El Problema de la Basura

Greenpeace Chile

El problema de la basura se ha convertido hoy en un tema difícil de solucionar. Además, debemos considerar que no en todos los países existe la tecnología adecuada para someterlas a reciclaje lo que agrava aún más la situación al acumularse cientos y miles de toneladas anuales.

Un ejemplo cercano lo tenemos en Chile, específicamente en Santiago, donde frecuentemente salen a la luz pública conflictos derivados por la posible creación de vertederos o por el colapso de los que se están utilizando. Esto lleva a pensar en varias cosas, primero nos damos cuenta que ya no tenemos espacio para seguir almacenando los desperdicios y segundo, algo que tiene relación directa con lo anterior: debemos buscar la forma de reducir la basura, ya sea industrial o doméstica.

En todo el mundo Greenpeace se ha preocupado del tema pues ve con angustia que las actitudes de la población sólo nos conducen a un planeta más contaminado generando un ciclo constante de polución líquida, gaseosa y sólida aportando a la generación de enfermedades y a una calidad de vida cada vez peor.

 Datos útiles para el consumidor:

 Ante este panorama tan poco alentador podemos encontrar soluciones que están en manos de toda la población y no sólo del "otro". Dentro del tema de la basura existe una "ley" llamada la Ley de las 3 "Rs" : Reducir, Reusar y Reciclar.

Reducir: Significa detener el problema de basura antes de que este comience, eliminando el origen de la contaminación antes de afrontar los efectos. Va dirigido al proceso de producción de productos, es decir, ocupar el mínimo de elementos además de hacerlo en forma limpia, lo que implica también al consumidor una vez que el producto está en sus manos.

Este principio se puede aplicar en cualquiera de las fases del ciclo productivo, es decir, en la generación de los artículos, la distribución y el consumo.

Reducir en el punto de origen puede llevar consigo la disminución en cantidad y toxicidad de la basura que generamos. Además, ayuda a conservar los recursos naturales, disminuir la contaminación del aire y el agua, disminuir los desechos, como ya lo dijimos, y por ende bajar los costos en el proceso de recolección y destino final de los desperdicios.

Reusar: Muchos materiales que son destinados a la basura pueden resultar útiles para otras cosas, extendiendo su vida útil. Eso si, hay que tener mucho cuidado en NO UTILIZAR envases que hayan contenido elementos tóxicos como combustibles, insecticidas, etc. Menos aún para almacenar alimentos o para el uso de los niños.

Reciclar: Se refiere a usar ciertos residuos como materia prima para producir nuevas mercancías. Algunos elementos como el papel, cartón, vidrio, plástico, aluminio y metales, se pueden reciclar una o más veces, lo que disminuye de manera notable la cantidad de desperdicios.

El reciclaje previene que materiales potencialmente útiles sean enterrados o quemados reduciendo así la cantidad de basura. Por eso se recomienda no comprar productos que sean difíciles de reciclar, sobre todo en aquellos países que aún no cuentan con la infraestructura, recursos y tecnologías necesarias para este proceso. Por ejemplo, en Chile no existe una planta donde se reciclen pilas, las mas cercanas se encuentran en Argentina y Uruguay, por lo que un opción es comprar pilas recargabais, aunque el costo inicial es mayor, a la larga el beneficio de ahorro y disminución de basura se traducirá en ganancia.

 Un producto limpio es:

Fuente: http://www.greenpeace.cl/basura.htm