Actualidad Internacional

Amabilidad de Chávez a la oposición no genera credibilidad

La postura conciliadora del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de llamar a la oposición al diálogo, su discurso moderado y su disposición de renunciar en mayo a los poderes especiales que disfruta denotan, según analistas, un ajuste de táctica por parte del gobernante, pero no un giro en sus objetivos.

Analistas consultados por Efe ven en el discurso ofrecido por el mandatario el pasado sábado en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) , durante una sesión marcada por el regreso de la oposición al Legislativo tras una ausencia de cinco años, un intento de apaciguar las críticas que en el exterior se vertieron en su contra por la denominada Ley Habilitante.

Con esa norma, aprobada en diciembre pasado por la anterior Asamblea, Chávez quedó investido de la facultad de gobernar por decreto sin control parlamentario hasta mediados de 2012. La oposición descalificó esos poderes por ser concedidos tres semanas antes de que la anterior Asamblea finalizara sus funciones y diera paso un nuevo Legislativo, donde el oficialismo mantiene mayoría absoluta pero ya no cualificada, o dos tercios, que es necesaria para aprobar leyes orgánicas.

Sin embargo, el presidente anunció el sábado su disposición a devolver esos poderes en mayo en un giro sorpresivo que llegó de la mano de una amistosa llamada al diálogo a la oposición en su “maravillosa” vuelta a la Asamblea. “Yo no veo ningún giro, el presidente Chávez vino para consolidar una revolución y va a caminar hacia ella como sea, va a utilizar todos los mecanismos para llegar a ello”, indicó este lunes a Efe el director de la consultora Datanalisis, Luis Vicente León.

Para el analista, Chávez representó el sábado un papel y “en ese rol no mintió al mostrarse conciliador, pero el asunto -dijo- no pasa de ser una representación”.

“En diciembre la obra era la radicalización extrema porque tenía que demostrar la fuerza extraelectoral luego de los resultados de (las elecciones parlamentarias de) septiembre y tenía muy poco tiempo para avanzar en su revolución y diciembre era perfecto para ese momento de radicalización”, dijo.

Esto, continuó, “generó en el mercado internacional la imagen de una radicalización extrema que amenazaba el concepto democrático en Venezuela” y que afectó en países que son aliados pero no son incondicionales como Brasil o algunos gobiernos de Europa.

Chávez pidió los poderes especiales para atender la emergencia por las lluvias que dejaron en diciembre 130.000 damnificados y 38 muertos, y la Asamblea saliente le concedió esa prerrogativa durante 18 meses. “Se le pasó la mano, porque la Ley Habilitante no es potable, no hay forma de venderle a nadie que eso es democracia”, subrayó León, al afirmar que en Brasil los poderes especiales de Chavez tuvieron una amplia repercusión mediática.

El director de Datanalisis subrayó que hay que hacer la lectura de lo que ocurrió el sábado en clave externa porque internamente no era necesaria la rectificación en términos de cifras de popularidad. Para León, el escenario que se ha generado ahora es “volátil” con un presidente que puede estar “esperando el momento para acusar a la oposición, para demostrar su incapacidad para negociar con él”.

El politólogo John Magdaleno, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas, coincidió en declaraciones a Efe en que el rostro ofrecido por Chávez el sábado supone “un ajuste táctico”.

Según Magdaleno, el gobernante venezolano se ha visto en “la necesidad” de moderar el discurso “imperativo y categórico” que utilizó “aún con mayor énfasis” en noviembre y diciembre, cuando el chavismo aprobó en tres semanas alrededor de una veintena de leyes, algunas de ellas muy controvertidas.

Este ajuste es fruto de señalamientos de autoritarismo que recrudecieron en su contra, interna y externamente, aunque “mantiene inalterable lo de fondo, porque su modelo estratégico es el socialismo”, indicó.

En ese sentido, Magdaleno afirmó que la reacción del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) , José Miguel Insulza, al dudar del carácter democrático de los poderes especiales durante 18 meses “fue paradigmática”.

Para el analista, la oposición “se da cuenta” de la táctica que está tratando de llevar a cabo Chávez, pero aún así no tiene capacidad de respuesta. “No está suficientemente articulada”, dijo, y agregó que no logra desarrollar “un poder de anticipación efectivo” ante este tipo de tácticas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba