Actualidad Internacional

Amnistía solicita que se suspendan dos lapidaciones previstas para hoy en Irán

(%=Image(1713352 ,»L»)%) Amnistía Internacional hace un llamamiento urgente al presidente de la magistratura, el Ayatolá Shahroudi, para evitar la ejecución de dos personas, cuya lapidación pública está fijada para este jueves, 21 de junio. Está previsto que Mokarrameh Ebrahimi (mujer) y un varón no identificado sean ejecutados en un cementerio de la ciudad de Takestan, en la provincia de Qazvin.

Según activistas de la campaña iraní ‘Detengan las lapidaciones para siempre’, Mokarrameh Ebrahimi y el varón no identificado fueron condenados a muerte tras ser declarados culpables de adulterio. Según el artículo 83 del Código Penal iraní, la pena prevista para el adulterio cometido por un varón casado o una mujer casada es la ejecución por lapidación.

En virtud del derecho iraní, el adulterio sólo puede probarse mediante el testimonio de testigos presenciales (el número exigido varía según los diferentes tipos de adulterio), una confesión de la persona enjuiciada (repetida cuatro veces) o el «conocimiento» del juez de que se ha producido el adulterio. En este caso, la declaración de culpabilidad de adulterio se fundó en el «conocimiento» del juez, basado aparentemente en que la pareja tuvo un hijo.

Mokarrameh Ebrahimi y el varón no identificado están encarcelados desde hace 11 años en la prisión de Choubin, en la provincia de Qazvin. Según los informes, hace poco apelaron ante la Comisión Judicial de Amnistía e Indulto solicitando la anulación de la pena de lapidación, pero la apelación fue desestimada. Se fijó el 17 de junio como fecha para la ejecución, aunque se cambió después por la del 21 de junio. La ejecución será pública y, según los informes, se llevará a cabo en presencia del juez de la Sala 1 del Tribunal Penal de Takestan.

Según un comunicado de Amnistía, los informes indican también que el juez será quien arroje la primera piedra, tras lo cual las personas presentes en el acto público seguirán lapidando a los dos condenados hasta que se dictamine su fallecimiento. Al parecer, los hoyos donde serán colocados Mokarrameh Ebrahimi y el varón no identificado para ser lapidados ya están preparados en el cementerio de Behesht-e Zahra.

Una pena cruel y degradante
Amnistía Internacional insta a las autoridades iraníes a que intervengan de inmediato para impedir las lapidaciones previstas y conmuten las dos condenas a muerte. La organización se opone a la pena de muerte en todos los casos por considerarla la máxima pena cruel, inhumana o degradante. La ejecución por lapidación agrava la brutalidad de la pena de muerte, al estar concebida específicamente para aumentar el sufrimiento de las víctimas, puesto que las piedras se eligen deliberadamente para que tengan el tamaño suficiente para causar dolor, pero no sean tan grandes como para matar a la víctima inmediatamente.

Amnistía ha pedido también al Gobierno iraní que proceda a la abolición total de las ejecuciones por lapidación y decrete la suspensión de todas las ejecuciones hasta que se anule o se enmiende el artículo 83 del Código penal. Todas las condenas a muerte por lapidación pendientes deberán ser conmutadas.

La organización defensora de los derechos humanos se opone también a la penalización de las relaciones sexuales mantenidas de mutuo acuerdo por adultos en privado, e insta asimismo a las autoridades iraníes a que revisen todas las leyes pertinentes a fin de despenalizar las relaciones sexuales mantenidas de mutuo acuerdo por adultos en privado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba