Actualidad Internacional

Brasil: Protestas contra Bolsonaro por retraso en la vacunación del covid-19

En medio de una pandemia que está lejos de frenarse, cuyo saldo hasta ahora es de más de 208 mil fallecidos y por encima de las 8,3 millones de personas contagiadas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció un nuevo atraso de la logística para buscar dos millones de dosis de la vacuna anticovid del laboratorio AstraZeneca fabricadas en India, una noticia que incentivó aún más una jornada de protestas que tuvo lugar en varias ciudades, incluyendo Manaos, la capital del estado Amazonas, fronterizo con Venezuela, donde el avance de la enfermedad ha provocado un colapso sanitario de preocupante magnitud.

En una entrevista con TV Bandeirantes, Bolsonaro señaló que «fue todo acertado para tener disponibles dos millones de dosis. Solo que hoy, en este exacto momento, está comenzando la vacunación en India. Es un país con mil millones de habitantes. Entonces, se atrasó en uno o dos días hasta que el pueblo comience a ser vacunado allá«, argumentó el mandatario que había prometido la llegada del antídoto para las próximos jornadas.

«Allá (en la India) también hay presiones políticas de un lado y de otro. Eso es lo que veo, pero de aquí a dos o tres días, máximo, nuestro avión va a partir y traer esos dos millones de vacunas para acá«, manifestó el controversial personaje.

Suenan las cacerolas

El anuncio de Bolsonaro provocó airadas reacciones: a través de las redes sociales, organizaciones no gubernamentales, movimientos sociales y varios partidos convocaron a una jornada de cacerolazos que se sintió en diferentes ciudades de todo el país.

La movilización fue impulsada por la situación caótica por la que pasa el estado de Amazonas, principalmente su capital Manaos, que sufre una grave crisis debido a la falta de camas hospitalarias y oxígeno para tratar los pacientes.

Las cacerolas resonaron con fuerza en diversas ciudades brasileñas en protesta contra Bolsonaro y en denuncia por su falta de gestión ante la pandemia, así como su negacionismo y el atraso en el inicio de la vacunación.

Bajo gritos de «Fuera Bolsonaro«, «Bolsonaro genocida» y «Vacuna ya«, fueron registradas manifestaciones en ciudades como Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Recife, Curitiba y la capital, Brasilia, entre otras.

Asimismo, diversas personalidades se manifestaron en las redes sociales y alzaron la voz contra el mandatario y la grave situación que el país atraviesa.

Entre ellos el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien expresó en un mensaje en su cuenta de Twitter su «angustia, preocupación e indignación» con la «situación del pueblo de Manaos«.

Bolsonaro se defendió señalando que «nosotros estamos siempre haciendo lo que hay que hacer. Problema en Manaos, terrible el problema allá. Pero nosotros hemos hecho nuestra parte, con recursos y medios«, dando a entender que el colapso hospitalario sería responsabilidad del Gobierno regional.

La ciudad enfrenta una grave situación sanitaria debido al número récord de hospitalizaciones por el covid-19 y de entierros de las víctimas de la pandemia, que agotaron la capacidad de las centros médicos, y a que los hospitales se quedaron sin oxígeno para los pacientes conectados a respiradores mecánicos.

Gestión Maduro ofrece oxígeno

Y frente a esta situación, el canciller oficialista, Jorge Arreaza, informó que la gestión de Nicolás Maduro enviará cilindros de oxígeno al estado brasileño de Amazonas para ayudar a combatir la contingencia sanitaria derivada de un nuevo brote de covid-19.

«Por instrucciones del presidente Nicolás Maduro conversamos con el gobernador del estado Amazonas de Brasil, Wilson Lima, para poner inmediatamente a su disposición el oxígeno necesario para atender la contingencia sanitaria en Manaos ¡Solidaridad latinoamericana ante todo!«, fue el mensaje enviado por el funcionario a través de su cuenta de Twitter.

Realidad local

Y sobre cómo la gestión madurista está afrontando la pandemia, el comisionado Presidencial para Emergencia en Salud y Atención Sanitaria del Gobierno interino, José Manuel Olivares, denunció que el Instituto Autónomo Hospital Universitario De Los Andes (IAHULA), se encuentra en estado de emergencia.

Olivares explicó que la cantidad de pacientes contagiados con Covid-19 sobrepasó la capacidad de atención. «Hay pacientes en ambulancias y carros particulares esperando para que los atiendan«, dijo este viernes el médico y político venezolano a través de su cuenta en Twitter.

Asimismo, detalló que hay 61 pacientes ingresados pero no tienen tomas de oxigeno disponible y denunció que el equipo médico no tiene equipos de bioseguridad, incluyendo mascarillas tipo N95, necesarias para cuidarse de la enfermedad.

Una paciente espera por atención médica en el Hospital 28 de Agosto, en Manaos (Brasil) / Foto: EFE
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba