Caracas, Viernes, 25 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

¡Es Twitter, no tu vida personal!

Isaías Elías Blanco

Martes, 28 de agosto de 2012







   Foto: Google

La mayoría de los usuarios de la red social más dinámica pasan por alto los acuerdos invisibles sobre el uso de la herramienta, pecan de confiados y exponen su seguridad ante la necesidad de la aceptación ciudadana.

Al mirar cibercomunidad azul con un ojo crítico, tratando de omitir juicios íntimos sobre las conexiones, se puede apreciar que los participantes en el juego de la interactividad transformaron a Twitter en una extensión de su habitación, pues allí suben la vida entera, detallan actividades, rellena el diario personal, se desahogan en público y sacan el espíritu adolescente que le busca pelea a todo el mundo y no sigue reglas.

Las redes sociales están modificando sigilosamente los patrones de conducta en la sociedad moderna porque están resocializando a los individuos en función de patrones impuestos por líderes de opinión, celebridades, influenciadores, marcas de consumo masivo y usuarios beneficiados por la viralidad.

Antes que nada la sinceridad, por eso se debe recalcar que las twitter celebrities y personalidades de la comunicación social son quienes llevan la batuta de la era digital. Conscientes o no del poder de convocatoria e influencia sobre la humanidad, se dejan llevar por la fama y exhiben su modo de vida, excesos, pasiones, conflictos y lujos. El nivel de información emitido por estas figuras produce un efecto tan impresionante en las redes sociales que en pocas horas fanáticos o seguidores replican las conductas tratando de imitar a sus líderes.

Lo bueno de Internet es que significa el máximo término de la libertad de expresión y pensamiento, por eso es que todas las acciones son "aceptadas" aunque no compartidas, porque se parte del principio de que cada usuario puede gestionar su perfil a su modo siempre y cuando no atente contra la moral, sexualidad, derechos humanos y vilipendie instituciones públicas.

El problema no es lo que se publique, sino hasta qué punto es prudente calcear la vida personal en Twitter, publicar todas las fotografías, llevar la agenda de actividades y lo más grave: decir qué se hace cada hora o cuáles serán las próximas tareas.

Los detectives digitales alertan a no dejarse llevar por la tentación de levantar el polvo en Twitter para que no se conviertan en una víctima de la ola de inseguridad que arrincona a Venezuela, Suramérica y el resto del continente. Una fuente de inteligencia compartió que la fechoría organizada sustituyó Twitter por Facebook para acechar a sus víctimas porque es más fácil rastrear el objetivo y ubicar al individuo así tenga su cuenta privada, porque los retweets pueden delatar información reservada.

Por otro lado sociólogos explican que los individuos interactivos sienten la necesidad de comentar los temas del momento en Twitter para encajar con su círculo de amistades, tener temas de conversación y ser socialmente aceptados. El problema es cuando confunden los términos y quieren ganar pauta con fotos personales o datos reservados para familiares y amigos muy cercanos.

 

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Víctimas de crímenes de Estado exigen la verdad del conflicto colombiano

Víctimas de crímenes de Estado exigen la verdad del conflicto colombiano

 
Netanyahu exige al presidente palestino que rompa el acuerdo con Hamás

Netanyahu exige al presidente palestino que rompa el acuerdo con Hamás

 
ONU pide pasar a acción en lucha contra violencia sexual en zona de conflicto

ONU pide pasar a acción en lucha contra violencia sexual en zona de conflicto

 


Política


 
Castro Brothers, Inc.

Castro Brothers, Inc.

 
Diálogo

Diálogo

 
Consideraciones en torno al “diálogo”

Consideraciones en torno al “diálogo”

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor