Actualidad Internacional

Almagro pide una agenda común interna y externa para «enfrentar a la dictadura»

Así lo manifestó el secretario general de la OEA, en entrevista exclusiva para La Mesa del Editor de Analítica, conducida por nuestro director, Emilio Figueredo

«Una estrategia común y fuerte en el plano interno, así como una agenda unitaria dentro de la comunidad internacional es el camino a seguir para alcanzar la restauración de la democracia en Venezuela«. Así lo resumió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al referirse a los elementos que se necesitan para solucionar el conflicto venezolano, mientras apuntó que el cabecilla de la «dictadura» no es Nicolás Maduro, sino el actual presidente de la írrita Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, que según el diplomático uruguayo es el gran estructurador del andamiaje represivo puesto en práctica por el oficialismo.

Entrevistado de manera exclusiva en La Mesa del Editor de Analítica que organiza nuestro director Emilio Figueredo, el secretario general de la OEA reconoció que la crisis del país empeora y no toca fondo «con una dictadura que sigue asesinando a su pueblo, deteniendo, intimidando, generando esquemas de corrupción que suman miles de millones de dólares«, y todo eso a pesar de los esfuerzos que se han hecho tanto a nivel internacional como en la esfera local, donde según Almagro, el presidente (e) Juan Guaidó debe batallar solo y sin mayores recursos frente a un régimen que acumula dinero con sus negocios ilícitos.

Fragmentación de estrategias

Para Almagro, quien está al frente de la OEA desde 2015, la crisis venezolana se ha convertido en una situación de inercia para la comunidad internacional «quizás una familiaridad cómoda para muchos, sin incentivos para cambiar el status quo«, mientras que en la lógica de la gestión madurista se buscan negociar acuerdos de carácter parcial con algunos actores internacionales y dentro de la oposición venezolana que llevan a una fragmentación y pérdida de una estrategia común y coordinada.

En este sentido, el abogado, diplomático y político uruguayo de 57 años sostiene que la falta de consensos y apoyos en torno a la figura que representa Guaidó «ha entorpecido el camino para enfrentarse a la dictadura«, por lo que resalta la importancia del reconocimiento del Parlamento electo en 2015, un tema que requiere del compromiso internacional en el objetivo de avanzar en soluciones políticas y jurídicas al drama venezolano.

Sanciones

Almagro, que se expresa con vehemencia y de manera apasionada cuando habla de Venezuela, afirma que en materia de sanciones «la verdadera sanción es la que ejerce la dictadura contra su gente» que le ha costado a los venezolanos vidas por falta de alimentación y atención médica, generando una enorme crisis humanitaria y migratoria. Por ello, el experimentado dirigente continental apoya las resoluciones que han tomado Estados Unidos y la Unión Europea, entendiendo que van dirigidas a los personeros del régimen y no al pueblo venezolano.

Del mismo modo, Almagro considera que la única intervención militar visibe en Venezuela es la de Cuba, los terroristas de la organización extremista islámica Hezbollah, además la que se manifiesta con la presencia de la guerrilla del ELN y los disidentes de las FARC, que le sirven de sostén a la Administración madurista.

«Falsas narrativas»

Desde su óptica, hay que salirse al paso a las narrativas falsas de grupos interesados que buscan distorsionar la realidad venezolana, una situación que se ha politizado e ideologizado y que ha enrededado aún más el panorama local. Frente a esto, Almagro asevera con contundencia que para la región «el siglo XXI será el siglo venezolano, marcado por la crisis que involucró a todo el sistema interamericano sin posibilidad de neutralidad«.

«Esa es la gran prueba de resistencia que tiene el continente«, reflexionó Almagro, quien manifestó que dentro del hemisferio y en el mundo hay plena conciencia de lo que ocurre en nuestro país: Así lo prueban los informes hechos públicos días atrás por de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU que lidera Michelle Bachelet, la Misión Internacional de Hechos de Naciones Unidas, así como las distintas resoluciones promovidas desde la OEA, que -señala el secretario general- deben ser cumplidas. «Un máximo del 20% han sido implementadas«, acota.

Negociaciones

Preguntado por los esfuerzos de Noruega para mediar en el conflicto venezolano, Almagro comenta que el madurismo ha sido hábil en inducir diálogos, «más de 25 desde 2002«, que no han mejorado la institucionalidad del país, sino que han reafimado el status quo, por medio de una estrategia que ha dividido la agenda internacional y nacional. Por eso insiste en la urgencia de estructurar un frente común que consolide la presión contra una «dictadura que ha llevado a cabo los peores elementos de persecución política que ha vivido el hemisferio, incluso peor que la dictadura cubana, porque hay un componente de criminalidad que la hace aún más peligrosa«.

En cualquier caso, el secretario general apoya aquellas negociaciones que solo conduzcan a la realización de unas elecciones justas, libres y transparentes: «El único momento que vamos a salir de la dictadura es con elecciones, no se sale de ellos con un gobierno ungido por un grupo de notables«, apunta Almagro a la audiencia de la Mesa del Editor de Analítica.

Sobre el papel que pueden jugar Cuba, China y Rusia para destrabar el enredo venezolano, Almagro expresa con claridad que tanto el gigante asiático como el país europeo son naciones con una lógica diplomática y gubernamental que podrían ser importantes al momento de encontrar el camino para la redemocratización del país. En cuanto a Cuba, opina que lo mejor que puede hacer La Habana es «abstenerse de ayudar«, puntualizando que la nomenclatura en el poder en la isla «siempre ha sido más parte del problema que de la solución«, asegura Almagro, quien manifiesta mayor preocupación por factores como Hezbullah, el ELN, los exFARC y las mafias del narcotráfico que ampara la gestión oficialista.

Almagro también se manifestó a propósito de las conversaciones que tuvo Fedecámaras con Jorge Rodríguez y otros representantes maduristas: «Generalmente esos posibles acuerdos solo benefician a la dictadura y para aquellos que se prestan para eso, pero nunca para el pueblo. Ese no es el camino«, sentenció el uruguayo, quien refirió el caso nicaragüense como una prueba de ello.

Justicia y democracia

En materia de justicia, Almagro estima que es uno de los principales instrumentos para el retorno de los aires democráticos en Venezuela: «Es necesario que se juzgue a los responsables de los crímenes de lesa humanidad y los delitos del narcotráfico en los que están incursos los dictadores y sus familias«, observa el diplomático, que plantea «dejar trabajar a la Corte Penal Internacional«, pero que el organismo «tenga en cuenta el tiempo de las víctimas«.

Y en cuanto a los procesos de elecciones presidenciales que vivirá este año Latinoamérica, Almagro indica que hay que tener confianza en las decisiones que tome la gente. «Debemos construir mayor ciudadanía, pero con espíritu democrático. No es democrático comerse a los caníbales, sería transformarnos en ellos. Al final, la democracia siempre prevalecerá«, proclama Almagro, un significativo aliado de las luchas de nuestro país en pro de la libertad.

Emilio Figueredo, director-editor de Analítica, conversa con el secretario general de la OEA, Luis Almagro

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba