Caracas, Lunes, 21 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Prosa de guerra y paz

Humberto Seijas Pittaluga

Lunes, 13 de agosto de 2012







   Foto: Google

Últimamente me he puesto a releer libros que he atesorado muchos años. Comento dos de ellos. Uno es “Men at War”, de Ernest Hemingway; es una selección de relatos, reseñas e historias ocurridas en diferentes guerras, desde lo más profundo de la antigüedad hasta 1948, cuando concluye su trabajo. Se deleita uno, por ejemplo, con “La marcha al mar”, de Jenofonte;  “Horacio en el puente”, de Tito Livio; “Una visión personal de Waterloo”, de Stendhal, y “Bola de sebo” de Maupassant. El otro libro es “Lend Me Your Ears”, de William Safire; es una recopilación de los discursos más notables, por su importancia o por su belleza, también desde la antigüedad hasta 1997. Encuentra uno el pronunciado por Pericles para exaltar las glorias de Grecia y el panegírico de Boris Yeltsin por las víctimas del comunismo; pero también el de Benazir Bhutto alegando que la dominación masculina sobre las mujeres ofende al Islam y el de Malcolm X exhortando a los afroamericanos a enfrentar la opresión blanca. También están el de Lenin defendiendo la revolución del proletariado y el de Hitler declarando sus intenciones guerreras. En fin, que tiene muchos de los que han marcado hitos en el desarrollo del mundo actual.

Como un servicio a mis lectores, mientras escribía, me metí en “Amazon” y encontré que allí todavía se puede conseguir ambos. Advierto: como son libros que ya no se encuentran fácilmente, han subido de precios. Pero también los ofrecen usados, más baratos.

De todos los discursos revisados, encuentro especialmente emotivos los de Churchill. Muy buenos. Todos. No en balde con ellos aglutinó al imperio británico y lo condujo a la victoria. Es que sir Winston tenía una prosa que impactaba. En ella aparecían frases que pasaron al acervo mundial. ¿Quién no sabe a qué se refiere alguien cuando habla de “la cortina de hierro”? ¿Cuántas veces no se ha repetido aquello dicho de los pilotos de caza que defendieron a Inglaterra de la Luftwaffe: “Nunca, en el terreno de las luchas humanas, tantos debieron tanto a tan pocos”? ¿Y qué tal algo que citamos de cuando en cuando: “sangre, sudor y lágrimas”. Pero que citamos mal; lo que ofreció Churchill fue: “sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” (blood, toil, tears and sweat), en ese orden y con el “esfuerzo” agregado. Ningún orador puede garantizar que su prosa sobreviva la erosión del tiempo.

Un truco de Churchill es la repetición: “Me preguntan, ¿cuál es nuestro objetivo? Puedo responder con una sola palabra. Victoria. Victoria a toda costa, victoria a pesar de todos los terrores; victoria, sin importar lo largo y duro del camino; porque sin victoria no hay supervivencia alguna. Que se entienda: no habrá supervivencia para el Imperio británico, ni supervivencia para todo lo que ha defendido el Imperio británico, ni supervivencia para la exigencia de que la humanidad avance hacia su meta”. Otro: “Iremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con más seguridad cada vez y con más fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, nos cueste lo que nos cueste, lucharemos en las playas, lucharemos en los campos y calles, lucharemos en las colinas, no nos rendiremos jamás”.

Pero basta de discursos de guerra. Leamos parte de un sermón pronunciado por Fulton Sheen, el obispo de Nueva York en 1941. Creo que tiene vigencia para la Venezuela de hoy. “No existe la vida sin una cruz. Somos libres sólo para elegir entre cruces. ¿Será la cruz de Cristo que nos redime de nuestros pecados; o será la doble cruz (la esvástica), o la hoz y el martillo, o las fasces? (…) Hemos querido estar libres de Dios; ahora debemos enfrentar el peligro de ser esclavizados por un ciudadano de un país extranjero. (…) Esta forma de vida indolente e indisciplinada nos ha robado nuestro vigor individual y pone en peligro nuestra forma democrática de gobierno. (…) Vivimos en una época de santos en reversa, en la cual unos apóstoles inspirados por el espíritu maligno sobrepasan en valor a aquellos animados por el Espíritu Santo de Dios. (…) Creo en el poder de regeneración de América. (…) pero creo en él sólo como creo en la Resurrección: después de haber pasado un Viernes Santo…”

Cómo me gustaría que en nuestra patria el próximo presidente pudiera decir, como Lincoln en su segunda toma de posesión: “Con malicia hacia ninguno, con caridad para todos, con firmeza en lo que es correcto como Dios nos da la posibilidad de verlo, nos esforzaremos en terminar el trabajo en el que estaremos, para curar las heridas de la nación; para cuidar a quienes han sufrido la batalla, así como a sus viudas y sus huérfanos; para hacer todo lo que pueda lograrse, y disfrutar de una paz justa y duradera entre nosotros y con todas las naciones”.

 

hacheseijaspe@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

El capitán del ferri hundido tardó 40 minutos en ordenar la evacuación

 
El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

El papa pide la paz mundial e insta a la reconciliación en Venezuela

 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 


Política


 
Liberté, égalité et fraternité para algunos

Liberté, égalité et fraternité para algunos

 
La debilidad en los principios democráticos

La debilidad en los principios democráticos

 
El desmontaje del

El desmontaje del "mito" Chavista y el futuro de América Latina

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Humberto Seijas Pittaluga

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor