Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

El policía

Francisco Daboin Lupi

Martes, 15 de febrero de 2011







   Foto: Google
Es un ciudadano servidor público, que por vocación y con cariño, arriesga su vida para que la
comunidad viva en paz y tranquilidad. Vela por la paz, persigue y apresa a quienes delinquen, hace presos a los ciudadanos que han violentado las leyes, para que sean sentenciados por los Tribunales de Justicia.
Recuerdo de pequeño, el policía, escolar, quien estaba pendiente de nosotros, y nos capturaba cuando nos jubilábamos de nuestro principal deber, como era ir a la escuela.

Han pasado muchas generaciones y del simple policía de rolito, hoy encontramos a profesionales
universitarios con dos o más carreras universitarias, dentro de organismos de seguridad y orden público, aparte de la suya en el sistema de seguridad, velando igualmente por el cumplimiento de que exista tranquilidad, no se viole el ordenamiento jurídico vigente y se cumplan las leyes.

Hay en la sociedad organizada, algunas personas que rechazan y critican a los servidores públicos de
los organismos policiales. Algunas veces exageran, otras tienen razón. Pero lo importante es que los policías son gente con necesidades y carencias, bajos sueldos, o sueldos no acorde con la responsabilidad que tienen, sin seguridad social, sin médicos ni medicinas. Les falta incentivos que incluyan a sus familiares, y lo más importante, llegan inclusive a perder el interés por la tarea que desarrollan, sin ser su culpa.

He sido testigo del ataque sin límite, de expresiones no normales, cuando se refieren al Policía;

olvidando que son seres humanos, que arriesgan su vida en cumplimiento del deber. Dedican 24
horas al día a su trabajo, se enfrentan con delincuentes que poseen mejor armamento, mayor poder de fuego, poder superior de movilización y dinero en abundancia para cubrir los delitos cometidos. Es necesario recordar, que el sistema penal es suficientemente eficaz para combatir la delincuencia, que las leyes y los reglamentos son suficientes para procesar y poner a buen recaudo a quienes delinquen; pero que los ciudadanos que se dedican a perseguir el delito, están en minusvalía, ya que la dotación de vehículos, el armamento, los uniformes, los chalecos, etc., no son suficientes representan un vacio.

Debemos acotar, que actualmente se está haciendo un esfuerzo con la creación de la Policía Nacional.


Bien preparada, bien dotada, con armamento y parque automotor y entrenamiento del personal.

Ojalá
siga así.

Debemos igual felicitar, al CICPC. Pareciera que los lineamientos en su plan de acción tienen el sello
últimamente de lo que es la operación civil para una Policía civil. Sin influencia de mandos militares, que nada tienen que aportar en la persecución del crimen. Se trabaja la inteligencia, se analiza, se desarrollan fuentes y luego se captura.

Es bueno recordar que en el primer gobierno del Presidente Caldera, las policías estadales le fueron

entregadas, por un tiempo no máximo de 6 meses, a oficiales de la Guardia Nacional y fue imposible lograr que sus mandos entregaran de nuevo, al personal civil especializado, dicha conducción.

Hoy, aun cuando el hampa pulula por las calles de la ciudad, los delitos han bajado. Hay menos
secuestros, robos, hurtos, arrebatones. Queda mucho por hacer, es un largo camino. Se necesita la participación de todos los que vivimos en el país, no puede haber distingos de raza, credo, religión, ni de partidos políticos. Es una lucha frontal, no se acabará, pero la reduciremos a su mínima expresión.

Aquí no hay nada que REINVENTAR, todo está inventado, simplemente unidos como un solo

hombre, ciudadanos y policías, podemos luego gritar: Viva Venezuela, lo hicimos.



 

franciscodaboin2002@aipop.com.ve

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

El presidente colombiano restituye a Gustavo Petro como alcalde de Bogotá

 
CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

CorteIDH verá caso de negación de Justicia a víctimas de la dictadura chilena

 
UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

UE afirma que las elecciones en Siria ignoran las bases de la democracia

 


Política


 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 
Diálogo en retroceso

Diálogo en retroceso

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor