Actualidad Internacional

Biden se estrena : EE. UU. regresa a la OMS y al Acuerdo de París sobre el clima

Desde el primer día al frente del Ejecutivo, Joe Biden quiere dejar su impronta y marcar distancias con las políticas de su predecesor, Donald Trump. Y es que el nuevo presidente firmó este miércoles un conjunto de medidas, que incluye el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París sobre el cambio climático, la suspensión de la salida del país de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como la congelación de la construcción del muro fronterizo con México, además de la suspensión durante 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones.

Compromiso con el medioambiente

En materia medioambiental, la orden ejecutiva firmada por Biden sirve para reafirmar el compromiso de Washington con el Acuerdo de París, del que EE.UU. se retiró oficialmente el 4 de noviembre del año pasado, solo un día después de las elecciones presidenciales y sin que se conociera todavía si el vencedor era el actual presidente o Trump.

El exmandatario ordenó la retirada de su país del Acuerdo de París en junio de 2017 y, durante su mandato, rescindió decenas de regulaciones medioambientales y se posicionó siempre del lado del sector de los combustibles fósiles.

Para dar una muestra palpable de su compromiso, el presidente Biden canceló el proyecto del oleoducto Keystone XL, convertido en un símbolo de la lucha contra la crisis climática, y ordenó revisar más de un centenar de decisiones medioambientales de Trump.

La vuelta al Acuerdo de París de Estados Unidos, que es el segundo país mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) después de China, se hará efectiva en un mes.

OMS

En la misma linea de reforzar el protagonismo de Estados Unidos en las entidades internacionales con una agenda guiada por el multilateralismo, Biden firmó una orden para evitar la salida de su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un proceso que inició Trump y que estaba previsto que se hiciera efectivo en julio de 2021.

La decisión ya empieza a generar resultados: Estados Unidos se suma desde este jueves a la plataforma COVAX, creada por la OMS, para garantizar un reparto equitativo de las vacunas contra el covid-19 en todo el mundo.

El científico Anthony Fauci, representante de la nueva Administración de Joe Biden ante el comité de la OMS, aseguró que EE. UU. «se sumará al trabajo internacional para la pandemia, y con este motivo el presidente publicará una directiva en la que se contempla la incorporación estadounidense al programa COVAX«.

En este contexto, Fauci indicó que «Estados Unidos continuará con sus obligaciones financieras ante la organización» y con la colaboración técnica a todos los niveles, para contribuir a la lucha internacional contra el coronavirus.

En cuanto al manejo de la pandemia, Biden propuso el desafío de utilizar mascarillas durante 100 días, el mismo tiempo que se ha dado para vacunar a más de 100 millones de estadounidenses en medio de la lucha contra el coronavirus.

En este sentido, estableció el uso de tapabocas y mantener la distancia física como requisitos obligatorios en las propiedades federales en todo Estados Unidos.

El muro y los «dreamers»

También en su primera jornada como presidente, Biden firmó una orden ejecutiva para salvaguardar el programa DACA, que protege de la deportación a unos 650.000 indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como «soñadores» («dreamers»).

Suscribió asimismo otro decreto que ordena detener la construcción del muro fronterizo con México, al acabar con la emergencia nacional decretada por Trump para desviar fondos hacia ese proyecto.

En otro ejemplo de la nueva política migratoria de la Casa Blanca, Biden anuló mediante una orden ejecutiva el veto migratorio que impuso su predecesor a los viajeros de 11 países de mayoría musulmana, conocido popularmente como el «veto a los musulmanes«.

Esa prohibición, promulgada por Trump cuando llegó al poder en 2017, obstaculizaba la entrada a EE.UU. de los nacionales de 11 países con una significativa población musulmana (Eritrea, Irán, Kirguistán, Libia, Myanmar, Nigeria, Somalia, Sudán, Siria, Tanzania y el Yemen), e incluía restricciones para Venezuela y Corea del Norte.

Freno a las deportaciones

Del mismo modo, el nuevo jefe de la Casa Blanca anunció este miércoles por la noche una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones, según un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

«Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos cuya deportación haya sido ordenada«, detalló el secretario interino, David Pekoske, recién nombrado por Biden.

En la campaña, Biden ya se comprometió a esta suspensión de las deportaciones aunque en ese entonces lo hizo sin excepciones.

El flamante mandatario adquirió este compromiso después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue vicepresidente, una gestión que deportó a tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de Estados Unidos, incluido el de Donald Trump.

China sanciona a exfuncionarios de Trump

Por otra parte, China impuso sanciones al exsecretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, y a otros funcionarios de la concluida administración de Donald Trump, por «violar» la soberanía del país asiático, informó este jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado.

Además de Pompeo, fueron sancionados el antiguo asesor comercial de Trump, Peter Navarro; el de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, el subsecretario para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, David Stilwell; el secretario de Sanidad, Alex Azar y la representante ante Naciones Unidos, Kelly Craft.

El comunicado señala que en los últimos años «algunos políticos anti-China, motivados por intereses propios, prejuicios y odio, sin mostrar consideración alguna por los intereses de los pueblos chino y estadounidense, han planeado, promovido y ejecutado una serie de medidas absurdas que interfirieron gravemente en los asuntos internos de China, socavaron sus intereses, ofendieron a su pueblo y alteraron gravemente las relaciones bilaterales«.

El pasado martes, Pompeo había calificado de «genocidio» la represión de Pekín contra la minoría uigur, al afirmar que «China, bajo la dirección y control del Partido Comunista de China, ha cometido genocidio contra los uigures predominantemente musulmanes y otras minorías étnicas y religiosas en Xinjiang«.

Pompeo: Maduro debe salir pronto del poder
Mike Pompeo, exsecretario de Estado de EE. UU., entre los sancionados por China / Foto: EFE
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba