Caracas, Viernes, 18 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Iniesta y Pérez Guerrero

Eduardo Mayobre

Sábado, 30 de junio de 2012

La capacidad de concebir ideas en grande y en el largo plazo le permitió a Pérez Guerrero ser pionero de la planificación en Venezuela







   Foto: Google

La Biblioteca Biográfica Venezolana publicó recientemente una muy buena biografía de Manuel Pérez Guerrero escrita por Giannina Olivieri Pacheco. Después de leerla, uno cae en cuenta de que Pérez Guerrero era como Andrés Iniesta es en el fútbol: armaba la jugada, pero eran otros los que metían los goles. Tal es el caso, por ejemplo, de la creación de la OPEP, respecto a la cual la autora cita una frase de Héctor Hurtado, según quien si Pérez Alfonso era el padre de esa organización, Pérez Guerrero habría sido el abuelo.

La capacidad de concebir ideas en grande y en el largo plazo le permitió a Pérez Guerrero ser pionero de la planificación en Venezuela. Como jefe de la recién creada Oficina de Coordinación y Planificación de la Presidencia de la Republica, durante el gobierno constitucional de Rómulo Betancourt preparó el primer plan de la nación, con vigencia de cuatro años, el cual a la larga serviría de orientación para las políticas públicas de casi toda la época democrática.

Actualmente, cuando prevalece la improvisación y un gobierno que se dice socialista contradictoriamente ha desmantelado lo que llegó a ser el ministerio de planificación, se echa de menos un esfuerzo que nos permitió, entre otras cosas, convertirnos en una potencia energética, antes de retroceder al país en el que se va la luz donde vivimos ahora.

Por cierto, una de las poquísimas observaciones que le tengo a la biografía comentada es que no destaca el papel de Hurtado, quien acompañó a Pérez Guerrero durante sus cinco años en Cordiplan, lo sucedió como jefe de esa oficina y fue su colega de gabinete durante el resto de los gobiernos adecos. Porque, para seguir con las imágenes del fútbol, Hurtado y Pérez Guerrero eran como Xavi e Iniesta: dos volantes creativos del equipo, que se entendían muy bien entre sí.

Lo anterior no demerita en absoluto la actuación de otros protagonistas. En el caso de la OPEP, por ejemplo, el gol lo marcó Pérez Alfonso, una suerte de "niño Torres" del mundo petrolero. Lo mismo sucedió con las nacionalizaciones del hierro y del petróleo.

En esa ocasión los goles fueron de Carlos Andrés Pérez, pero la jugada venía del medio campo y había sido concebida por el entrenador Rómulo Betancourt, quien hizo entrar en el juego al ariete Valentín Hernández.

Ese sentido de equipo se ha perdido en la Venezuela en los últimos años, en los cuales todos juegan para el lucimiento de un único crack, el cual aspira a dejar en el suelo a todos los contrarios.

Él solo, y sólo él, aspira a derrotar al equipo contrario. Algo así como si Cristiano Ronaldo quisiera salir desde la portería, sortear a todos los adversarios y ganar el partido. Pero como se sabe que eso es imposible, lo esperaría el trago amargo de la derrota. Por la falta de compañeros de equipo capaces que lo puedan ayudar en la victoria y porque estos tendrían que pasarle la pelota siempre al crack, para que fuera un ídolo.

A Pérez Guerrero le repugnaban tales fanfarronadas de quienes juegan sólo para los aplausos de la tribuna. Tenía sentido de la historia y por ello lo caracterizaba una falta de vanidad que resultaba muy extraña en su época y hoy prácticamente ha desaparecido. Quería que Venezuela tuviera una clase dirigente de calidad y se dedicó con ahínco a formar diplomáticos y técnicos con la misma persistencia que se dedicó a solucionar los problemas del país y a introducir criterios de paz y de justicia social en las relaciones internacionales.

Esa modestia de Pérez Guerrero, junto con el afán de deformar nuestra historia para que comience cuando apareció en escena el líder que se considera irremplazable y único, ha llevado a que muchas de sus contribuciones hayan caído en el olvido. Por ello resulta particularmente oportuna la publicación de su biografía, la cual nos recuerda que Venezuela existió y produjo grandes hombres antes de que se intentara reeditar el militarismo del siglo XIX y que en el mundo civil hemos tenido personajes cuyas contribuciones le han otorgado una proyección nacional e internacional. Tal fue el caso de Pérez Guerrero. Su ejemplo permite concebir, adicionalmente, que Venezuela podrá producir líderes de importancia después de que haya terminado el show del personalismo militarista que hoy nos agobia.

emayobre@hotmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
EEUU anuncia envío de

EEUU anuncia envío de "asistencia militar no letal" a Ucrania

 
Corea del Sur agota las esperanzas de encontrar supervivientes del naufragio

Corea del Sur agota las esperanzas de encontrar supervivientes del naufragio

 
Minisubmarino termina su primera misión completa en busca avión desaparecido

Minisubmarino termina su primera misión completa en busca avión desaparecido

 


Política


 
Organizaciones para-gubernamentales

Organizaciones para-gubernamentales

 
II encuentro de diálogo

II encuentro de diálogo

 
Venezuela al borde del abismo

Venezuela al borde del abismo

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor