Actualidad Internacional

Bolivia: Arrestada expresidenta Jeanine Áñez por delitos de «terrorismo y sedición»

La detención de Áñez se produce luego de que la Fiscalía ordenara el viernes su captura por los hechos que derivaron en la renuncia de Evo Morales en 2019

De nuevo la turbulencia política sacude a Bolivia: Y es que la expresidenta Jeanine Áñez fue trasladada en la madrugada de este sábado bajo un fuerte dispositivo de seguridad a la sede de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) en La Paz, luego de que la Fiscalía ordenara este viernes su arresto por delitos de «sedición y terrorismo«, relacionados con la crisis de 2019 que derivó en la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, con dos de sus exministros que también ya fueron detenidos.

Minutos antes de su captura, Áñez dejó un mensaje en su cuenta Twitter:

La detención

Áñez fue detenida en Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni, en un operativo encabezado por el comandante general de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, y trasladada a La Paz en un avión Hércules de la Fuerza Aérea Boliviana.

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo Del Carpio, señaló en conferencia de prensa que «el día de hoy hemos efectuado como mandan las leyes y la Constitución, la orden de aprehensión en un proceso que ha seguido todo su curso y serán las autoridades judiciales las que continúen la investigación y determinen la situación de las personas detenidas«,

El ministro recordó que en este viernes se detuvieron a los exministros Álvaro Coímbra, de la cartera de Justicia y Álvaro Guzmán, de Energía. Sobre Áñez evitó referirse a ella como expresidenta y simplemente dijo «la exsenadora Jeanine Áñez«. Indicó que estas personas «habrían conspirado» y cometido «delitos de sedición«.

Este pasado jueves, la Fiscalía también había emitido órdenes de aprehensión contra el excomandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman y otros ex jefes militares, además contra el excomandante de la Policía, Yuri Calderón.

Sorpresivo ascenso

Jeanine Áñez llegó al poder desde el Parlamento y en medio de una convulsión social, tras la renuncia de Evo Morales y de los funcionarios que según la cadena de sucesión debían relevarlo en el cargo.

El 12 de noviembre de 2019 la entonces senadora opositora de Unidad Demócrata y vicepresidenta segunda del Senado, asumió la Presidencia interina.

Áñez era, hasta ese entonces, una política con poca relevancia y llegó al primer cargo del país tras activarse el mecanismo sucesorio ante la ausencia o la renuncia de poder de quienes por línea les correspondería asumir la Presidencia de Bolivia.

La presidenta interina recibió la banda presidencial de manos de un militar y pronunció la frase «La Biblia vuelve a palacio«, lo que generó polémica en un Estado que tras la promulgación de la Constitución en 2009 se declaró aconfesional o laico.

Al finalizar su mandato interino Áñez señaló que se quedaba en Bolivia para enfrentar un posible juicio de responsabilidades por las muertes en 2019.

Notable caída

Cuando Áñez asumió la Presidencia interina tenía el desafío de pacificar a un país envuelto en una ola de violencia tras las fallidas elecciones y los violentos enfrentamientos entre partidarios y opositores por los cuestionados resultados que le daban a Morales un cuarto mandato consecutivo.

Pero la situación en el país se vio agravada por otra crisis aún más grave: el covid-19. Bolivia vio afectada su economía por las cuarentenas, funcionarios del Gobierno interino estuvieron involucrados en un caso de supuesta corrupción por la compra irregular de respiradores y Áñez fue acusada de perpetuarse en el poder con la excusa de la pandemia.

Áñez decidió presentarse a las elecciones presidenciales de 2020, luego de que en varias ocasiones dijo que no lo haría, pero declinó su aspiración al reconocer que su partido se ubicaba de cuarto en las encuestas y al considerar que la unión de los partidos de derecha le hubiesen hecho mejor frente al MAS, el partido de Evo Morales y el actual mandatario, Luis Arce Cotacora.

Ya como expresidenta interina, Áñez se presentó como candidata a las elecciones subnacionales para la gobernación del Beni, pero nuevamente la suerte no estuvo a su favor y quedó de tercera en las votaciones de los comicios del pasado 7 de marzo.

Ahora, la abogada de profesión abre un nuevo capítulo de su vida pública, pero esta vez como sindicada de un delito que niega y acusa al MAS y al Gobierno de Luis Arce de «persecución política» y de volver «a los estilos de la dictadura«.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba