ActualidadActualidad Internacional

Bachelet visitó Cuba para «dialogar y discrepar», dice canciller chileno

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, aseguró que el objetivo del reciente viaje a Cuba de la presidenta Michelle Bachelet fue «dialogar y discrepar» sobre asuntos de interés bilateral, además de explorar oportunidades de inversión y cooperación con el país antillano.

«El propósito era de dialogar y discrepar, porque Chile tiene acuerdos y desacuerdos con Cuba sobre distintos temas importantes», señaló el ministro de Relaciones Exteriores en declaraciones a radio Cooperativa.

Apuntó que Cuba «ha ayudado en algunos asuntos de interés nacional para Chile», y que es «un país que tiene influencia, que tiene presencia, que tiene un diplomacia seria y que cumple con sus acuerdos».

Sin embargo agregó que con el país gobernado por Raúl Castro, Chile mantiene «discrepancias» que «se pueden tratar en privado», subrayó.

La presidenta Michelle Bachelet finalizó el lunes su última visita oficial a Cuba, que tuvo el objetivo de impulsar su política de «convergencia en la diversidad» para «poner énfasis en los acuerdos en vez de detenernos en diferencias», según defendió en un discurso en la isla.

La mandataria inauguró en la isla un foro sobre las perspectivas de comercio e inversiones entre Chile y Cuba, lo que fue uno de los motivos principales de su traslado a La Habana, que respondió a una invitación extendida por Castro en «reiteradas ocasiones», según el canciller.

En esta línea, Muñoz explicó que otros países como Brasil y México, «se han anticipado con inversiones importantes en Cuba bajo la nueva ley de inversiones de 2014», mientras otros países «están yendo sin mucho alarde y haciendo inversiones, negocios», dijo.

Agregó que la compra de medicamentos, la extracción de hierro, y otras áreas como los alimento abren «enormes posibilidades» para los empresarios chilenos, «especialmente los medianos», destacó.

Las oportunidades comerciales y de inversión y la cooperación para la integración latinoamericana centraron la apuesta de la presidenta Bachelet, durante su visita de tres días a Cuba, en la que se reunió con su homólogo Raúl Castro y que molestó a sectores políticos de su país, que criticaron que no se haya reunido con la disidencia cubana.

Aunque el comercio bilateral ha experimentado un fuerte crecimiento en la última década, Bachelet consideró las cifras aún «insuficientes» y destacó las oportunidades que se abren en la isla tras la aprobación de la ley de Inversión Extranjera de 2014.

El país sudamericano exportó a Cuba productos por valor de 35 millones de dólares en 2016, procedentes de más de 60 compañías chilenas de las que el 21 % son pequeñas y medianas empresas; mientras que las exportaciones cubanas a Chile alcanzaron los 4,3 millones de dólares.

Las inversiones chilenas en la isla suman en la actualidad 52 millones de dólares y el número de turistas de esa nación que visitan el país caribeño aumentó de 17.500 en 2010 a más de 49.000 en 2015.

Las oportunidades de negocio que ofrece Cuba, junto con la cooperación bilateral, han sido las principales razones esgrimidas por el Gobierno chileno para justificar la visita de la mandataria y penúltimo viaje oficial de su mandato, que concluirá el 11 de marzo cuando traspase el cargo al presidente electo Sebastián Piñera.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba