Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

"Instrucción Premilitar": un medio transformado en fin

Enrique Prieto Silva

Jueves, 24 de agosto de 2000

La Ley de Conscripción y Alistamiento Militar establece como objeto de la Instrucción Premilitar, el "...proporcionar al joven estudiante los conocimientos militares necesarios que contribuyan a su formación y capacitación integral", la cual "...es obligatoria para los alumnos de los dos últimos años de educación secundaria o su equivalente en los planteles educacionales, ya sean éstos oficiales o privados". Y, para los fines del cumplimiento de tales enunciados, establece que, "...los Ministerios de la Defensa y Educación coordinarán la elaboración y ejecución de los programas correspondientes". Aquí comienza la debilidad interpretativa de esta rama educativa, que hoy se ve amenazada, con justa razón por la opinión pública, toda vez que, su contenido ideológico y programático han tergiversado el objeto establecido de "proporcionar conocimientos militares", por la confusión y falta de claridad en el enunciado del mismo objetivo, cuando se refiere a que estos conocimientos contribuyan a su formación y capacitación integral. De hecho, se debe entender que se refiere a “lo militar”, no obstante, vale indicar que no hay claridad en la Sociedad Civil de lo que contiene esta disciplina que, de hecho, se le confunde con lo que han hecho y hacen los militares.

Esta instrucción premilitar siempre había pasado por "debajo de la mesa". Nadie se había percatado de su existencia, al menos en la discusión de su contenido, conformándose a ser entendida como un entretenimiento de los estudiantes y una forma de demostrar su liderazgo de los oficiales que eran asignados a este programa, solo controlado por una dependencia, casi autónoma e independiente del Ministerio de Educación. Era la forma de manejar la disciplina de algunos, quienes aprendían a marchar, a llevar el paso con las bandas de guerra, a saludar militarmente y algunos otros movimientos del llamado "Orden Cerrado", asignatura fundamental en el medio militar para conformar la disciplina, la jerarquía y la subordinación, tan necesaria en esta vida de la seguridad y de la guerra.

Pero, ¿Es esto lo necesario para cumplir con el objeto de dar al estudiante los conocimientos militares necesarios que contribuyan a su formación y capacitación integral?. Insistimos en que, debe referirse a la formación y capacitación militar, por lo que vagamente podremos lograrlo con el solo tapiz de la marcha y el saludo, aunque en algunos casos (muy pocos), se enseñó la disciplina de campo u "Orden Abierto", que entendemos, no forman parte de lo premilitar en el estricto sentido de la expresión.

He aquí el error. No se concibió, al menos en la norma legal, el contenido instrumental, aunque un entendido de la materia, tiene que concluir en lo que debe enseñarse, si se logra entender la conexión de lo pre con lo militar, que no otro sino la disciplina del soldado como parte integrante de una unidad militar. Es decir, el miembro más elemental o simple de la estructura de la Fuerza Armada. Y si nos paseamos por el resto de las normas referidas al tema, apreciamos que, la instrucción premilitar no reemplaza ni es parte del servicio militar, como lo contempla la Ley, cuando establece que: “la Instrucción Premilitar, no exime del cumplimiento de la obligación de prestación del servicio militar ni de la asistencia a la instrucción prevista en la presente Ley y Su Reglamento”.

Pero yendo mas al fondo del asunto, no podemos dejar pasar desapercibido algo que escapa al análisis simple, tal es, la confusión que se mantiene en todos los ámbitos educativos y culturales, cuando se quiere sintetizar todo lo que corresponde a la Seguridad del Estado, mal llamada Seguridad y Defensa, como materia militar e incluir en ésta a todo lo que tiene que ver con signos y símbolos patrios, incluyendo también la educación física que, incompresiblemente se quiere dejar en manos de militares en los instituto civiles de educación, mientras que en los Institutos Militares, con mucha altura y mérito, es impartida por reconocidos profesores civiles.

La aparición del texto sobre “Educación Premilitar”, que tanta alharaca ha producido, es una demostración de algo que viene ocurriendo en la supervisión de textos escolares, donde siempre se ha manejado el asunto como un negocio publicitario, sin importar el contenido. Es el resultado de la poca vocación de escritores de nuestros docentes, quienes ven siempre un “filón” explotable las materias donde existe el mayor grado de ignorancia-. Pero la mayor gravedad del problema es la calidad y cultura de los supervisores, quienes por la mala remuneración y la falta de incentivo a esta tarea por demás digna y fundamental en el proceso docente, dan por valedero cualquier texto que se les presente, siempre y cuando cuenten con el aval de algún amigo que supuestamente conoce la materia.

En el caso que nos ocupa, es por demás necesario comprender que, al no haberse establecido los parámetros (contenido) de la asignatura, se deja a la especulación de cualquier advenedizo, que los hay en cantidad, para que den el visto bueno de la publicación. No hay que devaluar a la profesora autora en cuanto al contenido de su obra, ya que se supone que, un texto de estudio autorizado por el Ministerio de Educación, llena los extremos curriculares, aparentemente precisos y completos. Pero si debemos criticarle su falta de sentido común sobre el contenido de los temas, toda vez que ella debe saber, por ser docente, que las lecturas de adolescentes son interpretadas a la letra, sin que quede al arbitrio del alumno otra interpretación razonada. Es el llamado vulgarmente lavado cerebral fundamentado en el magíster dicci.

Sobre el asunto no queda mas que lamentarlo y tomar las medidas ya tomadas, por lo que no debió ocurrir. El contenido del libro, son verdades ineludibles que, como dice la profesora Vázquez, las tomó de conferencias dictadas por especialistas de la materia en asuntos de Seguridad y Defensa Nacional a quienes conocemos y sabemos de su prudencia y discreción para evaluar el escenario y los interlocutores, para que éstos no se transformen en medios u organismos divulgadores sin recato, en este caso, visto como xenofobia. Pero hay que insistir en que no toda la materia de Seguridad y Defensa es materia militar. Inclusive, los militares de bajas jerarquías, desconocen en el fondo las materias de Seguridad y Defensa, aunque se le oye hablar de ellas, por lo que muchos legos y no legos se equivocan.

La educación premilitar en Venezuela, es un medio necesario, para incentivar en la juventud estudiosa, la necesidad de la defensa nacional, vista desde el punto de vista militar y no debemos olvidar que solo asiste al servicio militar el venezolano que no estudia. El que cursa educación media o superior alega el diferimiento, que se transforma por lo limitado de los cupos y las clases, en excepción. Lamentablemente, el medio se ha transformado en un fin, que pareciere el reemplazo del servicio militar, que no lo es. He aquí el meollo del asunto.

eprieto@c-com.net.ve

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

 
UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

 
Iglesia católica dice que Vargas Llosa se cree

Iglesia católica dice que Vargas Llosa se cree "guardián de conciencia de otros"

 


Política


 
Diálogo en retroceso

Diálogo en retroceso

 
Los estudiantes

Los estudiantes

 
Las autocracias no dialogan, pero…

Las autocracias no dialogan, pero…

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Enrique Prieto Silva

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor