ActualidadActualidad Internacional

Baltimore en toque de queda (+Fotos)

Las autoridades de Baltimore (Maryland) se vieron obligadas hoy a requerir refuerzos policiales y el envío de la Guardia Nacional para hacer frente a una jornada de disturbios que se desencadenaron tras protestas pacíficas por la muerte de un joven negro.

Incendios, saqueos de tiendas y altercados con la Policía sumieron hoy a Baltimore en el caos y un toque de queda, poco después del entierro de Freddie Gray, joven negro que falleció hace algo más de una semana tras sufrir heridas graves bajo custodia policial.

Al filo de la medianoche, el comisario de la Policía de Baltimore, Anthony Batts, lamentó el «vergonzoso» desenlace de las protestas iniciadas este fin de semana contra la brutalidad policial y atribuyó los altercados a «estudiantes de secundaria», que asaltaron negocios, provocaron incendios e hirieron a 15 policías.

Los centenares de policías desplegados por la ciudad de Baltimore no fueron suficientes para controlar la situación y el gobernador del estado de Maryland, Larry Hogan, se vio obligado a declarar esta tarde el «estado de emergencia» y pedir el despliegue de más de mil efectivos de la Guardia Nacional.

Ante el temor de que mañana continúen los disturbios, las autoridades de Baltimore, una ciudad de más de 600.000 habitantes, han pedido ayuda a la Policía de Washington y Filadelfia.

Además, la ciudad ha decretado desde el martes un toque de queda -que hoy ya era evidente- desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana, mientras que escuelas y algunos negocios permanecerán cerrados hasta que se restablezca el orden.

Como pudo constatar Efe, en el noroeste de la ciudad, grupos de jóvenes asaltaron la tienda de una gasolinera sin la oposición de los empleados, mientras coches patrulla y vehículos blindados se desplazaban por las calles vacías para responder a las emergencias que se han ido declarando por toda la ciudad.

Matt, empleado de un restaurante cercano, montaba guardia mientras se sucedían los altercados: «si no hubiese sido por gente del barrio que me ha ayudado, esta gente hubiese entrado aquí a llevarse todo», dijo.

Al menos una farmacia y varios coches de policía fueron pasto de las llamas a causa de los disturbios, mientras que aún queda por determinar la conexión entre los asaltantes y un gran incendio en un centro de ancianos en construcción, que obligó al despliegue de varias unidades de bomberos.

«Yo no vi nada, no escuché nada. Me enteré por la televisión de que el centro de ancianos, al lado de nuestra iglesia, estaba en llamas. Esto ha sido cosa de gente de fuera, pero nos recuperaremos», explicaba a Efe Keb, vecino de la barriada pobre donde se produjo el incendio.

«Es una pena que esto haya acabado así, todo empezó de manera pacífica y mira en lo que ha acabado», explicaba a Efe Malcolm, mientras señalaba varios edificios en llamas empapado en el agua que lanzaban los camiones de bomberos.

En lo peor de los disturbios, pastores de las iglesias de los barrios afectados salieron a la calle para pedir calma a los jóvenes, algunos de los cuales eran miembros de bandas de los barrios más depauperados de la ciudad, que cuenta con dos tercios de población negra.

Los disturbios, que se han saldado con 27 detenidos, comenzaron poco después del entierro de Freddy Gray, de 25 años, y cuya familia hoy lamentó que el caos y elementos criminales hayan ensombrecido la denuncia pacífica que comenzó el sábado.

La protestas cristalizaron por un problema que un gran número de afroamericanos en Baltimore considera cotidiano: la mayor presión policial contra los negros.

La muerte de Gray, que agonizó durante una semana en un hospital con la columna rota tras una detención, se suma a otros fallecimientos en todo el país de afroamericanos desarmados a manos de la policía.

En una conferencia hoy, el abogado de la familia Gray, William Murphy, dijo que el problema de la brutalidad policial es un asunto de derechos humanos.

Rodeado de varias decenas de representantes de la comunidad negra y miembros de bandas que han condenado la violencia, Murphy preguntó cuántos de los presentes habían sido víctima de brutalidad policial; casi ninguna mano quedó sin alzar.

 

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Esto de andar asesinando a hispanos y afroamericanos por parte de la policía ha de tener alguna explicación. Son blancos que matan a no – blancos, pero que no asiáticos o de otra raza. Sabemos que no son negros de los estratos medios de la población ni pertenecientes a la élite de color dentro del aparato productivo. Son personas que viven en zonas muy pobres ; generalmente desempleados o con empleos mal remunerados ; sin estudios superiores, y así por el estilo. Forman parte del lumpen, alienados y ajenos a la actividad productiva, parte del ´´ ejército de reserva´´ al decir de Marx ; pero ¿ qué diría el Psicoanálisis – no necesariamente freudiano -, para interpretar un fenómeno tan impactante y de tan graves consecuencias ?.

    Es claro que que la sociedad norteamericana es una sociedad muy violenta – quizá, por el fácil acceso a armas letales – ; pero en sí mismo, es un pueblo muy pacífico y solidario con las causas que son compartidas ´´emocionalmente ´´, por lo tanto, es fácilmente manipulable si quienes los controlan así deciden hacerlo y como de hecho lo hacen. Esa relación de dominación – control les genera una situación de dependencia afectiva que solo resulta viable por el estricto sentido del orden y la obediencia que impera en dicha sociedad nacional. Pocos se hacen preguntas sobre el ´´sistema´´ y menos cuestionarlo abiertamente. Ello genera un conjunto de estereotipos culturales compartidos que hacen de su cultura algo propio e inseparable del ser ciudadano norteamericano. Así, es impensable encontrar a un ciudadano, familia o comunidad que no crea en Dios o no practique alguna forma de religión. El no ir a la Iglesia es algo que se detecta inmediatamente y amerita algún tipo de ´´investigación´´. Durante la época de la II Guerra Mundial y luego durante la primera ´´guerra fría´´ ( están en la segunda ), era fácil ser tachado de ´´comunista´´ o de ´´ateo´´ en sentido despectivo. Otro valor o creencia arraigada en la cultura norteamericana es la obligatoriedad de pagar los impuestos, así como el haber desarrollado una cultura del trabajo, que aun hoy disminuida al decir de las generaciones mayores, existe objetivamente y es motivo de orgullo personal y nacional…

    Lo cierto es que la población negra ha sido obligada a permanecer al margen y segregada de la población blanca de orígen europeo y mas particularmente anglosajón. El ADN determina las características del individuo ´´caucásico´´ y sus cualidades raciales y biológicas intrínsecas. Y es que eso de que descendemos de los ´´primates´´ y que el orígen del hombre se encuentra en el continente negro, es algo que socialmente no es aceptado fácilmente. Mucho del ´´control social´´ se ejerce a través de los prejuicio sociales y del ´´que dirán´´, especialmente si consideramos que es una cultura que fomenta en grado sumo el ´´individualismo´´ y es altamente competitiva. Así que el tener un presidente mestizo , cruza de negro y blanco, educado, y con un nivel de vida alto, es algo que le cuesta digerir a una población blanca que ve el avance de los hispanos y negros un peligro a sus aspiraciones personales y una amenaza a sus privilegios. En cierto sentido, ´´matar un negro´´ es por un lado, renegar de una autoridad que es ejercitada por un no – blanco y a la que se ven obligados a obedecer y por el otro, el ser ´´policías blancos´´ los homicidas, es expresar su rebelión contra la dominación de un presidente no – blanco, amen de ´´retar´´ al poder mismo y con el cual no se sienten identificados. Todo ello ha potenciado todo tipo de ´´conductas desviadas´´ al generarse la exacerbación de un racismo que amenaza con extenderse por todo el país y reabrir las heridas de unas desigualdades que ya han adquirido carta de naturaleza. Y es que el haber dejado de ser la primera potencia mundial y tener que compartir el mundo con los asiáticos y los ex comunistas, es algo insoportable para los sectores mas radicales de la sociedad norteamericana. En cierto sentido, esa pérdida del ´´control mundial´´ es algo que los subleva como ciudadanos y necesitan de un ´´chivo expiatorio´´ en el que desahogar sus cada vez mas acumuladas y conflictivas frustraciones, tanto a nivel individual como colectivo. Norteamérica es hoy un país – continente en plena ebullición, y no se presagia nada bueno ni en el corto ni en el mediano plazo…¿ Se estará incubando una próxima revolución ?. Solo el tiempo lo dirá si se consolida una ´´revolución de las masas´´.

  2. Es innegable que existe un remanente de Racismo en EEUU, pero no se puede negar que la mayor parte de la población de esa potencia ya superó esa tara histórica y las generaciones más jóvenes no sólo son Tolerantes con cualquier Minoría (también la Homosexual estuvo muy reprimida), sino que ya es normal ver parejas interraciales, y la mejor prueba de que lo grueso del Racismo quedó atrás es precisamente que un producto de ese «blending» haya alcanzado la Presidencia en el 2008, Barack Obama, cuya condición de Mulato ofrece la perfecta Transición, a partir de una Trayectoria presidencial exclusivamente Blanca. Tampoco podemos soslayar el hecho evidente de que hay entre los negros una elevada proporción de gente que se dedica a actividades reñidas con las Leyes, proporción mayor que en otros grupos étnicos (tema que no se puede analizar en un breve comentario), por lo que los negros aparecen más involucrados en enfrentamientos y situaciones complicadas con los Policías. No todos los casos se pueden catalogar como de Brutalidad Policial, hay muchos en que los involucrados agreden a los policías, y estos deben cumplir su función y sobre todo, no dejarse matar. No nos consta qué pasó realmente en el más reciente caso, el de este joven GRAY, pero sí nos consta que en el caso que dio inicio a esta reciente serie de disturbios, con el argumento de que «agredieron a un negro desarmado», parte de la información esencial se mantuvo OCULTA para favorecer el enfoque «politicamente correcto» de que los policías son agresores y Michael Brown era un angelito desarmado e incapaz de causar problemas, cuando en realidad se trataba de un energúmeno a punto de cumplir sus 18 años, 1,90 cmts y 120 kilos, ya con antecedentes por Robo y Hurto, que usaba su corpulencia para someter a sus víctimas. Ese caso lo presenté con todos sus elementos: http://www.noticierodigital.com/2014/08/ferguson-missouri-periodismo-celestino-o-politicamente-correcto/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba