Caracas, Jueves, 24 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

La soledad de la urna

Getulio Tirado

Lunes, 22 de octubre de 2012







   Foto: Google

Al día siguiente de las elecciones, el profesor, acodado en la ventana, mira sin ver los carros que congestionan el boulevard. Piensa en muchas cosas y sobre todo en si le darán la jubilación que debe salirle el año que viene.

Tiene el ceño fruncido, se muerde el labio inferior. La madrugada de las elecciones lo había despertado el fragor demandante de la diana. Se levantó sin hacer ruido, se llevó la ropa al baño y luego de vestirse puso la Greka en la hornilla y aspiró el olor untuoso del café cerrero. Debía estar a las seis en el puesto de comando de El Cafetal. Cuando ya salía le vinieron los retortijones.

En el baño libró una inútil batalla con sus tripas que nada dejaban escapar y otra batalla con su conciencia que tenía años martirizándolo. Decidió no ir. A las siete lo llamó el jefe de su patrulla y el angustiado profesor le prometió a su comisario político que saldría cuando se le mejorara la diarrea. Pasó el día sin querer saber nada de política, se hizo el sordo las dos veces que sonó el teléfono, pero no pudo evitar los espasmos de su panza. A las cinco de la tarde respiraba aliviado, las urnas estaban cerrando. Volvió a repicar el teléfono. La voz alterada de su comisario le informó que un motorizado lo recogería. Era la primera vez que iba de parrillero y le costaba mantener el equilibrio a la velocidad de un conductor que sorteaba vehículos y peatones con audaz destreza. Al llegar al centro de votación el muchacho le dijo:

—Profe, ya sabe arriba y a la izquierda.

Entregó su cédula, puso su huella y pasó detrás del parabán. Miró al comisario que no le quitaba la vista de encima. También era profesor de historia como él y habían tenido algunas palabras por lo del retrato de Bolívar. Una insignificancia que lo puso en la lista de los blandos. Debió apuntalar su habitual prudencia para asistir en silencio al taller de actualización histórica que le indicó el comisario. Se cuidó de asentir con la cabeza cada vez que el facilitador hablaba de la nueva democracia directa y protagónica, diferente a la vieja democracia representativa. Parado detrás del parabán, era el centro de miradas impacientes. Veía en la boleta las dos caras que reclamaban su voluntad ciudadana. Al frente el comisario. El voto es secreto decían los de la oposición, pero su mujer replicaba: vas a creerlo, no hay nada secreto bajo el cielo y menos para los del gobierno que tienen fichado a todo el mundo (,) y remató con su práctica sabiduría:

—El que no cuida lo que tiene a pedir se queda.

En el pasillo del liceo se hablaba de que el satélite chino era para saber por quién se votaba. ¿Necesita ayuda?, le preguntó el testigo que asistía a los votantes inseguros.  Negó. Que sea lo que Dios quiera, se dijo. Al entrar a su apartamento venía con los hombros caídos, encontró a la esposa esperándolo en la sala sentada en su silla de ruedas, su mirada lo interrogaba. El profesor desvió la vista y pasó directo al baño, desde allí le contestó:

— Voté por ti.

Y comenzó a ducharse restregándose duro para quitarse las suciedades. A la mujer también se le humedecieron los ojos.

getir41@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Familiares de víctimas del ferry en Corea del Sur agredieron a un guardacostas

Familiares de víctimas del ferry en Corea del Sur agredieron a un guardacostas

 
Procuraduría impugnará el fallo que restituye a Petro como alcalde de Bogotá

Procuraduría impugnará el fallo que restituye a Petro como alcalde de Bogotá

 
HRW pide a la ONU que sancione a los responsables de los ataques a civiles

HRW pide a la ONU que sancione a los responsables de los ataques a civiles

 


Política


 
Diálogo

Diálogo

 
Consideraciones en torno al “diálogo”

Consideraciones en torno al “diálogo”

 
Comisión de la mentira

Comisión de la mentira

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor