Caracas, Domingo, 20 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Sobre la naturaleza de la historia

Ángel Rafael Lombardi Boscán

Lunes, 3 de septiembre de 2012







   Foto: Google
Las definiciones de Historia son tantas como historiadores existen. Y la sustancia de la historia: el tiempo, es una de las categorías metafísicas más complejas de entender, a menos que definamos al tiempo dentro de una dimensión existencial, no exenta de angustia y también de misterio: “Somos tiempo que pasa, tiempo que muere”, y paradójicamente: nacimos para morir.

Los hechos notables y significativos, dignos de ser recordados, hacen de la Historia una disciplina pertinente y con una evidente vocación a favor de la Vida y en atención a sus más fundamentales retos y necesidades. La Historia es básicamente el conocimiento del pasado y una de sus finalidades es otorgarle a las personas y colectivos sociales, a través del recuerdo y la memoria, una identificación común, y si es posible orgullosa, sobre sus orígenes.

El problema de la Historia es que su discurso carece de inocencia; y muchas veces los historiadores, hombres de carne y hueso, terminamos traicionados por nuestra ideología e intereses. El discurso historiográfico vinculado al Estado, la Nación y los sectores alrededor del Poder es unilateral, maniqueo y manipulador, en esencia falso. Paradójicamente los mitos y leyendas terminan por suplantar los recuerdos históricos con un sentido terrenal. Eso que se ha dado a llamar los “imaginarios colectivos”, mezcla de realidad y ficción, terminan sustituyendo la aspiración racional de entender el pasado. A lo mejor, como dicen algunos autores descreídos de la Historia como Borges, Mutis, Golo Mann y tantos otros: la historia es la mejor ficción.

La Historia es básicamente una antropología filosófica: una constante reflexión sobre el quehacer humano en sus más variadas manifestaciones. Es común entre los historiadores confundir verdad y objetividad. La verdad no es el fin de la ciencia sino la creación de conocimiento nuevo. Y la objetividad está relacionada con la aplicación del llamado “aparato crítico” en el citado de las más variadas fuentes documentales.

Ahora bien, el epicentro del trabajo del historiador radica en la originalidad de su pensamiento. La capacidad de elaborar interpretaciones críticas que permitan el tránsito sobre inéditos derroteros temáticos bajo el imperativo del rigor y la intuición creativa. A la larga el historiador es básicamente un escritor que recrea y reinventa el pasado desde una contemporaneidad que le marca e influye inevitablemente.

 

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

bucefalo3123@yahoo.es

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

 
El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 


Política


 
Liberté, égalité et fraternité para algunos

Liberté, égalité et fraternité para algunos

 
La debilidad en los principios democráticos

La debilidad en los principios democráticos

 
El desmontaje del

El desmontaje del "mito" Chavista y el futuro de América Latina

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Ángel Rafael Lombardi Boscán

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor