Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Gobierno aún no visitó sitio donde se cree masacraron a yanomamis

Carlos Zapata

Miércoles, 12 de septiembre de 2012

La Iglesia Católica en la localidad de Puerto Ayacucho se pronunció sobre la presunta matanza de indígenas venezolanos, que no confirma ni desmiente







   Foto: Google

 Considera irresponsable cerrar la investigación sin visitar los sitios donde se presume ocurrió el siniestro. Exige brindar protección a las comunidades de la zona

Puerto Ayacucho, (Diario Católico).- El gobierno venezolano no halló evidencias de la matanza de indígenas Yanomami, porque los funcionarios “nunca llegaron al sitio donde presuntamente ocurrió”.

Tal denuncia se desprende de un informe elaborado en Venezuela por el Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho, Mons. José Ángel Divassón Cilveti, sobre el polémico caso.

La presunta masacre de 80 indígenas en una zona selvática cercana a la frontera con Brasil, ha provocado reacciones internacionales; pero la más controversial fue la del Gobierno, que dijo hacer recorrido las comunidades sin poder constatar que hubiese ocurrido el trágico suceso.

En el informe enviado a Diario Católico, se revela que las “imágenes tomadas en una comunidad indígena en las cuales se ve a la ministra para los Pueblos Indígenas, Nicia Maldonado, hablando con yanomamis, dando a entender que lo de la masacre era mentira”, no se capturaron donde presuntamente ocurrió el siniestro.

Los videos presentados por Venezolana de Televisión (VTV) y Telesur, advierte el obispo, “fueron tomados en Momoi, y no en Irotatheri, el lugar de los supuestos hechos”.

Además, agrega Divassón, “sobrevolar con un helicóptero esas inmensas selvas no permite en absoluto detectar lo que esconde la tupida vegetación”. Por lo tanto: “No se pueden sacar conclusiones tan tajantes”.

 

Cronología de una investigación inconclusa

-.- El viernes 31 de agosto, partieron hacia La Esmeralda 2 aviones (Skycroup y Caravan) e igual número de helicópteros, uno de ellos un superpuma que debió volver a Puerto Ayacucho debido al mal tiempo.

-.- El sábado 1 de septiembre salió el vuelo en horas de la mañana con la comitiva integrada por el general de división, Clíver Alcalá Cordones, Comandante de la Región Guayana; y la ministra para Asuntos Indígenas, Nicia Maldonado.

Visitaron Momoi, shabono más cercano al lugar de los hechos denunciados; y donde, entre 2009 y 2010, se hizo una investigación por la muerte de cuatro personas que habrían consumido pescado contaminado con mercurio, mineral que se usa para la extracción ilegal de oro.

Al lugar pueden llegar helicópteros, pero de allí es “largo y difícil” alcanzar la remota comunidad Irotatheri, ubicada en el Municipio Alto Orinoco del estado Amazonas”, según dijo a BBC, Romel Guzamana, coordinador general de la Confederación Indígena Bolivariana de Amazonas (COIBA).

“Primero se debe ir hasta Momoi en helicóptero, luego se necesitan de tres a cinco días caminando por la selva hasta llegar a la raya limítrofe con Brasil”, apuntó Guzamana.

Después de unas horas, durante las cuales el general y la ministra sobrevolaron la zona y parte del personal se quedó en Momoi, regresó el resto del grupo a La Esmeralda, tras lo cual Alcalá y Maldonado volvieron a Caracas.

Ese día, el sábado 1 de septiembre, la ministra Maldonado declaró que “no se hallaron evidencias de ninguna muerte”, ni se encontró “evidencia de casa o shabono incendiada en estas comunidades señaladas como escenario del supuesto crimen”.

-.- El domingo 2 de septiembre viajaron a Momoi varios funcionarios de la Fiscalía del Ministerio Público y del Centro de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), acompañados por 8 miembros de la etnia yanomami. De este equipo aún no hay respuesta.

-.- El miércoles 5 de septiembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió a las autoridades venezolanas a realizar una “investigación exhaustiva” sobre la denuncia de la masacre.

Recordó el organismo que los “Estados están obligados por el derecho internacional de los derechos humanos a esclarecer judicialmente los graves actos de violencia denunciados, sancionar a los responsables y reparar las consecuencias”.

-.- El viernes 6 de septiembre, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, insistió en que la matanza es falsa, y dijo que un equipo técnico encabezado por el subdirector de Investigaciones en Delitos Comunes, Zair Mundaray, partió el viernes 31 de agosto hasta el sitio donde habría ocurrido el hecho.

Ortega Díaz aseguró que su personal llevó a cabo un “recorrido completo por todas las comunidades del lugar”, y “en ninguno de los sitios visitados se pudo constatar que hubiese ocurrido tal hecho”. Consideró el llamado de la CIDH un “hostigamiento” de ese organismo contra el Estado venezolano.

Sin embargo, en marzo de 2012 Venezuela se comprometió con la CIDH a promover el establecimiento de un: “Plan para monitorear y controlar la entrada de garimpeiros y la minería ilegal en el área Yanomami”.

También este viernes 6 de septiembre, la organización Survival International denunció las repetidas negativas del Gobierno venezolano a que se haya producido una masacre contra yanomamis, y pidió al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que expulse de los territorios indígenas a todos los buscadores de oro ilegales y que lleve a cabo una investigación adecuada, sobre el terreno.

 

Contexto – Denuncia de la matanza

La denuncia fue formalizada por la organización Yanomami Horonami y otros organismos ante el Ministerio Público, los cuales indicaron que la matanza habría ocurrió durante el mes de julio en la comunidad Irotatheri en el alto Ocamo, un afluente del río Orinoco.

Al momento de sustentarla, dijeron que grupos de garimpeiros (brasileños dedicados a la minería clandestina) dispararon contra un shabono (aldea yanomami) en el que habitaban al menos 80 indígenas y después quemaron la casa que le servía de vivienda al grupo.

Monseñor Divassón dijo a la agencia vaticana Fides, que “lo más importante es llegar a la verdad” y recordó que “hay otras comunidades indígenas que se encuentran en peligro por la presencia de garimpeiros que pasan de Brasil a Venezuela para actividades mineras”.

En 1993, una incursión de garimpeiros en la comunidad Haximú, en Venezuela, causó la muerte violenta de 16 indígenas, y suscitó un problema de resonancia internacional.

 

Iglesia Católica fija posición

En un escrito enviado a la redacción de Diario Católico, el Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho expresó el “rechazo absoluto a la presunta masacre de indígenas yanomami. Son ciudadanos venezolanos a los que no llega ningún beneficio real desde el país, abandonados prácticamente a su suerte, habitantes de una frontera prácticamente abandonada, rica en minerales (oro), que están siendo explotados ilegalmente por ciudadanos de otro país y con el riesgo de que los actuales depredadores se envalentonen ante la limitada respuesta, casi inexistente, de las autoridades venezolanas, y multipliquen su acción devastadora y presencia intimidante para los poblados indígenas”.

Ante los graves hechos, exigen “una investigación seria en la que participen los yanomami del lugar y las organizaciones indígenas de Amazonas, con todo el tiempo y apoyo logístico indispensable y con la defensa suficiente ante eventuales ataques de los que supuestamente cometieron la masacre y que, parece, continúan en la zona”.

Aclaran que: “No estamos afirmando que eso sucedió así como denunciaron. Eso no lo sabemos. Por eso, ante la gravedad de la denuncia, sí exigimos que se hagan las investigaciones pertinentes y con la participación de personas e instituciones que garanticen que se está trabajando en forma seria e imparcial. Por tal motivo estamos a la espera del dictamen de la comisión que, por lo que tenemos entendido, está actualmente intentando llegar al shabono indicado”.

Con respecto a la disposición de investigar, manifestada por el Gobierno de Brasil, consideran “importante unir la investigación a la que debe estar ya en acto en la zona yanomami de Brasil pues es ésta una de las recomendaciones y exigencias de la Corte Interamericana a propósito de la masacre de Haximú del año 1993. Investigación que deberá ser completada por políticas comunes que involucren a los dos Estados”.

Se impone, concluye la nota, “una política fronteriza adecuada a las condiciones particulares de la zona, dificultosa en extremo, pero en la que se encuentran los grupos más vulnerables de ciudadanos venezolanos”.

 

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

 
CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

 
UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

 


Política


 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 
Diálogo en retroceso

Diálogo en retroceso

 

blog comments powered by Disqus

 

Todo sobre:

Yanomamis  Garimpeiros 

Sobre Autor