Actualidad Internacional

Armenia y Azerbaiyán continúan pugna, mientras Putin y Erdogan libran pulso geopolítico

Los combates en el enclave de Nagorno Karabaj que se disputan Armenia y Azerbaiyán continuaron este lunes, unas hostilidades que han dejado hasta ahora 95 muertos y cientos de heridos, aunque las cifras podrían ser más abultadas, en un conflicto en el que también se enfrentan el presidente ruso Vladimir Putin, con una posición favorable hacia los armenios y el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan, que ha manifestado su total apoyo a la causa azerí, un juego de ajedrez geopolítico que Venezuela debe tener presente, ya que involucra a tradicionales aliados del régimen de Nicolás Maduro.

La región de Nagorno Karabaj, reconocida internacionalmente como parte de Azerbaiyán, pero con población de mayoría armenia, ha sido el escenario de intensas refriegas entre las fuerzas militares de ambas ex repúblicas soviéticas, que han provocado 95 víctimas mortales, según informó Erevan, la capital de Armenia, mientras que desde Baku, capital de Azerbaiyán, no han reportado oficialmente víctimas mortales.

No obstante, este preliminar balance podría ser más grave, ya que los dos campos afirman haber infligido centenas de pérdidas al adversario, difundiendo en particular imágenes de blindados destruidos.

Azerbaiyán señaló que Armenia tuvo 550 bajas y perdió más de 60 unidades militares en el primer día de los combates, versión rechazada por las autoridades armenias, que a su vez dijeron que unos 200 soldados azerbaiyanos perdieron la vida.

Juego de intereses

Entretanto, el presidente de Nagorno Karabaj, Araik Arutiunián comunicó que Azerbaiyán había utilizado para su ofensiva cazas turcos F-1”, que habían llegado al país «hace un mes» con «el pretexto de participar en unas maniobras».

Ankara apoya de manera plena a Azerbaiyán, por lo cual Armenia acusó al Gobierno de Erdogan de injerencia política y militar en el conflicto.

Mientras Moscú, que mantiene relaciones cordiales con los dos países beligerantes y es el árbitro regional, se siente más cercano a Armenia, que integra la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, una alianza militar dominada por Rusia

Duelo Erdogan-Putin

En este contexto, el conflicto en el Cáucaso representa un nuevo pulso en la soterrada lucha geopolítica que mantienen Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan.

El Cáucaso ha sido el patio trasero por excelencia del Kremlin desde que Moscú lograra imponerse en el siglo XIX al Imperio otomano, pero en sus renovadas ansias de expansión regional Turquía nunca ha perdido de vista la región, encajada entre los mares Negro y Caspio. Por ello, Nagorno Karabaj es vital para la supervivencia de ambos países en conflicto y, por lo tanto, para sus principales patrocinadores.

En este marco, Erdogan volvió a la carga al proclamar que «ha llegado la hora de poner fin a la ocupación armenia» en el propio terreno y en la mesa de negociaciones. Entretanto, un comedido Putin ha pedido evitar una «escalada mayor» en Nagorno-Karabaj, aunque de acuerdo con analistas es notoria su preferencia hacia Armenia.

Irán también pendiente

En cualquier caso, el Cáucaso Sur es una región clave para la seguridad energética de Europa, que recibe suministros de gas del Caspio a través de territorio de Azerbaiyán y Georgia, por lo que un agravamiento del conflicto obligaría a suspender el bombeo, lo que impediría el tránsito fuera del territorio ruso.

Tampoco se puede ignorar el papel de Irán, donde vive una numerosa minoría azerbaiyana, que algunas fuentes cifran en unos 20 millones de habitantes. Por ese motivo, Teherán mantiene una relación de socio con Armenia, uno de los pocos balones de oxígeno para la economía nacional debido al embargo turco.

Con el inicio del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán surgieron informaciones que apuntaron al envío de armas por parte de Irán al primer país, pero las autoridades persas no han tomado públicamente partido por ningún bando y han llamado al diálogo.

Llamado de Bachelet

Por su parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por el aumento de las hostilidades entre armenios y azerbaiyanos por la zona de Nagorno Karabaj, e instó a las partes a declarar un «alto del fuego inmediato».

«Estoy consternada por las informaciones respecto a los muertos y a los heridos civiles, así como por la destrucción de propiedades e infraestructuras», señaló la expresidenta chilena en un comunicado.

Bachelet hizo también un llamamiento a todas las partes «a que respeten tanto la ley internacional de derechos humanos como la ley humanitaria internacional, y en particular a que protejan a la población civil y a las personas fuera de combate».

Parte de la destrucció provocada por las hostilidades entre las exrepúblicas soviéticas / Foto: EFE
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba