Actualidad Internacional

Bush advirtió al Congreso que está en peligro la economía de EEUU

En una insistencia urgente para la aprobación de un plan masivo de rescate, el presidente norteamericano, George W. Bush, advirtió anoche que «toda nuestra economía está en peligro».

En términos alarmantes, Bush presionó para que se apruebe un colosal rescate por 700.000 millones de dólares durante un discurso televisado a toda la nación. Esta medida el miércoles buscó explicar los motivos del paquete al pueblo estadounidense, pero también para mantener la presión sobre los legisladores frustrados y molestos con el fin de que lleguen rápido a un acuerdo bipartidista en torno al plan.

Bush dijo que la meta es ayudar al gobierno a adquirir activos en problemas de forma que el crédito pueda comenzar a fluir de nuevo y la economía repunte.

Indicó que el rescate busca ayudar al país, no a compañías específicas.

Luego de hacer una introducción, el mandatario hizo un repaso sobre las explicaciones que han brindado los economistas de las causas que provocaron la crisis financiera.

“Los problemas de hoy se desarrollaron por largo tiempo, el influjo de capitales llegó a los bancos y las instituciones y todos accedieron muy fácilmente al crédito”, señaló y luego explicó que esto produjo una explosión en la construcción que llevó al desplome de los precios.

“La declinación del mercado inmobiliario tuvo un efecto dominó en la economía”, concluyó.

“Si no hay una acción inmediata del Congreso podría haber pánico económico”, dijo y anunció una invitación formal al candidato demócrata Barack Obama y al republicano John McCain a reunirse en la Casa Blanca para llegar a un acuerdo multipartidario.

“Hay que asegurar la situación financiera de los trabajadores y de los ciudadanos”, dijo e inmediatamente aseguró que las cuentas bancarias cuentan con un seguro respaldado por el estado norteamericano.

Bush cerró su discurso asegurando que los norteamericanos han resistido otras crisis económicas y que, de igual modo, saldrán de esta situación.

Como en tiempos de guerra

El discurso televisado del Presidente, desde la Casa Blanca y con gesto grave, era el acto que faltaba en la liturgia que se ha escenificado estos últimos días en Washington, y que se reserva para los momentos de gran trascendencia histórica.

Como en tiempos de guerra, además del mensaje televisivo de urgencia, el presidente Bush había anunciado unos días antes, desde el jardín de la Casa Blanca, y flanqueado por sus hombres de máxima confianza, su plan para sacar al país del marasmo financiero en el que se encuentra sumido, al tiempo que apelaba al espíritu bipartidista.

En parte, la finalidad del discurso es presionar al Congreso para que apruebe de forma inmediata el plan de rescate de los mercados financieros diseñado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y cuyo coste para los contribuyentes se valora en 700.000 millones de dólares.

El plan está encontrado grandes obstáculos para su aprobación por el Congreso, pues tanto demócratas como republicanos recelan del amplio margen de maniobra de que dispondrá el Tesoro. Durante el día de ayer, tanto Paulson como Ben Bernanke, comparecieron ante varios comités del Congreso para convencer a los legisladores de que aprobaran el proyecto.

Muchos congresistas han reconocido haber recibido centenares de llamadas de sus electores pidiéndoles que se opongan al plan porque consideran injusto que con sus impuestos se rescate a los bancos de Wall Street de los problemas que ha generado su codicia. La presión de la opinión pública es especialmente importante para los legisladores, pues en noviembre se renovará completamente la Cámara Baja.

Comunicado conjunto

Antes del discurso de Bush, los candidatos presidenciales John McCain y Barack Obama destacaron en la noche de este miércoles que «este es el momento de unirnos» para resolver la crisis financiera y demostrar que Washington «es capaz de conducir al país».

En un comunicado conjunto McCain y Obama señalaron que EEUU «afronta un momento de crisis económica» que «no importa cómo haya comenzado. Todos tenemos la responsabilidad de resolverla».

Indicaron que se trata de «devolver la confianza en nuestra economía. Los empleos, los ahorros y la prosperidad del pueblo estadounidense están en juego», dice el comunicado.

«El plan presentado al Congreso por el Gobierno de Bush tiene fallos, pero los esfuerzos por proteger la economía de EEUU no deben fracasar», agregan.

El comunicado, que no se refiere a si se celebrará finalmente el debate presidencial del viernes o no.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba