Actualidad Internacional

Atentados contra los chiítas cobran al menos 215 vidas

Atentados simultáneos fueron perpetrados en el centro de Irak y en Paquistán, donde se recordó la muerte del nieto del profeta Mahoma.

Una serie de atentados con explosivos y armas de fuego perpetrados contra peregrinos chiítas en Irak y Paquistán dejaron ayer un saldo de por lo menos 215 muertos y decenas de heridos.

En Kerbala, ciudad santa chiíta iraquí, las explosiones dejaron al menos 112 muertos y cientos de heridos. Casi simultáneamente, 58 personas perdieron la vida cuando tres artefactos explosivos estallaron junto al santuario chiíta de Al Kadhem, en Kadhimiya, un suburbio de Bagdad, precisó la cadena televisiva árabe Al Jazeera, con sede en Qatar.

Los atentados son la peor masacre ocurrida en el país desde la caída del presidente Saddam Hussein, en abril del año pasado.

Según la Policía, los atentados en Kadhimiya fueron obra de tres suicidas provistos de cinturones cargados de explosivos que se habían mezclado entre los miles de peregrinos congregados en la ciudad con motivo del feriado de Ashura, fecha en que los chiítas recuerdan la muerte del imán Hussein, yerno del profeta Mahoma, en el año 680.

Los chiítas celebran este día golpeándose la cabeza y el pecho y haciéndose cortes en la cabeza con espadas para mostrar su dolor y recordar el sufrimiento de Hussein, que fue decapitado por sus enemigos. Cientos de miles de chiítas habían estado marchando por las calles de Kerbala, cantando y flagelándose.

“Vi a unos iraníes flagelándose y entonces escuché una gran explosión”, dijo Wisam Hadi, un testigo en Kerbala.

Militares polacos en Kerbala y estadounidenses en Bagdad indicaron que los ataques, efectuados casi simultáneamente en ambas ciudades, fueron realizados con fuego de morteros que estallaron en medio de las congregaciones de chiítas. No quedaba claro quién estaba detrás de las explosiones, que se producen en un momento delicado y sagrado para la mayoría chiíta y amenazan con recrudecer las tensiones entre esa parte de la población iraquí y los musulmanes sunitas, que dominaban Irak antes del derrocamiento del dictador Saddam Hussein.

Líderes de los chiítas, sector que representa el 60 por ciento de la población iraquí, dijeron que los ataques reflejaban el intento de iniciar una guerra civil.

Se estima que más de dos millones de chiítas de Irak, Irán y otros países se encontraban en Kerbala para asistir a la ceremonia de Ashura, una de las más importantes del año y prohibida durante el régimen de Hussein.

En Paquistán, al menos 45 personas murieron ayer durante un atentado contra una procesión chiíta que se celebraba en conmemoración de la festividad de Ashura en la ciudad paquistaní de Quetta, informaron fuentes hospitalarias de la localidad.

Según los reportes, tres desconocidos dispararon contra los participantes en la procesión y trataron de hacerse saltar por los aires. Dos de los atacantes murieron y un tercero resultó herido. Bagdad e Islamabad, DPA-Reuters
Iraquíes sin armas

Informe • Desde hace 10 años, Irak carece de armas de destrucción masiva operativas, manifestaron ayer diplomáticos refiriéndose a un informe de la Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección (Unmovic) que será publicado en breve.

Amenaza • EEUU y Gran Bretaña esgrimieron hace un año la supuesta amenaza de las armas de destrucción masiva de Irak como argumento para invadir a ese país árabe.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba