Actualidad Internacional

Más de 300 muertos y 540 heridos dejaron los sismos y tsunami en Indonesia

El número de muertos se elevó a 385, luego tras la serie de terremotos y un inesperado tsunami que golpearon el pasado viernes la isla de Célebes, Indonesia, y provocaron una gran destrucción de edificios e infraestructuras.

De acuerdo con la información ofrecida por las autoridades, además de los fallecidos, 540 personas resultaron heridas, 29  desaparecidas y hay 16.732 desplazados registrados. Los datos fueron confirmados en rueda de prensa en Yakarta por el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB), Sutopo Purwo Nugroho.

Sutopo advirtió que estas son cifras provisionales, pues aumentarán a medida que avancen las tareas de salvamento y se restablezcan las líneas de comunicación tras los terremotos, entre los que se destacó el de 7,5 grados, causante del tsunami.

Durante su comparecencia, el portavoz mostró imágenes de puentes derrumbados, zonas costeras cubiertas de escombros y barridas al completo y escenas en las que se ven a decenas de pacientes en camillas en el exterior del hospital Undata.

La mayoría de los datos de víctimas corresponden a Palu, la capital de la provincia de Célebes Central, una población de unas 350.000 personas y el lugar más afectado por la catástrofe.

El municipio de Donggala es la otra zona más castigada, con más de 1.000 edificios dañados y cortes en las comunicaciones y la red eléctrica, que están comenzando a ser reparadas.

El personal de las Fuerzas Armadas y de varias agencias indonesias comenzaron a llegar  en helicópteros y aviones militares a la región, en un principio con muy poca información debido a que la zona permanecía incomunicada.

Técnicos de telecomunicaciones y transporte aéreo, médicos de la Cruz Roja y miembros de la Agencia de Búsqueda y Rescate son algunos de los que buscan supervivientes, asisten a los heridos y reparan algunas de las instalaciones dañadas.

La agencia de geofísica (BMKG) emitió una alerta de tsunami tras el terremoto de 7,5 para advertir de olas de entre medio metro y un máximo de tres metros en la zona de Palu, que llegaron a los veinte minutos del temblor, según las estimaciones oficiales.

A la media hora expiró la alerta, y las autoridades solo confirmaron la formación del tsunami después de que varios vídeos locales mostrasen en las redes sociales como Palu, situada en una estrecha bahía, era impactada con fuerza por las olas.

El presidente de la Asociación Indonesia de Geólogos (IAGI), Sukmandaru Prihatmoko, indicó que el desastre ocurrió en un tipo de falla en la que generalmente no tienen lugar tsunamis, lo que sorprendió a los expertos.

«Lo primero que pensamos fue, es difícil que ocurra un tsunami, pero ocurrió y ahora los geólogos se están preguntando qué paso allí», declaró a la agencia EFE el presidente de la IAGI, Sukmandaru Prihatmoko, tras la rueda de prensa.

Sukmanduru indicó que los geólogos indonesios estudian tres posibilidades, una de las cuales atribuye el tsunami a deslizamientos de tierra subterráneos.

Según los vídeos grabados por particulares, la tromba de agua que entró en la playa Talise de Palu se llevó a su paso las estructuras y vehículos de la costa y llegó hasta una mezquita ya afectada por el terremoto, entre los gritos de los residentes.

El terremoto de 7,5 estuvo precedido tres horas antes por otro de 6,1 que provocó la muerte de una persona y 10 heridos y el derrumbamiento de varias casas.

Entre ambos y después se han registrado decenas de movimientos telúricos en esa parte de las Célebes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba