Reglas del juego

Oscar García Mendoza

Cada persona tiene su estilo peculiar. En el caso de los gobernantes ese estilo se populariza. Para nuestro Presidente uno de los temas predilectos es el béisbol.

No hay charla, rueda de prensa, discurso, en el que no haga alguna alusión a ese juego. Es su deporte preferido, incluso parece ser un buen lanzador. Con frecuencia aplica analogías y referencias que le permiten clarificar o explicar conceptos más complejos y hacerlos de fácil comprensión para el público.

El béisbol está sujeto a determinadas normas expresadas en un código titulado: "Reglas Oficiales del Béisbol". Son muy específicas. Por ejemplo, el Capítulo 1.00-Objetivos del Juego, contiene la definición que dice: "1.01 El béisbol es un juego entre dos equipos de 9 jugadores, cada uno bajo la dirección de un "manager", jugado en un campo cerrado de acuerdo a éstas reglas, bajo la dirección de uno o más "umpires". Sigue, "1.02 El objetivo de cada equipo es ganar por haber hecho mas carreras que el oponente ". Y así sigue por páginas y páginas, estableciendo con precisión (al punto que fijan hasta el tamaño de los guantes, siendo que el de primera base no podrá tener mas de 12 pulgadas de largo de punta a base y no mas de 8 pulgadas de ancho a través de la palma, medida desde la base del pulgar hasta el margen exterior del guante. Como dirían en Barinas, enrollame ese trompo en la uña) todas y cada una de las reglas, penalidades y excepciones necesarias para permitir que el juego se desarrolle. Sin ellas sería imposible.

¿Que pasaría si el Presidente estuviera "pichando" para su equipo pero no hubiera "umpire"? ¿Quién decidiría si fuera bola o "strike"? ¿O cuando sería "foul" o "hit"? ¿Se consultaría a las gradas? ¿Se decidiría por consenso? Sería imposible jugar. Se convertiría en una anarquía.

Así ocurre también con la Nación, solo que los procesos son mucho más complejos. Para evitar la anarquía deben existir leyes y dentro de ellas la Constitución es la fundamental; origina todos los otros poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

El orden jurídico es imprescindible para el funcionamiento de cualquier Nación. Es la diferencia entre la barbarie y la civilización. Mientras más civilizados los pueblos mayor será su dependencia de la Ley.

No están claros los objetivos del Presidente al devolver la Ley Habilitante. Pudiera ser, porque no se cumplieron todas sus exigencias; ante lo cual debería comprender que el Poder Legislativo es el facultado para establecer limitaciones a los poderes presidenciales y están en lo correcto haciéndolo y que solo el diálogo podrá legítimamente convencerlos de sus puntos de vista. O podría ser que se está comenzando a dar cuenta de las complejidades administrativas del Estado y quiere buscar un chivo expiatorio para justificar sus propias deficiencias administrativas. O podría ser una estrategia política distinta.

En todo caso, tiene que actuar bajo el conjunto de reglas que conforman el ordenamiento jurídico que no permite, por mas que le parezca aceptable, hacer lo que crea, sino únicamente lo establecido por las Leyes.

Hacer lo contrario sería mucho peor que jugar béisbol sin reglas, que, dicho de paso, constan en un folleto de 104 páginas, se aplican con pleno vigor en todos los partidos de las ligas oficiales en Venezuela, siendo aceptadas sin reclamos, fueron elaboradas por "The Official Playing Rules Comittee" y el "Amateur Baseball Advisory Members" de los Estados Unidos de América y están en inglés.

Correspondencia: Apartado Postal 1929 Caracas 1010-A. Venezuela.
E-Mail: OGARCIAM@VENEZOLANO.COM