sirvan para buscarla y ello se logra sometiendo a prueba lo que afirmo, a análisis, a crítica severa.  Quiero que se sepa que las respuestas corren el riesgo de que pueden ser falsas,  bien porque las premisas de las cuales se parte sean falsas,  bien porque la menara de organizar las palabras, la gramática, para responder no tengan el rigor lógico, semántico, gramatical, bien, porque al contrastar lo que se afirma se puede demostrar  su inexactitud o su incompletitud, siempre presente en todo o casi todo. Pero sí quiero que sepa que no es mentira, si por ella entendemos, mejor dicho definimos, como una forma muy deliberada  que, a través de cualquiera expresión del lenguaje, oral, mímico, de actitudes, etc. se propone engañar al otro, manipular al otro, a esconderse del otro, a ocultarse de sí mismo ante el otro y, las más grave, esconderse de sí mismo ante sí mismo... En esto asumo y, sea esta mi primera respuesta, lo que ha dicho Ratzinger, el actual papa:  “Cuando me aparto de la verdad o la falseo, incurro en la mentira, perjudico con frecuencia al otro, pero también me perjudico a mi mismo”  “…la pequeña mentira se convierte en hábito, en una forma de ir trampeando por la vida,  de recurrir siempre a la mentira  y luego enredarse personalmente en ella…escatimar al otro  la verdad implica hurtarle un bien esencial y llevarlo por el mal camino.  Cada vulneración  a la verdad no sólo rebaja a la persona, sino que constituye una grave  infracción contra el amor. La verdad es amor”.  Ratzinger, Dios y el Mundo. Pág. 168. Debate, El Nacional)

Obviamente no quiere esto decir que yo no mienta, alguna vez le gané a Roñoquero, pero creo que esto era ficción porque no cumplía la determinación universalmente admitida,  que quedó determinada arriba, tampoco creo, como sí  Jehová,   que este sea el delito más grave de la humanidad. Sobre esto han y  he escrito mucho. Dios tomó partido radical sobre esto, yo no puedo hacer eso,  nada de eso, solo que mi oficio de tratar de hallar la verdad me impone ciertas reglas, así como la amistad, el amor imponen reglas, contrarias al engaño, a la estafa, la difamación, la calumnia, el chisme, casas propias de la mentira.  etc., pero, como dicen los sabios, si para salvar la vida a alguien hay que mentir no se debe dudar en hacerlo, si para tratar de dar tranquilidad a otro, no se dude en hacerlo.  Un buen médico lo sabe bien. Por compasión, piedad y por otras razones psicológicas más densas puede decir  de su paciente muy grave, mejorará, a la familia, sobrio, les dirá que está estable o cosas así…Menos espero ni quiero que sea mi palabra autoridad alguna, ésta es potestad de Dios o cualidad temporal de la ciencia  o es parte del idólatra que cree en y ama a su ídolo, su fetiche, con prescindencia de quien sea, qué y quien  es…hasta un delincuente puede ser, pero la postración ante él lo ve perfecto*.  Muchas veces oímos estas expresiones, yo estoy aquí gracias a X que me trajo, lo que yo soy se lo debo a Y que me dijo qué hacer… y, bien, en esas expresiones  se minimiza, se desconoce quien así habla, lo cual no quiere decir que no haya gratitud por un buen consejo, pero ese mismo consejo se le puede dar a todos… y no todos se guían por el consejo eseUn consejo vale según la conciencia de quien lo recibe y la autoridad o insania de quien lo da…y por eso hay consejos  perversos y hay buenos consejos. Poro no se olvide, la bondad o maldad no está en el consejo, está  en la intención  mala o buena de quien lo da y en el modo crítico o acrítico de asumirlo.  Un sabio chino dijo,  “No le des importancia a lo inútil, ni valor a quien no tiene mérito. A la palabra necia sea hermético el oído y profundo el silencio. Cubre tu mano si la vida te impone socorrer al leproso. Oye la voz de quien vive en la cima y llegarás más lejos. Aléjate de quien te indispone contra el bueno, teme ser descubierto“  Tao Te King.  Este subrayado  demasiado importante, según la visión china, pues advierte de quienes vestidos de buenos, piel de oveja, aconsejan a sus idólatras, valga el ejemplo, que X siendo un ser probadamente  bueno y  le reconocen su probidad, a fin de hacerse mas convincentes, idóneos, desinteresado,  pero, añaden, con pose magistral, que a pesar de ello,  hay  que alejarlo, previniendo el futuro, por el daño posible que podría hacer; empero es otra la verdad, es él quien quiere mantenerlo alejado, pues tiene miedo de ser descubierto, de que se conozcan sus fechorías y  aberraciones**. Mi palabra es pues para la reflexión  y ello implica duda, cuestionamiento.  ¿Será verdad? ¿Estará completa? ¿Que quiero? ¿Que busco?

            La interrogante siguiente es aparentemente más sencilla. Si uno pudiese escoger el tiempo, el espacio,  la era de haber nacido, ¿dónde habría escogido? En esta interrogante se ha de tener mucho mas cuidado para la respuesta.  Probablemente la pregunta se hace porque no estamos plenamente satisfechos del tiempo en que nos toca existir (vivir? Veremos mas adelante que es eso!) La situación, el contexto, la inseguridad,  la gente, en fin, los miedos a enfrentarnos a la realidad, nos pueden imponer este tipo de pregunta. Esto es  fundamental. En el fondo también hay una interrogante mas bella, que indaga sin decirlo, sobre qué somos en este momento y si seria posible ser distinto en  otro tiempo, en otro espacio. Y de manera muy terrible, los miedos a nosotros mismos, de nosotros mismos. Muchas veces, casi todas las veces, tenemos miedo de nosotros mismos, tenemos miedo a ser libres. Tenemos miedo a pensar, a amar, en fin, a ser.  Pero, eso sí, sabemos que el universo en el cual estaríamos es nuestra tierra y esto es importante, porque por ahí debemos empezar. La tierra siempre es la misma como planeta  mas no siempre es la misma como gente, las etapas de la  historia son diversas,  bien creamos  que nos hizo Dios como ÉL quiso  bien que seamos producto de una compleja evolución.  Pero sobre todo, porque creación o evolución o cosas mixtas, quien sabe, ni interesa ahora, en la historia la humanidad ha sido muy distinta.  Demos una mirada sin detalles. Desde el Paraíso Bíblico hasta la Israel de hoy para acá… de los griegos y entre ellos muy distintos  hasta hoy muy distintos con ellos de allá…, antes de Cristo,  de ahí para  acá.  Antes de Newton y de ahí para acá. En la China de antes y la de siempre… en las culturas de los aborígenes de América que muy pocas existen y desde el descubrimiento o encuentro cultural y la subordinación de los que estaban a los que vinieron todo eso…para acá.  Tanto mas complicado porque los que vinieron eran muy poquitos y eran muy muchos los que estaban acá.  Algo pasó.  Desde el viaje a la luna y el Big Bang  y de allí para acá… y muy cerquita de la IV república y ésta y la que vendrá para acá y para allá. Y el asombroso descubrimiento de la “partícula de Dios“” y de aquí para más allá, logrado en un viaje hacia tras! (Ginebra, julio 2012).

     Pues bien yo respondí que prefería  la edad presocrática.  Fue una respuesta muy a la ligera, sin reflexión.  Me olvidé de mi historia y de la historia. Yo nací  aquí sin mi voluntad y mis padres, a quienes tampoco escogí, pero feliz de que sean ellos, sin ellos yo no existiría y menos no sería,  al hacerme ni idea tenían de lo que hacían, solo, presumo, un mucho de placer, sin el cual no existe la vida, y pese a la rigurosa planificación  familiar que impuso mi mamá, estoy convencido que de haber podido decidir lo que hacían, como, para qué, etc.,  quizá no sería  tan feo, tan terco, tan indagador, tan metiche y cuidador con los seres que amo,  no tendría tanto de imbécil, de tonto útil, lo que es muy bueno para ser y hacer feliz a uno mismo y al otro o inútil, lo que no es definible,  me apena confesarlo. Pero en ello quizá iba mi vanidad y las lecturas de un sabio alemán, Diels,  que me ayudó  descubrir  esa era,  predominantemente  una era francamente científica, se diría hoy, al gusto de la visión de Nietzsche. Era concentrada en dar respuestas a las grandes interrogantes  de la formación del mundo, de cómo era, de… de todo eso, tanto del grande o macro como del micro o atómico.  Descubrir las leyes de la naturaleza. Etc.  Ninguna preocupación por el ser del hombre, y esas cosas que vinieron una vez que Platón inventó a Sócrates.  Sócrates era mas viejo que Platón pero Platón es su papá, pues gracias a Platón, Sócrates existe.  Si, pero además  de querer haber nacido y vivido  en esa era, se me presenta hoy un problema mayor.  Que habría sido yo en ese tiempo, que haría?  Esclavo, pensador, científico, arquitecto, escultor, cochero, militar,  o, en fin, uno mas como ahora soy? y mis padres quienes serían?  Y amaría como amo?  En esa era normal fue ser homosexual, casi como ahora, pero aun ahora no es como era allá en esa era.  Y no me veo en ese complicado ser distinto a lo que soy, varón de escasos atributos.

            Como se ve, no quise ser chino, judío, ni escogí la Edad Media ni el Renacimiento y tampoco escogí el tiempo del primer cuarto del pasado siglo. Ni quise ser del tiempo de los Pica Piedras o ciudadano suizo, canadiense o noruego.  Ni escogí al imperio Inca, en fin, Y ello por qué?  Porque sencillamente  había una supervaloración de esa era y de mí mismo para merecerme estar en ella.  Presumo que evoqué la seguridad y en lo relativamente fácil que sería conversar con Pitágoras de Música,  con  Euclides de Geometría… y así.  Jamás se me ocurrió que sería analfabeta, que era sin duda la inmensa mayoría y menos me pasó cerca ser esclavo.  Y aquí está la causa a esta preferencia, ahora hecha problema: No Pensé. Pensar es un trabajo arduo pero es la única manera de saber si existimos. Pensar es la única manera de hacer ciencia, de crear,  de hacer arte,  de inventar, de…  de amar, quien no piensa puede vivir pero no sabe que existe, no sabe qué es vivir para poder existir y viceversa.

            Pues bien, aquí estamos, necesitamos pensar para dar las respuestas a fin de que estas sean buenas. Y solo pensamos cuando sabemos interrelacionar, deducir, inferir, concluir y someter a prueba cuanto el pensar produce, crea.  Soy de esta era y de esta tierra, soy mas hijo del azar que de la necesidad, de la probabilidad mas que de la causalidad.  Claro, hay quienes en estos momentos pueden decidir  parir en Paris, en NY,  pero siempre será para el allá nacido un hecho  sin  su elección. Así pues, aquí estamos,  y  creo poder repetir que en todas y cada una de las distintas épocas históricas, culturales, etc. que en el mundo han sido y serán,  el hombre es lo que quiere ser.  Las dificultades, cada  vez las de siempre y  otras mas intensas pero cada vez como eran, guerras, dictadores, inquisiciones, exclusiones, calamidades, hambre…y todo lo demás, pero también creadores, pensadores, científicos, filósofos, artistas, como siempre solo que ahora hay mas. Pero hay mas no porque mas son, sino porque todos son mas.  Que también miserables, hipócritas, criminales… sin duda de esos habrá como hay y serán, y habrá gobiernos pésimos, malos,  criminales, regulares y buenos, pero habrá por siempre y habrá siempre un individuo, cada uno que quiere ser  distinto a los demás. Y es este  el punto. Para ser alguien hay que tener consciencia de ser distinto a los demás.  No conformarse con lo que uno es porque así sean todos los demás sino un ser que sea inconforme cada vez más y mucho más consigo y con todos los demás. Amargado, frustrado? No, eso no, porque la amargura y la frustración son ajenas a la creación, aun cuando podemos pensar en ellas  y  mucho mas, hacerlas objeto de la investigación, de la creación. Pero siempre para ser distinto al del montón, ha de seguirse la máxima de JS Mill “Mas vale ser Sócrates insatisfecho que no un imbécil, o un cerdo,  satisfecho”.

            Hay médicos, abogados, ingenieros, expertos con distintos títulos en computación, informática, que hablan inglés, que son mudos, hay pobres, ricos, miserables, y mas, todos estamos y somos y todo lo demás, conformamos un montón, un bojote inmenso.  Una mayoría casi total, casi absoluta somos imbéciles satisfechos. Cerdos satisfechos, reiteraba el  maestro londinense.  Suelen olvidar los cerdos que mientras mas satisfechos se sienten mejor es el asado.  Esos se conforman con ser lo que son sin más. Algunos hacen del capital, de los cobres, su felicidad,  siempre los hubo y siempre los habrá, pero en cada espacio de la tierra y en cada tiempo hubo, hay seres que se empecinaron en ganar las grandes batallas a las dificultades, a los problemas, a la muerte, entonces la medicina  y toda la ciencia se dedicó a buscar como lograrlo, como diferirla.  Fueron todos los médicos, ingenieros, etc., científicos? No,  una minoría y nada más. Los otros cobran por su oficio, aquellos crean no por ese  oficio sino para  la vida… Hay seres que viven y luchan por la libertad y asumen el riesgo que todos los demás se rehúsan a dar. Y así.  Cuantos Steve Jobs, hay?. Muy poquiticos pero un solo Richard Feynman y durará mucho mas, este fue un creador, (diagramas de Feynman, computación cuántica, etc.) aquel un  técnico muy especial de presente utilidad. Hay millones de idiotas que nos sentamos a ser  devorados por las computadoras o por los iphone sin saber nada de ellos, meros operarios como ayer un palero y nos moriremos satisfechos con las máquinas pero sin haber vivido en manos de una dama bella y sin saber de ellas nada. Sin saber nada de Feynman, no se  desarrolla la computación cuántica, permaneceremos usuarios, operarios. Todos cantamos, cuantos Pavarotti hay? Cuantos profesores de física y cuantos Newton, Einstein, etc. ?  Cuantos escribimos y cuán pocos Cervantes, García Márquez,  hay?

            Desde luego que los espacios fueron y son importantes para  que las cosas mejor fueran y sean,  que el tiempo jugó y juega un papel, sin dudas, vital, como corresponde al tiempo. Pero cuando el hombre prefirió ser Sócrates inconforme, supo que todos los tiempos eran útiles, pero insuficientes para vivir en ellos y entonces creó el hombre la ciencia, el arte, la filosofía,  para quedarse en  el espacio/tiempo  sin límites ni descalificaciones de tiempo y de fronteras. Nuestra era es la más fantástica para la creación, para la comunicación, para todo, tenemos todo para crear, inventar, jugar,  pero por supuesto cuando hay todos los medios a la mano para hacerlo, corremos el riesgo de que nosotros mismos cortemos nuestras manos porque no sabemos pensar y no podemos volar porque se nos atrofiaron las alas.  Las máquinas piensan por nosotros. Dije mal, vienen  programadas para pensar lo que tiene que pensar y nada más sin dejarnos pensar. Y no se piensa sin la historia, no se piensa si no nos interrogamos sobre los pequeños y los grandes temas, si no se piensa en plantearse y resolver problemas y si no sabemos revisar sus respuestas para dar otras nuevas. Y es la lectura, el estudio, el preguntarse, el buscar respuestas lo único  que nos hará salir de la imbecilidad.

*Erich Fromm. I seréis como dioses.  

** Filosofía oriental. Hia-lun. Libro segundo  26, pág. 188. Podium  1968.

americod@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

 
El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 


Política


 
Liberté, égalité et fraternité para algunos

Liberté, égalité et fraternité para algunos

 
La debilidad en los principios democráticos

La debilidad en los principios democráticos

 
El desmontaje del

El desmontaje del "mito" Chavista y el futuro de América Latina

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Américo Gollo Chávez

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor