Actualidad Internacional

América Central: ¿adiós a las armas?

América Central fue la única región del mundo donde los gastos militares disminuyeron en la última década, en un 5%, según el informe anual del Instituto Internacional de Estocolmo de Investigaciones sobre la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés).

El SIPRI, que incluye a México en las estadísticas de Centroamérica, dijo que, en parte, esto se debió a que, tras los acuerdos de paz en los años 80, varios gobiernos destinaron recursos del sector militar a la seguridad interior.

«Sin embargo, en algunos países, como Guatemala, la falta de capacidad de la fuerza policial ha conllevado a que los militares realicen actividades de la policía, desdibujando la línea entre las funciones de la policía y el ejército», dice el informe.

En el documento se destaca que dos países de la región, Costa Rica y Panamá, no tienen ejércitos, ya que los descontinuaron en 1948 y 1990, respectivamente.

En una de sus notas, el SIPRI señala que los gastos de Costa Rica en su guardia fronteriza y en la vigilancia aérea y marítima representan menos del 0,05% de su producto interno bruto (PIB).

Modernización

Mientras tanto, de 1997 a 2006, los gastos militares en América del Sur crecieron en un 21% y en América del Norte (Estados Unidos y Canadá), en un 56%.

A nivel mundial, el incremento durante la década fue del 37%, estimó la organización, con sede en la capital sueca.

El SIPRI dijo que, sin embargo, en América Latina en general tuvo lugar una notable disminución el año pasado.

De acuerdo al informe, el aumento desde 2005 en términos reales fue del 5%, «considerablemente menor que el 8% de incremento el año anterior».

Los investigadores dijeron que, inmediatamente después del fin de las dictaduras latinoamericanas, los gastos militares subieron debido a la presión de grupos militares sobre los nuevos gobiernos civiles.

«Sin embargo, en algunos de estos países los gobiernos democráticos se han enraizado, posibilitando las reformas militares, incluidos los procesos de modernización», añadieron.

América del Sur

El informe señala que los dos países sudamericanos con mayores programas recientes de modernización militar han sido Chile y Venezuela.

Sin embargo, los analistas incluyen a estos dos países en categorías diferentes.

Chile, Argentina, Brasil y Uruguay pertenecen a un grupo que plantea que «estas compras de armas son para la sustitución rutinaria de equipos viejos y para la adquisición de las capacidades necesarias para desempeñar un papel más activo en las operaciones de paz internacionales», dice el SIPRI.

Los programas de modernización de Venezuela, Colombia y Bolivia, por otra parte, son como respuesta a que se creen amenazados militarmente, explica la organización.

«Amenazas externas»

Los investigadores indican que, en 2006, Bolivia propuso destinar al ejército entre el 2% y el 3% de las ganancias por ventas de gas, en parte como resultado de su preocupación por la modernización de las fuerzas armadas de Chile.

En el caso de Colombia, destacan el hecho de que una de las ventajas del ejército sobre los grupos insurgentes es su fuerza aérea, por lo que el gobierno considera importante mantenerla al día.

En Venezuela, la modernización se debe a la percepción por parte del gobierno del presidente Hugo Chávez de que su país «tiene que estar preparado para una eventual invasión por parte de Estados Unidos».

«Por segundo año consecutivo, en 2006 Venezuela tuvo el mayor índice de aumento en gastos militares en América del Sur: el 20% en términos reales», dice el informe.

Estados Unidos

A nivel mundial, el año pasado se dedicaron US$1.204 billones a los gastos militares, lo que representa un incremento de 3,5% con respecto a 2005, dijo el SIPRI.

En 2006, el mayor inversor en su sector militar fue Estados Unidos, con US$528,7 billones, o sea el 46% de los gastos mundiales.

Estados Unidos también fue el mayor exportador de armas convencionales en los últimos cinco años, enviándolas a 68 países, aunque la mayoría, cerca del 39%, tuvieron por destino el Medio Oriente.

El informe también subrayó el crecimiento de los gastos en países como China, India y Rusia.

«Vale la pena preguntar cuán rentables son los gastos militares para aumentar la seguridad de las vidas humanas, si hablamos de evitar muertes prematuras y discapacidades debido a los peligros actuales», dijo Elisabeth Sköns, del SIPRI.

«Por ejemplo, sabemos que se podrían salvar millones de vidas mediante intervenciones médicas básicas, que costarían una fracción de lo que el mundo gasta anualmente en las fuerzas armadas», añadió.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba