Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

¡Qué diría ese señor!

Ignacio Ávalos Gutiérrez

Jueves, 2 de agosto de 2012

Me refiero al señor que, hablando para la posteridad, afirmó que lo importante no era ganar, sino competir, frase que encapsuló una ideología deportiva de la cual ya casi no quedan vestigios. Hablo del barón Pierre de Coubertain, un fino y noble caballero francés --parece que hasta sociólogo era--, quien reinventó, a finales del siglo XIX, los Juegos Olímpicos que habían organizado los griegos mucho antes de Cristo.







   Foto: Google


II Qué diría, pues, de las olimpíadas actuales, tan distintas de las que él concibió. De su desmedido carácter comercial, absolutamente fuera de sus previsiones, y del hecho de que el deporte se haya convertido en uno los complejos industriales más importantes de la actualidad, tanto por sus impactos directos como indirectos.

De que palabras como franquicia, mercado, empresas, profesionalización, competitividad, alto rendimiento y otras similares, integren un elenco de términos imprescindibles para descifrarlo, al tiempo que los medios de comunicación lo han transformado en espectáculo, parte esencial del negocio del entretenimiento, haciendo de él un producto para el consumo masivo al amparo del Comité Olímpico Internacional, devenido en una importante organización comercial de carácter transnacional. 

Qué diría, el bueno del barón, de los Juegos Olímpicos convertidos en cancha propicia para el despliegue del poder político, según lo entendió muy bien la Alemania de Hitler y de allí para adelante, todos los países que han tenido la fuerza para hacerlo, utilizándolos como herramienta política, halando siempre la brasa para su sardina ideológica. De las olimpíadas entendidas, no como evento de atletas que participan por amor al deporte, sino como competencia entre Estados, una poderosa razón para el desarrollo de la épica nacionalista (aun cuando los vientos de la globalización amenazan con trastocar las cosas y ya se habla de un deporte posnacional). De la participación tan relevante de las mujeres --siendo que él consideraba al deporte fuera del alcance de las capacidades femeninas--, aunque el machismo, si bien atenuado, siga haciendo de las suyas. 

III Pero qué diría, sobre todo, de que en los Juegos Olímpicos se compita para ganar, ganar a como dé lugar y para ello la moral se haya vuelto acomodaticia, acoplada a la urgencia del triunfo. De que los atletas amateurs, animados únicamente por el espíritu olímpico (Citius, Altius, Fortius), sean hoy en día una especie en extinción. 

De que a estas alturas de la historia el deporte se haya vuelto una lucha de vida o muerte (la guerra por otros medios, ha escrito más de uno), la cual se libra cada vez más en el terreno de las aplicaciones de los avances científicos y tecnológicos, traducidos en equipo, modos de entrenamiento, alimentación, psicología y drogas (santas y no tanto). De que, incluso, se anuncie, como algo inminente, la manipulación genética de los atletas, haciendo que esteroides y similares vayan a ser recordados con nostalgia, casi como sinónimo del fair play. Qué diría, en fin, de que la actividad deportiva da un "salto cuántico" en su esencia, que, también en este ámbito de la vida, la historia entre en su fase poshumana y que seguramente los Juegos Olímpicos de Londres sean los últimos en (medio) parecerse a los que él pensó hace más de un siglo. 

HARINA DE OTRO COSTAL Hace poco más de una semana, el recién creado Observatorio Electoral Venezolano, de cuya directiva formo parte, fue acreditado por el CNE como veedor en el próximo evento comicial. Le toca, entonces, según sus estatutos, contribuir, en la medida de sus fuerzas, a fin de hacer posible que la próxima elección presidencial tenga lugar conforme a lo dispuesto en los cánones democráticos; es decir: para que el domingo 7 de octubre en la noche los números que broten de las computadoras sean el resultado de cuentas bien hechas y el reflejo de un proceso en el que se garantizó la igualdad entre los competidores políticos y el elector votó como quiso, a sabiendas de que nadie supo por quién lo hacía. 

Descubre el agua tibia quien advierta que se trata de una labor complicada, tomando en cuenta que debe ser cumplida en un país muy irritado desde el punto de vista político, marcado por el maniqueísmo y la consiguiente polarización.

iavalosg@cantv.net

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 
El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

 
Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

 


Política


 
Indeseado show de diálogo

Indeseado show de diálogo

 
Carta al general Miguel Rodríguez Torres

Carta al general Miguel Rodríguez Torres

 
Después del encuentro de Miraflores

Después del encuentro de Miraflores

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor