Caracas, Jueves, 24 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Dos notas históricas y una coletilla

Germán Gil Rico

Martes, 10 de julio de 2012

Los parlamentarios hondureños y paraguayos actuaron rápido frente a conductas irregulares de los depuestos Zelaya y Lugo







   Foto: Google

El tigre por lo ligero

Del medio rural proviene el aserto de uso común en círculos políticos venezolanos. “El tigre come por lo ligero” dije en medio de una conversación con Edén Pastora, el célebre Comandante Cero, cuando el sandinismo derivó hacia el castrocomunismo y lo ubicó en la segunda línea de mando. No tenía la cualidad felina del político. Regresó al monte y fue cazado por Daniel Ortega, un mañoso depredador.

Los parlamentarios hondureños y paraguayos actuaron rápido frente a conductas irregulares de los depuestos Zelaya y Lugo. El primero pretendió forzar una reforma a la constitución a contrapelo de lo normado por la misma y el segundo por mal desempeño en sus funciones. No adelantó proyectos indispensables para el desarrollo socioeconómico del país, aupó invasiones a fundos productivos, mantuvo acercamiento cómplice con los guerrilleros del Ejercito del Pueblo, utilizó instalaciones militares para adoctrinamiento en el Socialismo del Siglo XXI e impulsaba una reforma constitucional que contemplaba la reelección, tan del gusto de la mafia que dirigen los hermanos Castro y financia el Comandante Bellaco en Jefe, a quien no trasnocha la criminalidad desbordada y hunde a Venezuela en un estercolero moral. En ambos casos los poderes legislativo y judicial actuaron con presteza apegados a la letra de la constitución  y la hicieron respetar. La decidida acción evitó que las  brigadas internacionales castrochavista hubieran perturbaran la paz, provocando enfrentamientos armados. Así que de golpes nada.

Los gobiernos de la ALBA formaron algarabía, secundada por otros que palidecen ante la posibilidad de ser etiquetados como derechistas y ceden al chantaje. Pero cuando esos forajidos gobernantes violan los derechos humanos, escenifican pantomimas electorales o perfecciona modelos de fraude que les garanticen la perpetuidad de sus dictaduras constitucionales, miran para el lado donde las lentejas nadan en barriles de petróleo.

 

No hay presente sin pasado

El pasado no es ni bueno ni malo. Es una etapa histórica que no debe ser denostada a priori. Debe ser analizada en profundidad para no reincidir en los mismos yerros y potenciar los aciertos, poniéndolos a tono con las exigencias socioeconómicas y los avances científicos del momento.

El resultado de las votaciones presidenciales en México, informan de un período de profundo análisis introspectivo que condujo al proceso de reingeniería organizativa y actitudinal, cuyo resultado inicial fue la remoción de viejos cuadros por las nuevas promociones, la revisión y actualización de las bases programáticas, junto con esfuerzos por restablecer la moral administrativa desde hace tiempo perdida y la liquidación del “gallo tapao” con la escogencia del candidato en libertad.

Tal propósito de enmienda disipó la espesa capa de polvo y gases contaminantes que ocultaban la obra buena de mejores tiempos. Corren parejo a la nacionalización de los hidrocarburos, los avances en educación, el saneamiento ambiental, el desarrollo de la metalmecánica, la manufactura, la infraestructura vial, las telecomunicaciones, la agricultura y la cría base de la agroindustria, el desarrollo tecnológico, sin dejar fuera que puso en su sitio al estamento militar.

A mi modo de ver en esos detalles está la clave del reciente triunfo logrado por el PRI. Ojalá el ejemplo sea asumido por nuestra Acción Democrática, la que Henry Ramos Allup se echó al hombro, esa que sus detractores no han podido desaparecer, porque al lado de errores y trompicones puede exhibir la mejor obra de gobierno en beneficio de la sociedad y su calidad de vida. La revisión de las bases programáticas encomendadas a un equipo de altísimo nivel profesional e ideológico es un buen presagio.

Una coletilla

Los términos más sobados por los comunistas de todos los tiempos y latitudes son: patria, soberanía y autodeterminación. Cuantas veces cometen una fechoría, toman micrófonos y pantallas de TV para vociferar improperios en nombre de la patria amenazada, la soberanía a punto de ser pisoteada y la autodeterminación irrespetada. Igualmente actúan cuando a un presidente que le es afín o milita entre los blandengues es destituido, constitucionalmente, por los poderes legislativos y judiciales.

El núcleo del proyecto UNASUR fue la formación de un bloque de países geográfica y culturalmente afines, con fuerza económica y poblacional suficientes como para negociar con otros bloques preexistentes. Pero en la carta fundacional se dio preeminencia a los asuntos políticos que no para defensa de la democracia, sino para defensa de los gobiernos y sus presidentes. De esa anomalía se agarran los gobiernos totalitarios de la ALBA y cualquiera con talante autoritario para desconocer la autodeterminación de los pueblos y la soberanía de otras patrias, con descaradas intervenciones en sus asuntos internos.

Esa es la incurable doble moral de los comunistas de todo pelaje y latitud, ante lo cual se debe estar alerta para denunciarlos y derrotarlos cuantas veces presentes combate.

gergilrico@yahoo.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Procuraduría impugnará el fallo que restituye a Petro como alcalde de Bogotá

Procuraduría impugnará el fallo que restituye a Petro como alcalde de Bogotá

 
HRW pide a la ONU que sancione a los responsables de los ataques a civiles

HRW pide a la ONU que sancione a los responsables de los ataques a civiles

 
Miles de armenios queman bandera turca tras condolencias por muertes masivas

Miles de armenios queman bandera turca tras condolencias por muertes masivas

 


Política


 
Comisión de la mentira

Comisión de la mentira

 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Germán Gil Rico

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor